“Aquí, no hay ningún caso”

Artífices. Eloy Cacya y el padre de Ciro al pie de una lucha que ganaron juntos.

El especialista en criminalística Eduardo Abril me empuja levemente del hombro, dice que desde la cumbre donde se desbarrancó Ciro Castillo-Rojo, un leve impulso, un toque con el dedo, es suficiente para propiciar una catastrófica caída; sin embargo, tras encontrarse el cadáver siete meses después del hecho, sería imposible determinar la causa del desbarrancamiento, mucho menos, hallar evidencias que incriminen al culpable.

José Baraybar, director del Equipo Peruano de Antropología Forense (Epaf) dice por su parte que,  en efecto, no existe posibilidad alguna de saber si la caída de Ciro fue provocada. Por ello se mantiene en la misma línea vertical de los que aseguran que resbaló y que el único testigo seguro de su caída fue la topografía del lugar. Según Baraybar “no hay caso” y la historia de Ciro se cierra con la tapia de su tumba.

¿LO EMPUJARON?

Sin embargo la hipótesis que coloca a Rosario Ponce como principal responsable de la muerte del estudiante, cobró fuerza los últimos días, pues en retrospectiva, lo que dijo Teresa Pilco, integrante de Bomberos Unidos Sin Fronteras (BUSF) sobre una supuesta confesión hecha por Ponce al momento de su rescate, debilitaría en parte la teoría del extraño desbarrancamiento de Ciro.

La supuesta confesión podría significar para muchos el espaldarazo para la presunción de homicidio debido al orden de las fracturas que describieron los peritos de la fiscalía, es decir un brazo y una pierna rotos, situación similar en que Rosario habría visto a Ciro, según Pilco.

El estudiante habría caído rompiéndose un brazo y luego una pierna. Tras intentar recuperarse rodó nuevamente por el precipicio golpeándose la parte occipital craneana la cual le produjo la muerte. Según médicos legistas, cuando descubrieron el cuerpo de Ciro, un trozo de cráneo de esa zona cayó al suelo.

Pero Ponce negó haber descrito a Pilco la escena de las fracturas y aclaró que sólo se trató de una probabilidad y no de un hecho concreto. Baraybar apoya la teoría del tipo de caída que sufrió Ciro. Según el antropólogo forense, luego de resbalar, se deslizó y tuvo pequeñas caídas libres, como en plomada. La topografía de la zona hizo irregular el trayecto, incluso es probable que haya dado tumbos.

Para el guía Eloy Cacya, el joven estudiante se cayó porque quizá intentó cruzar hacia el otro lado de la montaña, ya que se sentía perdido. Sin embargo esta hipótesis es inexplicable puesto que la zona donde se hallaba Ciro ha sido calificada por el mismo Cacya como un “callejón sin salida”. Por eso dice que “hay algo raro allí”, algo que ni él mismo puede explicar, pues agrega que tampoco imagina cómo Ciro pudo llegar a esta zona.

 

Uno menos. Familia de Ciro en conferencia de prensa posterior al hallazgo.

¿LO PUDO ENCONTRAR ANTES?

Eloy Cacya cuenta que el 9 de abril se acercó al médico Ciro Castillo para reclutarse en la que sería su batalla más larga y dura, encontrar a Ciro. La primera noche durmió sobre la nieve, cuando todos le pidieron patear el tablero, Eloy persistió. Peinó la zona que Rosario Ponce dio como referencia, es decir “Las mochilas” y acompañado de un poblador de la zona inició su búsqueda.

Sin embargo lo más sorprendente de la historia de Eloy no es haber hallado al que sería su objetivo principal, sino el haberlo tenido literalmente en sus narices pero que por falta de equipos no descendió del todo la pendiente por la que Ciro cayó, pues en ese momento sólo contaba con una soga y a pesar de bajar unos metros la geografía le impidió vislumbrar el cuerpo.

Por ello continuó por otros pasajes y, sin saberlo, se alejó del cuerpo. Hace apenas dos semanas atrás, Eloy volvió a la cumbre que antes no buscó con precisión, pero esta vez, con más cuerdas y gente, practicó el último descenso que lo llevó hasta el estudiante, 6 meses después de una lucha adversa.

Justicia. Arequipeños están convencidos que hay una culpable.

Cacya ha descrito esa zona como inaccesible, sin embargo menciona que desde ahí se puede ver una carretera que es transitada con frecuencia por buses de turistas. El detalle automáticamente nos lleva a preguntarnos ¿por qué Ciro y Rosario se reportaron como perdidos? si, como declaró Cacya a El Búho, “es como estar en la casa del vecino”.

Finalmente el guía dijo que más allá de la zona de las mochilas no existe camino alguno y la única opción de salida es volver. No se puede divisar Tapay, ni intentar descenso alguno. A sólo días del hallazgo del cuerpo de Ciro y a pesar de las aclaraciones puntuales de los especialistas, el caso  tiene más incógnitas que resultados.

LARVAS, TIERRA Y GRITOS

Cuando el cuerpo de Ciro llegó al instituto de medicina legal de Arequipa, una hipótesis, que al parecer germinó en la sala de autopsias, terminó diseminándose entre la prensa y por ende en el público expectante.  La teoría de que las larvas de mosca encontradas en el primogénito del Doctor Ciro no correspondían al clima donde yacía su cuerpo, pues estaban muertas, generó suspicacias que apuntaban a un crimen. De esto se dedujo que Ciro, en realidad, murió en otro ambiente y fue “colocado”, ya cadáver, en la pendiente donde se le encontró.

Sin embargo Baraybar se encargó de parar la industria de las hipótesis y dijo que todo cadáver presenta fauna cadavérica, sin importar el clima que soporte, ya que las moscas tienen gran sensibilidad al olor del cadáver. El Colca presenta diversos microclimas. La humedad condensada, la neblina y el viento, contribuyeron a que el tejido de algunas partes del cuerpo de Ciro, como la zona abdominal, se “saponifiquen” y la grasa se sature.

En ese contexto, las larvas muertas del cuerpo de Ciro fueron halladas en ese estado, por la misma temperatura a la que estuvieron expuestas apenas aparecieron. Baraybar dijo a El Búho que en este caso no se aplicó el sentido común, y que la gente se fue por el camino de las especulaciones. Similar ruta se utilizó para encontrar respuestas sobre la tierra hallada en el cadáver de Ciro.

Al respecto, Baraybar desmitifica las fábulas que empezaban a tejerse. El antropólogo dijo que es normal que el cuerpo de Ciro haya tenido tierra de diferentes suelos impregnada en sus prendas, pues convivió con la naturaleza del valle durante varios días, durmió en el suelo, y hasta pudo haberse “revolcado”, indica. El especialista agrega que eso no podría dar pie a la posibilidad de que Ciro haya muerto en otro lugar.

Eloy Cacya sentencia que si el estudiante hubiese muerto en otro lugar, es ahí donde lo hubiesen encontrado y no en una pendiente que no es fácil descender sin equipos apropiados y con la ayuda de varias personas con conocimientos de andinismo.

Finalmente existe la hipótesis de que Ciro pidió auxilio cuando se encontraba herido, sin embargo Cacya asegura que de haber sido cierto alguien del poblado de Pinchollo lo hubiera oído, puesto que la zona queda exactamente frente a la pendiente donde cayó y ahí siempre hay gente que trabaja en sus chacras o tiene terrazas. Sin embargo si era de noche cuando Ciro y Rosario se separaron, las posibilidades de que alguien los escuchara automáticamente disminuirían.

Lo más probable, entonces, es que la caída fue tan rápida y el fallecimiento instantáneo, que no dio tiempo de nada. El cuerpo quedó, por efecto de los vientos y la pendiente, anclado donde se le encontró, aún en la posición probable de alguien que instintivamente, pretende sujetarse de algo. Si Rosario vio la caída o no, es algo que sólo ella sabe y que, probablemente, jamás revele.

Hallazgos

  •   Los resultados oficiales de las más de 15 pruebas a las que se sometieron las muestras tomadas, estarán listos en las próximas dos semanas.
  •   Peritos hallaron en los bolsillos de Ciro una bolsa de golosinas con hierba seca y un blíster de pastillas para el soroche.
  •   Exámenes practicados al cuerpo duraron 14 horas
  •   En este momento en el Colca hay dos equipos de investigación criminal de Arequipa y Lima enviados por la fiscalía en busca de más evidencias.
  •   Entre los exámenes realizados al cuerpo, se utilizó el odontograma y la diafanización en  las yemas de sus dedos, las  que fueron remitirlas a Reniec para reafirmar su identidad.
  •   Para determinar  en qué momento falleció Ciro y qué sustancias ingirió antes de perecer, se procedió a sacar muestras del hígado, pulmón, vísceras y cerebro.

DATOS

Lesiones
El cuerpo de Ciro tenía fracturas en la rodilla, tobillo, costillas, brazo y antebrazo, también en el cráneo. Además presenta laceraciones en los brazos debido a que sufrió aproximadamente tres caídas antes de detenerse en la cuna de roca.

avatar

Author: J. Segura

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>