Somos los que somos

 Finalmente y casi por generación espontánea, las redes sociales se movieron para convocar a una protesta pacífica en defensa de nuestro Patrimonio Cultural, que congregó a un número importante de arequipeños que hicieron uso de su derecho ciudadano, para decirle al alcalde Alfredo Zegarra Tejada, que no puede volver a cometer otro atropello a la memoria histórica de la ciudad, con obras inconsultas y sin respetar las normas, sobre todo porque se trata de una ciudad que es Patrimonio Cultural de la Humanidad, declarado por la UNESCO.

 Lastimosamente no hay casi nada que hacer con lo que perpetró en el apacible balneario de Tingo y en el Patio Puno, aun cuando hay algunas medidas correctivas que el Ministerio de Cultura ha hecho a ambas obras y que el acalde está en la obligación de acatar, sobre todo, luego que hiciera públicas las disculpas por los errores cometidos y por haber violado la Ley General de Patrimonio Cultural de la Nación y donde reconoce textualmente “haber iniciado las obras sin tener la autorización del Ministerio de Cultura”.

 Como era de esperarse, la marcha fue pacífica y respetuosa, y sirvió para saber que hay un grupo, por pequeño que sea, que ama su ciudad y respeta las leyes y que no está dispuesto a aceptar que una autoridad que está llamada a preservar el Patrimonio, haga tabla rasa de las normas y haga lo que le venga en gana, sin consultar a los especialistas y cometa los errores tan graves que cometió nuestro alcalde.

 El tema ahora se traslada al campo de las leyes, pues si el alcalde no cumple con su arrepentimiento y desmonta la horrorosa cúpula del Patio Puno, además de otras recomendaciones que le ha hecho el Ministerio de Cultura, como realizar un nuevo diseño del proyecto y de sus accesos (con tratamiento paisajístico), un estudio de espacios (ya que no se tiene claro para qué servirá el complejo) y un tratamiento completo de interiores del anfiteatro (actualmente no presenta acústica ni condiciones de clima), entonces se habrá metido en un verdadero lío que puede traer graves consecuencias por su terquedad.

 Como el mismo burgomaestre ha declarado a los medios, el contrato con el constructor ya está hecho y se hagan o no los cambios, se le tendrá que pagar. Es decir, si hay que acatar las recomendaciones del Ministerio de Cultura y demoler parte de las obras, eso es otro precio, que alguien tendrá que pagar ¿verdad? Si el alcalde Zegarra es quien asume la responsabilidad, como lo ha reconocido públicamente, pues será él quien tenga que pagar de su propio bolsillo, de lo contrario estaría cayendo en delito.

 Luego de esta significativa marcha por la Plaza de Armas, se ha sentado un precedente importante, porque sin haber una maquinaria detrás, los ciudadanos que buscan el respeto por las normas y el apego a nuestro pasado cultural, se han juntado para expresar su voz de protesta; a pesar de la guerra sucia desatada por el entorno del alcalde que no usa los argumentos para defender lo indefendible, sino que usa el insulto y la difamación, para descalificar un hecho democrático, como fue esta expresión ciudadana que no concuerda con los actos fallidos del burgomaestre.

 Es quizá solo el comienzo de lo que será una dura batalla que libraremos y en donde tendrán que intervenir otras instancias superiores que deben asumir el compromiso y la defensa de la ciudad.

3 pensamientos sobre “Somos los que somos”

  1. Las ideas se combaten con ideas, pero cuando en vez de ideas se tiene nada, la reaccion es el insulto. Contratar mercenarios es propio de cobardes y prepotentes, triste imagen del payaso de falso bigote y pelo teñido que funge de alcalde. Que horror!!

  2. Gracias por organizar la protesta pacifica; desde Canada les envio saludos a todos ustedes. Tengo mi casa en Tingo, justo frente a las piscinas y en Diciembre pasado que visite a la familia me di con la sorpresa de la destruccion que habian causado estos rufianes. Todo mi apoyo, por favor continuen con sus faenas democraticas y concientizen a la poblacion de Arequipa sobre este atropello a nuestra memoria e historia.

  3. Para Alberto: Estoy seguro que lo hicimos. Personalmente, lo hice mientras sucedía, durante el período de Yamel Romero, quien permitió de muchas maneras el cambio de uso y la urbanización de extensas zonas de la campiña alrededor de toda la ciudad. Lo hice en medios de comunicación -en ese momento trabajaba en la prensa- así no se acuse por hablar si no conoces el trasfondo de las personas. Puede salirte un tiro muy, pero muy culatero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>