El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

La colonia, siempre

 

Si sumamos las malas intenciones de voto, las de Fujimori, García, Toledo, Acuña, podemos lanzar la hipótesis que todos ellos son fujimoristas en lo esencial, ética, económica y políticamente. Un mismo espíritu autoritario, amoral, cínico, “bruto y achorado”. La educación que reciben esos sectores, sin embargo, es en esencia la misma que reciben la mayoría de peruanos, con algunos agravantes en su caso. Una educación cerrada, autoritaria, tradicionalista, enemiga de los cambios en una sociedad que nunca cambió. El modelo educativo predominante es escolástico, como en la Colonia, es decir, el dogmatismo, la mentalidad acrítica, el memorismo, el tedio y la irreflexión. ¿No tiene relación con la baja calidad? ¿Y cómo separar escolástica de educación tradicional y catolicismo?
Mientras no se eduque a los niños y adolescentes con los valores cívicos de la Constitución (dignidad, libertad, no discriminación, etc), mientras no se les enseñe a pensar críticamente, seguirán naciendo nuevas generaciones fujimoristas, seguiremos entre el despotismo y la pendejada. Don Ricardo Palma lo decía a su agradable manera: “todo, todo subsistía sin ápice de discrepancia, como en los días de la colonia. Nada había cambiado. Solo faltaba el virrey, y créanme ustedes que la mayoría del vecindario limeño lo echaba de menos”
En cuanto a PPK, no tiene siquiera denuncias. La corrupción es la expresión de la estupidez ética e intelectual. PPK es demasiado inteligente para recurrir a ella en la búsqueda de sus objetivos. Pero no le exijamos absolutos al candidato, el perfil de San Martín de Porres. Son, tienen que ser políticos, lo que no significa necesariamente falso, cínico y amoral. Que sea inteligente y no corrupto es suficiente por ahora. PPK es de derechas, pero es bastante capacitado y no se le puede considerar un corrupto, o es un mago que ocultó sus trapos durante 30 años de vida política. Eso no quita que Alfredo Barnechea reúna más íntegramente las condiciones necesarias del estadista (con un equipo adecuado) aunque tampoco tenga el perfil de Martín de Porres.
La modernización es un solo paquete. La traba mayor, la mala calidad educativa, lo que impide salir del sub desarrollo. ¿Cómo resolver de raíz el problema de calidad?. La guerra a la escolástica es alternativa imprescindible, sino la única: esa que lleva a resolverlo de raíz. Y la calidad educativa es una cuestión de cosmovisión, de ideología educativa, de esquemas mentales y valores transmitidos por padres y profes. Los demás factores son secundarios (sueldos, infraestructuras, currículos, técnicas, métodos) Cosmovisión, paradigmas, voilá. Pero eso no se toca, porque se choca con un poder medieval demasiado poderoso aún. Por eso no somos República y sigue el sub desarrollo.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *