El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Faltoso

 

DEL RIO ALBA JAVIER (4)Faltando el respeto a una candidata inteligente y honrada, al llamarle “ignorante” porque propone se suspendan los privilegios económicos a favor de la Iglesia, el arzobispo de Arequipa ha revelado otra de sus facetas de autoridad católica: la misoginia (se ha hecho más nítida con las discusiones sobre “el aborto”, por ejemplo). Pero vamos a ver si el término ha sido bien aplicado y en qué sentido: “hay una ignorancia enorme de esta candidata”, señala la autoridad eclesiástica, entrometiéndose una vez más en asuntos de estado. Y agrega que “la asignación estatal anual a la Iglesia es de un millón de soles, pero en obras de beneficencia da decenas de millones…”. En consecuencia, con la lógica del arzobispo, la asignación está plenamente justificada. ¿Jurídicamente?
Manuel Atienza la llama falacia ignoratio elenchi. Consiste en cambiar maliciosamente el punto de discusión en medio de ella. Porque el punto no es la cantidad que la Iglesia da en obras de beneficencia, lo que depende de su voluntad porque no tiene obligación jurídica. El punto es si hay una justificación jurídica para que la Iglesia reciba un millón anual de la plata de todos, además de sueldos y exoneraciones tributarias y otros privilegios, que pagamos aún los que estamos plenamente de acuerdo con la propuesta de Verónica Mendoza, en un estado que se llama republicano. This is
El arzobispo es, además, injusto. Aquí no hay la más mínima ignorancia de parte de la candidata, porque aún sabiendo la cantidad de la asignación-privilegio anual que recibe la Iglesia y dando por cierta la vaga afirmación del arzobispo con respecto a las decenas de millones que la Iglesia da como beneficencia, seguiría siendo perfectamente válida la propuesta del Frente Amplio. No hay ningún argumento jurídico que sostenga el privilegio de una sola Iglesia. Si la Iglesia da lo hace voluntariamente. Eso no justifica (jurídicamente) en absoluto el millón de soles y los demás privilegios. La Constitución es un documento donde se estructura el estado y se reconocen los derechos fundamentales; no está para reconocimientos y preferencias a su gusto, que violan esos derechos.
Es una propuesta válida, valiente y consistente con el espíritu republicano de separación de ámbitos y el principio de igualdad, sin discriminación ni privilegios. Los privilegios son pre republicanos, implican discriminación. Si se otorga un millón anual por servicios prestados a una institución, hay que hacerlo con todas las instituciones, grupos, e individuos que lo merezcan. O con ninguno. Y que no vengan con que esto es legítimo por el Concordado de 1980. Porque ese Concordato con la Iglesia lo firmó, entre gallos y media noche, un gobierno ilegítimo, la dictadura de Morales Bermúdez, un día antes dejar el poder. No vale. Solo un gobierno democráticamente elegido podría haberlo suscrito. Y no se publicaron los términos específicos del Concordato, hasta hoy. Ni siquiera salió en El Peruano cuando debió salir.
Más adelante el jefe eclesiástico, en lenguaje oblicuo, vuelve al ataque: “Hay personas que no tienen ninguna capacidad para gobernar”, refiriéndose a Verónica Mendoza, metido de cabeza en asuntos político estatales (aunque en Perú es normalazo). Y de mala manera. Promover que cesen los privilegios económicos, sueldos y exoneraciones a favor de la Iglesia no demuestra incapacidad para gobernar, sino consecuencia con el principio republicano que ha adoptado el estado peruano. Ni ignorancia, ni incapacidad señor arzobispo.
El arzobispo no debería intervenir en política porque somos, o queremos ser, una República y eso significa, en primer lugar, separación de los asuntos de estado de los asuntos eclesiásticos y neutralidad ideológica religiosa de parte del estado republicano. Y el arzobispo viola ese principio fundamental cuando le apetece, y se atreve a llamar a no votar por los candidatos que defienden la unión civil y “el aborto”, así en general. ¿No tiene qué decir nada el Jurado competente? Y encima hace afirmaciones irrespetuosas e injustas, como en este caso. ¿No fue Cristo que dijo que había que dar al Cesar lo que es del Cesar? Y a la mujer lo que es de la mujer ¿Y si Verónica fuera hombre y feo señor arzobispo?

Comentarios de Facebook

3 thoughts on “Faltoso”

  1. avatar
    Renato Amaro says:

    “…que se llama republicano. This is
    El arzobispo es, además, injusto…”

    wtf??…..’this is’ ????….hummm

    1. avatar
      Gloria Fuentes says:

      Se le chispoteó la traducción? Jajajaja

  2. avatar
    Virginia says:

    No hay derecho para que la Iglesia se meta donde no lo llaman, ni que todos tengamos que pagar a la iglesia catolica como si fuese obligación de todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *