El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Entrevista

Santiago Roncagliolo y sus inspiraciones para su última novela

Santiago Roncagliolo fue considerado uno de los jóvenes escritores más prometedores de Latinoamérica y hoy es un nombre consagrado en la literatura hispanoamericana. Cargado de sencillez llegó a Arequipa, donde vivió un tiempo corto de pequeño, para presentar su última y contun¬dente novela, “la noche de los alfileres”. Aquí nuestro diálogo.

santiago roncagliolo¿Cómo relacionas la Literatura con la realidad, cumple alguna función social?
Creo que cuando escribes una historia de ficción haces como si tomases un espejo de la realidad y le dieses un martillazo, luego reorganizas esas esquirlas, para darles un sentido, tratando de mostrar la realidad bajo otro punto de vista. Cambiar la realidad y enseñarla de un modo diferente siempre hace pensar al lector, y por lo tanto ampliar su horizonte, enriquecer su mirada sobre el mundo, en ese sentido sí, la literatura nos saca del mundo pero nos devuelve a él mejor equipados para entenderlo, analizarlo.

Lo que nunca he pensado es que la literatura debe tener una especie de moraleja o que cuando leas un libro debes sacar un mensaje o un panfleto político o saber por quién votar, no funciona así, creo que la  literatura te hace pensar porque te genera preguntas, no porque te da las respuestas.

Hay quienes dicen que todo arte debe tener un compromiso para el cambio social. ¿Cuál es la  frontera entre la literatura y el activismo o lo que puede hacer socialmente el periodismo. Tú que  haces ambas cosas, cómo las distingues?
Bueno, el activista subordina todo a un cambio social, lo cual es legítimo, pero el novelista si hace eso  hace malas novelas porque cuando tú tienes un mensaje social tienes que convencer de que hay algunos que tienen la razón y otros que no la tienen, una novela que hace eso es una telenovela, con villanos,  muy malos y buenos muy buenos por eso nos parece simple y pobre para retratar la realidad. La novela debe construir la complejidad de lo real, nos enseña que una buena novela da armas para defenderse a todos los personajes y por eso nos hace interrogarnos sobre ellos …

Lea el artículo  completo en la edición impresa

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *