El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Al diablo las humanidades, viva la tecnología

 

columna

Casi todo el mundo estaba tan contento con el ministro de Educación del gobierno anterior, que el actual, ni corto pero sí perezoso, lo mantuvo en el cargo. Una actitud muy cómoda que revela, bien significativamente, que PPK no tenía una persona para el puesto y, además, un tecnócrata de alto, o bajo vuelo, encajaba perfectamente, no solo con la tendencia de su gobierno, sino con la tendencia general de las politicas educativas desde el gobierno del Apra, pasando por Toledo y Humala: convertir el trabajo pedagógico en un asunto exclusivamente tecnológico, eliminando disimulada, y ahora abiertamente, las humanidades en la educación peruana.

El profesor ahora debe saber quince maneras de evaluar la prueba escrita u otras tantas técnicas para elaborar un silabus, etc, y no importa quién es Adolfo Wetsphalen o Jorge Eduardo Eielson o Luis Loaiza, a quienes jamás leerán, ni en general para qué puede servir la literatura, el arte, la filosofía, la antropología o la sicología en la formación de los pedagogos. Lo digo porque, en veinte años que enseño, hemos recibido  cursos de “capacitación” en los que ni una sola vez se tocó, ni siquiera con el pétalo de un rosa, las  humanidades. El lector ya adivinará de qué se trataba y se sigue tratando exclusiva y excluyentemente en esos cursos: pura “tecnología educativa”, estéril y aburrida como ella sola. Como los pedagogos, ahora travestidos en tecnólogos, no tienen idea de para qué existen las humanidades, entonces concluyen que las humanidades no sirven para nada y, en consecuencia, hay que eliminarlas.

Si el objetivo esencial (y al parecer consensual) en este sector es la calidad, el salto cualitativo en educación, la política educativa tiene que evaluarse conforme a ese criterio y solo conforme a ese. Cambios curriculares, aumentos de sueldos, construcción de colegios, mejoras en la  infraestructura, aumento de horas de estudio, no mejoran por sí solos la calidad que queda intocada. Son medidas aisladas, necesarias pero aleatorias, aunque insulsas si no se toca lo esencial.

Teniendo en cuenta dicho criterio ¿cuál es el mérito del elogiado ministro de educación?  Que lo digan sus  defensores, que tiene varios, pero que no olviden ese criterio: ¿mejora la calidad de los profesores? ¿mejora o comienza a mejorar la calidad de la educación? Yo no veo una diferencia con la mayoría de sus colegas: una política sin concepción educativa explícita (más allá de los discursos para impresionar a la galería) que se desarrolla a punta de “medidas concretas”  (¿quién no las da?). Medidas que no tocan la raíz del problema de la deplorable calidad en todos los niveles: la concepción educativa escolástica, herencia colonial que no se fue con la Independencia, como ya lo hemos dicho en esta columna, es decir, la educación dogmática, acrítica,  autoritaria, repetitiva y  tediosa: es decir la concepción católica de la educación, ni más ni menos.

Yo solo creería en un ministro que afronte abiertamente el problema de las humanidades y la escolástica y que arrastre a todo su gobierno en ese combate,  porque solo así los niños y jóvenes dejarán de repetir y aprenderán a pensar. Pero, claro, tendrá que aguantar la reacción de la poderosa y decadente institución que más beneficios extrae con que se mantenga esa embrutecedora concepción educativa, que en el Perú va de la primaria al post grado. La autoridad religiosa, siempre autoritaria, es la que educa y enseña a educar en la irreflexión y el dogmatismo, es decir, mantiene la escolástica en la educación, que sigue siendo el paradigma predominante en este ámbito. ¿Quiere usted un ejemplo para terminar?

En la parroquia San Felipe Apóstol de San Isidro, Lima, no hace mucho (donde cumplía un deber fraternal más que religioso), repartieron en misa una copia de dos hojas con un Cristo hollywoodense en la carátula. En el título del texto se podía leer: “Escucha y obediencia: Fe es obedecer no entender”.  Me consta.

 

Comentarios de Facebook

4 thoughts on “Al diablo las humanidades, viva la tecnología”

  1. avatar
    calato says:

    Mas se aprende y se desarrolla la imaginacion, el pensamiento la memoria etc…resolviendo um problema de matematica que uno de teologia..

    Cs sociales estan condenadas a desaparecer o reducir sus ejercitos de parasitos vividores de ONGs y grupos politicos, y dar paso cada vez mas a los hombres de ciencias, de las VERDADERAS ciencias, aquellas que nos han disparado hacia marte y nos han sacado de las cuevas y mirar hacia las estrellas.

    EEUU es potencia mundial, no por tener sociologos ni filosofos, …es potencia por tener 50% de los mayores cientificos trabajando en sus universidades. Por haber entendido, a partir de la 1ra y fudamentalmente despúes de la 2da gran guerra; que solo LA CIENCIA es PILAR para asegurarse el poder politico y economico….

    Lo que ud. escribe es un desenfado lastimero, Una suplica para no enterrar el muerto.

    1. avatar
      ALAN BAILÓN CAIRA VIVANCO says:

      ¿Qué es la ciencia sin las humanidades? Esa que nos ha llevado a dos guerras mundiales, por tener hombres con apetitos destructivos y no desarrollar su sensibilidad humana. Armas usadas por terroristas, computadoras que limitan la más saludable comunicación cara a cara, industrias con empresarios codiciosos y trabajadores autómatas que tienen abandonadas a sus familias, una sociedad violenta, corrupta e individualista. Si crees que estás en este mundo sólo para tener poder económico y político vía tu ciencia y tecnología, qué equivocado estas. ¿Sabes que los principales problemas del país son la corrupción, la violencia y la delincuencia? ¿eso se combate sólo con ciencia y tecnología? Hoy necesitamos recuperar un poco de la humanidad que hemos estado perdiendo los seres humanos por el uso de la tecnología. El más eminente científico que conozco era un gran humanista. Einstein. Tenía grandes reflexiones filosóficas y humanas, no sólo conocimiento científico. Los científicos locos como tú son parte del problema, no de la solución.

      1. avatar
        calato says:

        Tu perorata es la misma de los politicos demagogos inutiles….
        Nota: 0.

    2. avatar
      Renato Amaro says:

      Aprende de Alan Bailon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *