El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Resistiendo la furia del Sabancaya

El pueblo que desafió al volcán fumador

Alrededor de 60 familias viven sobre las faldas del volcán Sabancaya, un gigante de 5 mil metros sobre el nivel del mar que desde el 2013 retomó la mala costumbre de fumar. Sus cenizas empiezan a cubrir todo el valle, marchitando sembríos y deteriorando la salud de sus habitantes, quienes a pesar de todo, han decidido seguir conviviendo con su vecino fumador.

Aparece de golpe como la tristeza. Pero una tristeza violenta , rápida, enceguecedora; que  invade el campo, las calles, las casas, las personas, los animales. Que lo invade todo. Es  una polvareda gris que desciende de la altura y que en ocasiones imposibilita la visión. Son como nubes que enredan las cosas materiales. No nubes, piensa Isidro Mamani. Las nubes traen la lluvia y la vida. Esta polvareda trae el fin. Todo empieza a morir cuando pasa.

El viento la traslada y en su recorrido muere el pasto, se contamina el agua de los  manantiales, no tienen cómo alimentarse los camélidos, perjudica la salud de los hombres y acentúa la pobreza. Es una maldición, piensa Isidro. Primero la sequía, luego el terremoto y ahora las cenizas del Sabancaya.

“Yo tengo cuatro vacas y cuatro crías llenas de cenizas”, dice Isidro Mamani Colqui. Tiene 73 años y sus ojos sin color apuntan a cualquier parte. Su esposa, Concesión Casaperalta  Suyco, tres años menor y que, según Isidro, ha perdido la razón, repite tímidamente cada  palabra que pronuncia su marido y mira, eso sí, un punto fijo. La cámara. La alfalfa está llena de cenizas, explica Isidro. Llena de cenizas, repite Concesión. “Además, estoy viendo mal.  Mis ojos están irritados y me estoy poniendo gotas. Por las cenizas, estoy viendo todo colorado…

…Lea el artículo completo en la edición impresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *