El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Comunicore: Impunidad y aquí no pasó nada

Comunicore, el más visible caso de corrupción cometido durante la gestión del alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, ha llegado –aparentemente- a su fin, tras la prescripción de los delitos de colusión desleal, malversación agravada y falsificación de documentos, librando así a todos los ex gerentes de la gestión solidaria implicados en él.

A grandes rasgos el caso se resume de la siguiente forma:

1. La Municipalidad de Lima tenía una deuda con Relima, la empresa concesionaria encargada del servicio de limpieza pública en la ciudad.

2. Relima, supuestamente cansada de intentar cobrar la deuda se la vendió a una empresa pequeña de poco capital, por un monto de 10 millones de soles: Comunicore, para que sea ella la que se encargue de negociar y cobrarla.

3. La deuda original a ser pagada en 10 años, fue pagada en una sola armada de 35 millones de soles, a esta empresa nueva, conformada por personas cuyos ingresos monetarios no respondían a la magnitud de la compra.

4. Posteriormente se comprobó que las personas que conformaron Comunicore fueron “compradas” con 100 soles cada una para firmar los papeles de formación de la empresa e ir cobrando con cheques la cantidad total.

5. Meses después de cobrar la deuda, Comunicore desapareció.

DETALLES DE LA SENTENCIA
Entre los procesados se encontraba el ex Gerente de Finanzas del municipio limeño, Juan Blest García; Carlos Chávez Málaga, ex gerente administrativo; Ulises Merino Rojas, ex subgerente de finanzas. Además de otros funcionarios y directivos de Relima, entre ellos Miguel Garro, presunto propietario de Comunicore y exgerente de la concesionaria de limpieza pública.

Los delitos que se les imputaban en este proceso de corrupción, fueron colusión desleal, malversación agravada y falsificación de documentos.

La sentencia, firmada por los magistrados Juan Emilio Gonzales Chávez, Óscar Augusto Súmar Calmet y Óscar Enrique León Sagástegui, no solo establece un marco de impunidad para todos los acusados, con la prescripción de los delitos por los cuales se les acusa, sino que se da un espacio para defender a los procesados en aras “del derecho constitucional al buen nombre”.

Bajo esa lógica, la Sala inicia una serie de argumentaciones para limpiar a los principales implicados Blest García, Chávez Málaga, Merino Rojas y Miguel Garro.

Para el juzgado, la acción “oportuna” de Blest permitió que la Municipalidad de Lima se ahorre un dinero de más de 14 millones de soles por el pago de intereses si la deuda se saldaba en los 10 años correspondientes y que NO EXISTE EL DELITO DE MALVERSACIÓN AGRAVADA, toda vez que el dinero utilizado no era de programas sociales o de asistencia, sino que estaba presupuestado.

Según los magistrados, el Ministerio Público determinó que el pago venía de tres fuentes. 1) 8 millones 44 mil 377 soles de recaudación tributaria; 2) 6 millones 261 mil 556 soles presupuestados para pagos de sentencias judiciales y laudos arbitrales y; 3) 21 millones 635 mil 532 soles del saldo de la reestructuración de la deuda de la Municipalidad con la Banca Nacional.

COMUNICORE FANTASMA
Para el juzgado no importaba que Comunicore estuviera como “no habida” en la SUNAT, lo importante era cancelar la deuda y ganar una oportunidad irrepetible de no acumular los intereses. Para ello señalan en el epígrafe 11.17 de la sentencia, un informe del estudio Avendaño Forsyth y Arbe donde aseguran que “no correspondía a la Municipalidad de Lima certificar los motivos que originaron la transferencia del crédito a favor de Comunicore, tampoco tenía el deber de investigar y evaluar a su nuevo acreedor…”.

Por estas y otras cosas, la sala contempla que “No habiéndose acreditado la comisión del delito de colusión desleal, cabe absolver a la totalidad de funcionarios municipales (…) Blest García, Chávez Málaga, Merino Rojas, Guerra Castillo y Arias Donayre..”

LO QUE DIJO EN SU MOMENTO EL PODER JUDICIAL
En mayo de 2013, Castañeda se había beneficiado con un hábeas corpus que lo excluía del proceso judicial. Sin embargo, el procurador del Poder Judicial, Omar Vivas señalaba que era necesario incluirlo en el proceso. En septiembre del mismo año, el Tribunal Constitucional determinó que Castañeda Lossio no podía ser incluido en el caso porque se inició un proceso sin una denuncia penal válida.

LO QUE DIJO LA COMISIÓN GLAVE
En enero de 2011, la gestión municipal de Susana Villarán conformó una comisión investigadora para determinar la forma en que el caso Comunicore había generado un perjuicio a la comuna.

“La comisión presidida por la regidora Marisa Glave encontró entre otras cosas, que para cancelar la deuda con Comunicore que llegaba a casi 36 millones de soles, se solicitó una serie de créditos a entidades bancarias por un monto de 87 millones, cuyo objetivo era “pagar deudas” que el municipio tenía con el sistema financiero.

(…) la comisión encontró que la deuda total de 87 millones estaba inflada y coloca como ejemplo la deuda real de EMAPE que no era de 17 millones, sino de 13 millones.”

Se comprobó también lo que el Poder Judicial no ha querido determinar, que la Municipalidad de Lima entregó 35 millones de soles, cuando el pacto inicial era de 14 millones.

COLOFÓN 
Castañeda reapareció en medio del desborde del río Huaycoloro, después de semanas de estar ausente, con encuestas desfavorables y con una población afectada que exigía la presencia del responsable de Defensa Civil de la provincia de Lima.

Salió ante cámaras para justificar su ausencia y para “celebrar” que Comunicore no lo tocó y aseguró que era un tema político que salió cuando había otra persona en la alcaldía que quería perjudicarlo. Sin embargo, es bueno recordar que en el 2009, cuando se hace público el caso,  Castañeda era el alcalde.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *