El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Gabinetes Binacionales e Integración Regional

 

EL 27 de enero se desarrolló el III Gabinete Binacional Perú-Colombia. Es una excelente política que fue inaugurada con Ecuador luego de los acuerdos de paz, que ya lleva 10 ediciones. Luego, los hemos tenido con Bolivia, y se anuncia para junio el primer gabinete conjunto con Chile.
Permite establecer al máximo nivel político de los países, una priorización de los temas bilaterales, estableciendo convergencia de políticas sectoriales y de integración fronteriza. Sería mejor si hay una participación de los gobiernos regionales y locales, así como de parlamentarios de las comisiones que correspondan tanto a nivel nacional, como del Parlamento Andino. Se podría así potenciar la implementación de los acuerdos de una manera más efectiva, buscando que las poblaciones perciban que se está atendiendo sus necesidades y que hay resultados concretos, no solo declaraciones protocolares.

III Gabinete Perú-Colombia

Cinco ejes temáticos se han tratado en el tercer Gabinete Binacional Perú-Colombia: gobernanza y asuntos sociales; seguridad y defensa; asuntos ambientales y minero- energético; comercio, desarrollo económico y turismo; y asuntos fronterizos y migratorios.
Por las declaraciones de los Cancilleres, se pueden identificar los temas que han sido priorizados por cada país. Así, nuestro ministro resaltó que tenemos una larga frontera, el Putumayo, que sigue siendo una frontera muy vulnerable, en lo referido a pobreza, no en materia de seguridad. Una preocupación central del lado peruano, ha sido el proceso de desmovilización de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), tras la firma del acuerdo de paz entre la guerrilla y el Gobierno del país norteño. También, la minería ilegal, el combate al narcotráfico, sobre lo que se han acordado medidas de cooperación bilateral.
En cambio, la prioridad de Colombia es identificar los nichos de mercado concreto con el Perú con el fin de incrementar el comercio bilateral, y con los demás países integrantes de la Alianza del Pacífico, según declaraciones de la embajadora colombiana en Lima. Se busca fortalecer la Alianza del Pacífico, que además integran Chile y México, cuyo objetivo es avanzar hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas e impulsar un mayor crecimiento, desarrollo y competitividad de las economías de sus países miembros.

CAN y Alianza del Pacífico

Cabe recordar, que los vínculos económicos se favorecieron con la zona de libre comercio que tenemos en la Comunidad Andina, todos los países socios. Colombia es el país líder en este proceso de integración, donde ha logrado la mayor diversificación relativa en la producción de bienes y servicios, que se ha traducido también en un creciente flujo de inversiones
Las inversiones entre el Perú y Colombia suman 10,000 millones de dólares, además de un creciente intercambio comercial entre ambos países, según la la Cámara de Comercio e Integración Colombo-Peruana. Pero, claramente, hay una asimetría a favor de Colombia en la relación bilateral.
Reiteramos, que son importantes acuerdos los alcanzados también en integración fronteriza y asuntos ambientales. Pero, es importante potenciar la relación de una manera equilibrada en la economía, y de manera integral.
También, se expresó la solidaridad con México por el anuncio de la construcción del muro por parte de EEUU. Se buscará una reunión cumbre extraordinaria para analizar las implicancias de estas medidas, lo que ha llevado a México a evaluar si se mantiene en el TLCAN con EEUU y Canadá, si se da una escalada en la vulneración de sus derechos

Cambios en política de EEUU y la integración regional

EL presidente Trump, cumplió su promesa de retirar a su país del TPP y construir un muro en la frontera con México, además de otras medidas de protección comercial. Esto trae implicancias para la gobernanza global de comercio y también afecta las relaciones con América Latina.
Desde un punto de vista doméstico puede efectivamente generar puestos de trabajo en ese país. Promueve la relación bilateral, donde obtiene mayores beneficios el país con mayor poder económico y militar, genera tensiones en el comercio mundial, si efectivamente avanza en poner barreras a las exportaciones chinas y se dan retaliaciones que escalen el conflicto.
Paradójicamente, China que luchaba internacionalmente para que se le reconozca como economía de mercado, hoy se presenta como líder del libre comercio, los acuerdos comerciales regionales, y la facilitación del flujo de inversiones y capitales globales. Mientras tanto, EEUU consolida su legitimidad doméstica cumpliendo lo ofrecido en campaña, a costa de una pérdida de liderazgo en procesos de globalización que construyó en años anteriores.
Pone en riesgo no solo mega-procesos regionales como el TPP, sino el TLCAN, pionero de los TLCs, que después suscribió con muchos países como el Perú. Lleva también a México a una necesaria reevaluación de su asociación estratégica, y posiblemente a consolidar sus vínculos con América Latina, con iniciativas como la Alianza del Pacífico, y continuar con los esfuerzos de diversificación con otros países y bloques.
La solidaridad de América Latina con México, puede a su vez crear nuevas condiciones para relanzar sus procesos de integración y buscar nuevas formas de inserción internacional conjuntas en la economía mundial. Es necesario entonces, buscar un fortalecimiento de los procesos existentes y sobre todo, establecer mecanismos de convergencia entre Mercosur y Alianza del Pacífico, en UNASUR y CELAC (Que acaba de tener su última cumbre).
Estrategias que dependen de visiones y acciones de las superpotencias, cuando cambian, deja descolocados a los países que apostaron por ese camino, antes que por el diseño de políticas de largo y corto plazo que nos permitan una adecuada inserción internacional y una proyección equilibrada en el concierto de naciones.
Los gabinetes binacionales con países vecinos, pueden ser uno de los instrumentos que contribuyan a fortalecer mecanismos de concertación regional, fortaleciendo los procesos de integración que se han impulsado desde América Latina.
Así como las guerras y las crisis globales en el siglo XX, obligaron a los países de América Latina a crear originales alternativas de respuesta, los difíciles tiempos económicos y políticos que se anuncian en el escenario global, pueden ser la oportunidad para crear nuevos paradigmas que proyecten en mejores condiciones a nuestra poblaciones, en el Bicentenario del República.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *