El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

¡Ya se van los ladrones!

Marta Rebaza es una de las mejores actrices que hay en Arequipa. Hace teatro, cine, enseña, y ahora está dirigiendo la comedia “No hay ladrón que por bien no venga” en el teatro Umbral y se queda hasta este fin de semana. Es para reírse y además para pensar. Conversamos con ella sobre este y otros temas.

¿Cómo llegaste al teatro?

En el colegio, toda la vida hacía, que la zarzuela, que la poesía, pero fue más el baile, antes de hacer teatro hice baile. Estudié psicología. Con el teatro mi primera vez fue con un taller de Pepe Valdez en Talía, en el 69. Era un taller de verano, hicimos la obra  “En el cielo no hay petróleo” y de allí me quede- Hicimos “Los  de la mesa 10” y  entonces pasé a la plana mayor, estaban montado Monserrat y la señora que iba a hacer de la viuda no venía, así que la fui reemplazando en los ensayos y me quedé con el papel. Después hice algunas otras cosas, pero me dediqué al ballet y recién retomé en los ochenta. Toda la vida don Pepe me decía por qué no haces teatro, me convenció e hicimos “Ha llegado un inspector”; y entonces ya comencé a trabajar con Hugo Riveros, haciendo La noche de los asesinos, Flores de papel, y de allí me llamó Carlos Vargas de Aviñón, con quien hice La boda, Manuela Sáenz, Vladimir, luego Artescenica. He trabajado con casi todos los grupos de Arequipa, en cine he hecho siete u ocho películas que es bastante para la producción aquí. Con Miguel Barreda, Judith Vélez, Roger Acosta.

De los personajes que has hecho ¿con cuál te quedas?

El de Vladimir, también con Manuela Sáenz, muy fuerte, muy valiente, polémica para su época. Edith Piaf y el personaje de Teresita de la obra Escorpiones mirando al cielo. Ella se loquea, era un personaje entrañable, muy conmovedor, con una exigencia en la parte corporal, para eso me ayudó mi formación en ballet, el manejo del peso, de la columna vertebral, el ballet me ayudó en la parte corporal y la psicología  para hacer análisis profundo de los personajes, porque ellos dicen algo a partir de que piensan, sienten algo,

¿Cómo es tu método de construcción del personaje?

Primero yo veo fríamente el texto. Si es un buen texto o un mal texto. Un buen texto te plantea la interrelación clara entre los personajes, las situaciones y cómo es cada personaje. De allí analizo mi personaje, me pregunto qué lo impulsa a hacer y decir lo que hace, frente a cada uno de los otros, qué quiere y por qué lo quiere- La acción dramática, para mi es básico, eso define los rasgos generales y después lo mínimo, un tic, cosas de acabado del personaje. Lo defino primero desde la parte psicológica y después la parte externa, en relación con los otros personajes, porque es importante cómo reacciono ante cada uno.

¿Estás dirigiendo ahora una comedia?

Ya he dirigido otras obras, pero me piden más actuar. Tengo mucho respeto a la dirección, porque me parece que es más peso sobre las espaldas, un director tiene que entender el trabajo del actor para saber por dónde guiarlo- Por otro lado, es el intermediario entre la puesta y el público, además que visualiza la totalidad del montaje, el escenario, el espacio, las relaciones, cómo deviene el relato, la escenografía, las luces, pero parte de la interrelación de los actores en escena.

¿Por qué Dario Fo?

Murió el año pasado y era un gran actor, director y escritor. El único teatrero a quien le han dado el premio Nobel de literatura. Además hacía comedia, porque ya estoy un poco cansada del drama, llorando, sufriendo. Es una comedia muy graciosa, con ritmo, te divierte, le da con palo a los políticos, habla de la corrupción, la infidelidad, es el asunto de la doble moral que existe en todos lados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *