La tierra es plana, el fujimorismo y otras mentiras

Profanaciones Martín Zuñiga

Un amigo vino con la noticia: los tierraplanistas están cada vez más organizados y se andan reproduciendo a través de foros de internet, de redes sociales, cada vez convenciendo a más gente de sus creencias. Los vi con cierta curiosidad, pues aunque parezcan absurdas sus afirmaciones (que la tierra es plana y que aquellos que piensan lo contrario es porque están manipulados producto de una conspiración a nivel global para mantenernos en la ignorancia), hay gente que de tanto repetirlas se cree el cuento y edifica todo tipo de argumentos, con apariencia de lógica, sobre que es un hecho comprobable; pero que en realidad solo se trata de una compleja tergiversación de la información, sobre todo científica. Por extensión, se les llama tierraplanistas a todas las personas que viven ancladas en creencias anticientíficas y absurdas.

Tierraplanistas se les podría decir por ejemplo a aquellos que aún creen en los horóscopos y en que la posición del sol, de la luna y de los planetas en cierto momento, definirá tu carácter y lo que te pase durante toda la vida; o también a los que piensan que la homosexualidad provocó el diluvio bíblico y que deben ser exterminados o son enfermos que deben de ser curados; tan parecidos a los que piensan que si se rompe un espejo tendrás 7 años de mala suerte.

En el Perú de los ’90 había una mentira muy extendida: nuestro presidente, el ahora reo Alberto Fujimori, había nacido el mismo día de la Declaración de la Independencia, el 28 de julio, y por ello sus cumpleaños, como en ningún otro caso en nuestra reciente vida republicana, se celebraban apoteósicamente, con mitin incluido y pantagruélico pastel de varios pisos, en la Plaza de Armas de la capital. Se transmitía por casi todos los canales de televisión.

Todos los que aún tenemos memoria de esos años recordamos cómo, miles de personas, eran movilizadas en buses para llenar la plaza y cantarle el cumpleaños feliz. Pero luego todo se reveló: en realidad había nacido en otra fecha y así está inscrito en sus documentos japoneses con la firma de su propio padre. Esa es historia ya conocida. Ya todos sabemos que durante la década fujimorista nos llenaron de esas y otras mentiras, difundidas por medios de comunicación creados para el caso: una maquinaría de prensa amarillista cuyos titulares eran: “Se descubrió la puerta del infierno” y “Nacen mutantes de dos cabezas”. Pero hay otras mentiras que aún se siguen repitiendo a viva voz, y cada vez más alto, haciéndolas pasar por verdades cuando los hechos demuestran lo contrario.

Por ejemplo, la mentira sobre que Fujimori venció el terrorismo o que es inocente de los crímenes por los cuales está preso, cuando no solo la justicia peruana, sino a nivel mundial se ha reconocido los delitos que se le imputa y sobre los cuales se suman otros.

Pero sus seguidores, que hoy en día se dividen entre apoyar a alguno de sus dos hijos, Keiko o Kenyi, son reticentes a las verdades. Criados como están en el maremágnum de mentiras y medias verdades que difunden los cabecillas de esta organización, han construido un grupo que busca tomar el poder por todos los medios posibles. Con su mayoría en el Congreso están inoculando su modo de ver la realidad y sus malas prácticas a esta institución, con sus ya conocidas mañas mototaxistas.

Su objetivo es claro: tomar otra vez el poder, como era el plan original concebido en la década de los ’90, sobre perpetuarse casi monárquicamente. Para ello tienen, no solo un aparato de propaganda a su servicio, sino, y de manera muy temible, un aparato de ideologización con base en sus escuelas políticas y de formación de juventudes que cada vez reclutan a más gente y a quienes se les enseña, como he podido comprobar conversando con ellos, una historia tergiversada del Perú, en la que Alberto Fujimori no es el criminal que la justicia ha condenado, sino un héroe nacional. Y tienen tan incorporada en sí mismos esta forma de pensar, que son impermeables a cualquier prueba de la realidad. Como los tierraplanistas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE