Umbral teatro: espectáculos todo el año y un festival

El achorado culto Miguel Almeyda Morales

Umbral teatro tiene una programación sostenida durante el año, talleres, cursos, obras de teatro que difunden este arte maravilloso. En estos días organiza un festival internacional con la participación de grupos de Argentina, Chile, España y lo mejor del teatro arequipeño: Teatrando, Ilusiones, Umbral, Integrarte, Ccalapata y la participación de nuestro querido Amiel Cayo, desde Puno, con su espectáculo KUSILLOS.

Es una excelente oportunidad de ponerse al día en lo que a teatro arequipeño se refiere

Caballo de noche de Umbral, con la intensa actuación de Stefany Lizarraga, sobre quien ya escribí en esta columna.

1984 de Integrarte, sobre el texto de la magnífica novela de Georges Orwell

¿Quieres estar conmigo? Texto escrito por Roberto Ángeles, el formador de toda una generación de actores y actrices nacionales y Augusto Cabada, guionista de las principales películas de Pancho Lombardi.

Mujeres de Arena, un texto sobre la violencia y las muertes en ciudad Juárez en México, donde cada año mueren más de 500 mujeres, en su mayoría jóvenes.

Frida, una buena interpretación del personaje mítico, pintora fundamental, feminista radical, amante total.

Y el grupo ILUSIONES que toma un texto del escritor Miguel Ángel Delgado.

Todo esto, además de la participación de grupos de Chile, Argentina y España.

Habla el Director

Es una muy buena iniciativa del equipo del grupo UMBRAL. Y como me contó Hugo Riveros en algunas líneas que ahora tomo de una entrevista, hay que seguir adelante.

Aún tenemos que desarrollarnos, captar más público y salir a buscar público en otros lados. Tenemos la idea de diseñar las obras para que vayamos incluso a los pueblos jóvenes  donde no hay teatro, donde podamos compartir lenguajes, y en el cual podamos expresarnos y recoger sus propuestas. Nosotros ahora tenemos una gran ventaja porque el público juvenil se mueve por donde está nuestro local y es más fácil invitarlos a que pasen al teatro. Tenemos programados espacios de reflexión, una vez cada 15 días, conversatorios sobre teatro, sobre cine, tenemos que encontrarnos para revisar lo que hacemos y a dónde vamos.

A pesar de todo, cumplir este sueño cuesta dinero y, como siempre digo, hay cosas que el dinero no financia. Se persiste porque en algún momento va a funcionar, se va a compensar, el dinero importa pero no decide. Porque el arte se puede hacer en la plaza si uno quiere. Tener un centro cultural nos permite organizarnos de otra manera, tener una visión de trabajo. Para eso necesitamos encontrarnos de nuevo todos los que estamos metidos en este tema. Creo que no pasa en otras ciudades, la producción que tenemos hoy en Arequipa es muy importante.

Deja un comentario

(no será publicado)

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE