Como a la tierra misma

Señalada cada 15 de agosto con cierto chovinismo desmedido, la comunidad puneña es la más numerosa en Arequipa: representa alrededor del 80% de migrantes a la ciudad. Con décadas de convivencia, realizan muchos e importantes aportes a la ciudad. Desde el Poder Legislativo, el Ministerio Público y la sociedad civil, tres migrantes puneños nos hablan de su cariño por la ciudad blanca.

La Revista

Testimonio de migrantes que contribuyen con la ciudad que los vio crecer.

JUSTINIANO APAZA, CONGRESISTA DE LA REPÚBLICA
El congresista Justiniano Apaza Ordóñez llegó desde Puno en 1967, con 23 años de edad. En la ciudad asumió un papel activo en la lucha sindical, se casó y formó una familia. Actualmente es parlamentario por elección popular por tercera vez representando a Arequipa. Recuerda con  nostalgia a la ciudad que conoció a su llegada, añorando la campiña y la gastronomía tradicional.

¿Cómo fue el cambio de ciudad?
Ingresé a la universidad San Agustín cuando tenía ambientes de sillar en La Salle. Vivía en la calle  Arica, cerca de El Filtro. Conocí el tranvía, el parque San Antonio.

¿Qué es lo que más aprecia de la ciudad?
Lo que más he apreciado es la transculturización de la gente del interior del país. Arequipa  comenzó a ser una metrópolis: con sus tradiciones, luchas y reinvindicaciones….

….Lea el artículo completo en la versión impresa
o
Descargue aquí la versión digital

Deja un comentario

(no será publicado)

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE