Bando: Hoy, auto de fe, se ajusticia a PPK

Columnista invitado Jorge Rendón Vásquez

—Los representantes de la dinastía Fujimori en el Congreso de la República y sus pequeños siervos con la frente bien rapada, se han desbocado. Blandiendo sus espadas de madera en alto están gritando desaforadamente que van a declarar la vacancia de PPK la Presidencia de la República.

—¿La causa?

—No les importa.

—También yo encendí la TV y los vi en acción por la tarde. Luz (Tinieblas) Salgado hablaba de dignidad, el mismo discurso de cuando presidió la comisión del Congreso que declaró culpables a tres miembros de Tribunal Constitucional en mayo de 1997. Le siguió Carlos Tubino, quien ya no pidió licencia para matar a cuatro miembros del Tribunal Constitucional que conocen una causa de ciertos marinos que tampoco la pidieron para matar a algunos ciudadanos. Quería la muerte política de PPK. Y, a todo esto, ¿por qué quieren la vacancia?

—Por algo que increpan a PPK cuando era Primer Ministro en el gobierno de Toledo, hace más de diez años. 

—Pero, es eso es algo ya pasado. ¿Hay alguna norma que pueda aplicársele por esa imputación?

—Ninguna.

—¡Cómo!

—Los fujimoristas citan el artículo 113º de la Constitución que dice: “La Presidencia de la República vaca por: 2. Su permanente incapacidad moral o física, declarada por el Congreso.” Quieren destituirlo por “permanente incapacidad moral”.

— Ese artículo no me parece pertinente para la acusación que le hacen.

—En efecto, según esa norma, la incapacidad moral imputada al Presidente debe sobrevenir cuando se encuentra en funciones como tal, cuando es Presidente; no antes. Podrían acusarlo incluso de hechos que sucedieron hace mucho tiempo.

—Pero, ¿no le parece que los acusadores de PPK deberían haberle hecho esa imputación cuando se presentó como candidato a la Presidencia, el año pasado? ¿Hay alguna tacha a los candidatos por incapacidad moral?

—Ninguna. La Ley Electoral permite la impugnación a los candidatos a la Presidencia por ciertas causales, pero entre ellas no figura la incapacidad moral. De haberla, el juez sería el electorado.

—Pero creo que hay algo más en ese artículo: la definición de incapacidad moral. ¿Hay alguna ley que la defina?

—No. La apreciación es subjetiva, lo que en este caso quiere decir que será lo que quieran los congresistas que lo acusan. Se les puede ocurrir cualquier cosa como causal de incapacidad moral.

—Además, el artículo al que usted se refiere alude a una permanente incapacidad moral. ¿Qué es lo permanente en este caso? Una característica de la conducta que persiste, supongo, que se repite. ¿De cuantos hechos inmorales lo acusan?

—Ni ellos mismos lo saben. ¿Actuales, mientras ha estado ejerciendo el cargo de Presidente? no hay ninguno. 

—¿Sus acusadores han probado la reiterancia?

—En absoluto, ni les interesa probarla; ya han decidido que votarán por la vacancia.

—¿Prendemos la televisión? Lo invito a ver cómo continúa este auto de fe.

El televisor se enciende.

—Mire. Ya votaron. 79 por la vacancia, 19 en contra y 21 abstenciones. El clan de Fujimori y sus lacayos no alcanzaron los 87 votos necesarios.

—¡Aleluya, Aleluyaaaa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE