Takanakuy, la fiesta de los puños

La Revista

Cuando tenía alrededor de 10 años, a nuestro barrio llegó una familia desconocida. En ese momento jugábamos fútbol en una cancha de tierra, por lo que el polvo que producíamos no me dejó ver más que algunas siluetas. Los extraños llegaban a una casa que, al parecer, siempre les había pertenecido, pero no  habían ocupado hasta ese momento. Ese hecho provocó la curiosidad de todos los que estábamos allí. Yo  intentaba verlos desde mi techo para saber quiénes eran, los esperaba en la calle, pero casi nunca salían.

Hasta que un día salieron dos chicos, parecían mayores comparados con nosotros. Los invitamos a jugar, pero no parecían muy animados, a pesar de que ambos llevaban una camiseta de color verde muy  llamativa y tenían zapatillas. Eran muy duros al caminar, siempre erguidos, poseían una especie de orgullo  silente, una mirada negada a ver el suelo. Mi mamá decía que eran Qorilazos. Nunca entendí realmente las dimensiones de esa palabra, hasta ahora….

…Lea el artículo completo en la edición impresa

Deja un comentario

(no será publicado)

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE