Agrobanco: Justos pagan por pecadores

Columnista invitado

El paro agrario lamentablemente cobró la vida de dos personas. Los productores de papa no solo exigían que el gobierno proporcione una adecuada planificación agrícola, sino que se les facilite el acceso a créditos con tasas de interés bajas, que les permita financiar sus cosechas, dado que el bajo precio del tubérculo nos les permitía cubrir sus costos de producción.

Algunos datos

Así, el acceso a fuentes de financiamiento resulta fundamental para el adecuado desarrollo del sector agricultura. De acuerdo al INEI, en el 2016, el 21% del total de tierras destinadas al uso agrícola no fueron trabajadas, principalmente por falta de acceso a créditos y mano de obra. Para ese mismo año, El 12,9% de los pequeños y medianos productores solicitaron un crédito, en donde solo el 16.1 % de los créditos otorgados a estos productores fueron otorgados por Agrobanco, entidad estatal que supuestamente tiene como objetivo brindar apoyo financiero destinado a actividades agrícolas para poblaciones con menores recursos y mayores restricciones .

Agrobanco no puede otorgar nuevos créditos a los pequeños productores agrícolas, dado que no cuenta con suficiente capital como consecuencia de las deudas impagas de grandes empresas agroexportadoras que adquirieron prestamos en esta entidad entre el 2013 y 2016.

La madre del cordero
A fines de ese año, se dio a conocer que el 50% de la cartera de créditos de Agrobanco está concentrado en 35 grandes empresas, cuyos prestamos alcanzaba hasta S/ 60 millones por empresa, desnaturalizando el rol principal de esta institución .

Como consecuencia de ello, al cierre del 2016 esta institución recibió un aporte de capital de S/ 150 millones otorgado por el Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe) . Además, en el 2017, el Gobierno inyectó s/ 300 millones como medida para apalancar los créditos y garantizar deudas . Sin embargo, no se logró revertir la situación.

La Presidenta de Agrobanco, dio a conocer ante la Comisión de Fiscalización del Congreso, que la cartera de morosidad de esta entidad asciende a S/. 950 millones, donde las empresas no minoritas representan el 51% de esta (conformada por 33 grandes empresas). Las diez principales empresas deudoras de Agrobanco suman S/. 336 millones, es decir, concentran el 70% del total.

Según la SBS, en la cartera de empresas no minoritarias de Agrobanco, solo el 10% se encuentra en una situación normal, el 20% con problemas potenciales, el 11% en situación de deficiente, el 21% es dudosa y el 39% está en pérdida.

Causas posibles

Los créditos otorgados a este grupo de empresas se dieron porque en el 2013 se modificó el Estatuto de esta entidad, permitiendo incrementar el límite máximo de un crédito de s/12 millones a 80 millones de soles.

Para la Superintendencia de Banca, Seguros y Administradoras Privadas del Fondo de Pensiones (SBS), la crisis se inició en el 2012 tras ser aprobada la ley de presupuesto de dicho año fiscal, en donde se permitía que Agrobanco se endeude directamente solo con la autorización de su directorio, sin contar con la autorización previa del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) . .Asimismo, señalo que tiene que ser reestructurado a fondo, a fin de evitar mayores pérdidas en su cartera de deudores.

En esa misma línea, la titular del MEF indicó que Agrobanco acumula dos años de pérdida debido a una mala política crediticia, lo cual ha generado una alta cartera morosa, por lo cual requiere ser reestructurado a fin de que el dinero realmente llegue a los pequeños agricultores. El MEF tiene previsto realizar una inyección de capital adicional de S/ 450 millones, para seguir provisionando sus créditos.

Finalmente, la SBS estima que las pérdidas de Agrobanco en el ejercicio 2017, ascendieron a 340 millones de soles, de los cuales 59 millones de soles (17%) corresponden a créditos minoristas, 214 millones de soles (63%) a créditos no minoristas y los relacionados al café ascienden a 66 millones de soles (20%).

Justos no deben pagar por pecadores

El problema ha explotado, no porque los pequeños agricultores sean morosos, sino porque desnaturalizando el objetivo del Banco, se prestó a grandes empresas que no han pagado. A esas hay que ajustar y lograr que honren sus compromisos, para recuperar capital perdido. La reestructuración debe ir en ese sentido, y evitar que se repitan esas prácticas, volviendo a concentrar los préstamos en los pequeños que no tienen otra opción.

No puede ser un pretexto para el fundamentalismo ideológico que quiere eliminar cualquier institución de fomento, dejando a las “fuerzas del mercado” y los bancos comerciales el negocio (no importando los que se excluyen por no cumplir garantías o requisitos de “comerciales”). Este problema de financiamiento lo enfrentan las pymes en general, y se debería reforzar el rol de Cofide y el Banco de la Nación, que acompañen a un relanzado Agrobanco en esa tarea. Una reestructuración que en la práctica busque su liquidación, solo agravará los problemas.

No esperemos tener más protestas de los pequeños productores, y mucho menos víctimas mortales de aquellos que buscan con justicia, la defensa de sus derechos. El gobierno a pesar de su fragilidad y falta de credibilidad, insiste en una profundización del modelo en curso, que solo llevará a mayor polarización y conflictos. No hay que echar más leña al fuego.

No hay texto alternativo automático disponible.
No hay texto alternativo automático disponible.

Deja un comentario

(no será publicado)

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE