El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Alcalde de Callalli y gerente de Cayma detenidos por uso ilegal de camioneta

En menos de 48 horas, dos funcionarios públicos fueron intervenidos por hacer uso indebido de los vehículos del Estado. El primero fue el alcalde de Callalli (provincia de Caylloma), Maximiliano Huayta Gonzáles y el segundo el gerente de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad Distrital de Cayma, Luis Valdivia.

El alcalde de Callalli fue intervenida  este domingo, manejando en aparente estado de ebriedad en una camioneta que pertenece a su comuna.

Alcalde Maximiliano Huayta Gonzáles detenido por conducir en aparente estado de ebriedad.

Maximiliano Huayta Gonzáles fue trasladado a la comisaría de Yanahuara y se negó a pasar la prueba de alcoholemia. Por este motivo, no se pudo determinar el nivel de alcohol en su sangre. Sin embargo, el fiscal Óscar Gonzales, planteó la posibilidad de iniciar un proceso al burgomaestre por resistencia a la autoridad, delito que conlleva una pena de entre 6 meses a 4 años de prisión.

Más tarde, en un medio de comunicación local, Huayta Gonzales pidió disculpas. Sobre todo, a los pobladores de Callalli, por su conducta vergonzosa.

A pesar de las disculpas el alcalde seguirá detenido y se cursó documentación a la Fiscalía Anticorrupción para que investigue el aparente uso indebido de la camioneta que manejaba, ya que pertenece al municipio. La audiencia será este martes en el Juzgado de Cerro Colorado.

Uso indebido de bienes en Cayma

El segundo funcionario detenido es el gerente de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad Distrital de Cayma, Luis Valdivia. Lo intervinieron en el Parque Industrial. Salió de su casa y se dirigió a esta zona comercial. En ella, serenos de la comuna lo recogieron en una camioneta de serenazgo para llevarlo al trabajo.

La Policía Anticorrupción y la Fiscalía lo detuvieron por el presunto delito de peculado de uso. Al parecer, lo estaban siguiendo desde los últimos tres días y comprobaron que un vehículo de la municipalidad lo recogía de su vivienda, o de lugares próximos al Cercado, para llevarlo a su centro laboral. El funcionario podría recibir una pena de 2 a 4 años de cárcel.

Por su parte, el alcalde de Cayma, Harberth Zúñiga, manifestó que ningún funcionario puede utilizar bienes públicos para usos personales. Además, anunció el despido del gerente de Seguridad Ciudadana, ni bien se enteró de la noticia.

“No se puede beneficiar de los bienes públicos, por favor, miren ustedes los niveles de corrupción que tenemos en el país. Ese tipo de persona no la quiero en mi equipo de trabajo”, declaró.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *