La Caída de Lula

Columnista invitado

La  reciente condena y encarcelación del ex presidente brasileño, periodo 2003-2010,  Luiz Inácio Lula da Silva (Lula)  es una consecuencia dramática de la decadencia política y social en la que ha degenerado Brasil durante los últimos años. Recordemos que Lula fue recluido en la cárcel de la Policía Federal de Curitiba para cumplir una condena de 12 años por corrupción y lavado de dinero. El ex mandatario en su niñez  trabajó en la calle, como vendedor y limpiabotas, y a los 15 años se hizo tornero y se acercó al movimiento obrero. Llegó a presidir el poderoso sindicato metalúrgico y saltó a la política a finales de los 80, en los estertores de la dictadura.  Se unió a políticos de izquierda  marxista para fundar el Partido de los Trabajadores (PT) y estrenó una carrera meteórica antes de soñar con la Presidencia. Se hizo de la misma en el 2002, en su cuarto intento (1990, 1994, 1998). En sus ocho años de gestión, sacó de la pobreza a 28 millones de personas gracias a su política asistencial,  aprovechando la bonanza económica de ese entonces la que  a su vez permitió situar a Brasil entre los protagonistas de la agenda mundial. Lo acontecido con el ex líder del PT, evidencia la cultura de la corrupción pública que se había adueñado del país brasileño. Atención que  Brasil había sobrevivido de manera admirable la crisis mundial que provocó la estrepitosa caída del mercado inmobiliario en Estados Unidos en 2008. Vivía una efervescencia general por el mayor crecimiento económico de su historia moderna. Y es que  el hallazgo de enormes yacimientos de petróleo y la exportación de sus principales commodities (materias primas) permitieron a este país tener un superávit, mayores ingresos que gastos, que no fue manejado responsablemente;  ya que si bien a través de una política asistencialista se logró reducir la pobreza de manera temporal, esta se incrementó años después debido a la falta de recursos económicos por parte del gobierno, no se guardó pan para mayo.  Y es que muchas  veces   es fácil gastar y quedar como un bondadoso presidente sin tomar en consideración que el comportamiento económico es cíclico y fluctuante, a veces hay periodos de bonanza y otras de recesión, por lo que se requiere tener reservas económicas (ahorro fiscal)  para enfrentar periodos de vacas flacas.  Pero al margen del inadecuado manejo económico, lo lamentable es la corrupción, que  en todo momento hacía su lenta, gradual y devastadora labor, convirtiendo a los políticos, como Lula, en clientes manipulables de gigantes corporativos como Odebrecht y Petrobras. Si bien hay sectores de la población brasileña que consideran que lo acontecido con Lula es una injusticia,  sin embargo lo cierto es que el expresidente brasileño ha gozado de garantías procesales para tratar de demostrar su inocencia y  finalmente no lo ha logrado. Por el contrario, fiscales y policías anticorrupción demostraron que Lula había aceptado como soborno una vivienda de una empresa constructora a cambio de favores políticos. Ha sido uno de decenas de procesados como resultado de la Operación Autolavado –Lava Jato– en la que al principio era solo un “sujeto” de las investigaciones. Y continúa siendo protagonista de otra media docena de procesos y dos pesquisas criminales.  Finalmente, si bien Lula  ganó varias batallas en su vida: superó la pobreza, fue en su momento un líder influyente del mundo y acabó con un cáncer de laringe que libró tras dejar el poder; pero lamentablemente no pudo vencer a uno de los males más letales de todo político,  la corrupción.

 

 

  1. renato amaro dice:

    Puedo estar hasta de acuerdo con lo que escribes, pero esa no es TODA la historia.
    La verdad es que en Brasil como en todo el continente, ha habido un impulso enorme por parte de la derecha, LA PRENSA y el gobierno de estados unidos como punta de lanza, para desprestigiar a partidos ‘de izquierda”….en Brasil especificamente al PT y asegurarse que NO VUELVAN AL PODER, castigando a sus lideres.
    Recuerda que a Dilma Rousseff la vacaron por un mero tecnicismo de interpretacion en las leyes de presupuestos , NO LE PROBARON corrupcion alguna. Aun asi, fue cesada. A Lula lo unico que le han podido imputar PERO NO PROBAR es que le “dieron un apartamento”. No tiene papeles a su nombre o pruebas CONCRETAS por parte del Juez Moro. No le han probado –de forma clara y contundente–actos de corrupcion PERSONAL, pues. NO estoy diciendo que en el gobierno de Lula no hubo malos manejos o corrupcion por varios de sus ministros con las empresas que mencionaste y otras mas. La corrpucion esta siempre latente en todos los gobiernos brasileros. Temer, actual presidente, es SINONIMO de corrupcion, y aun asi es avalado por la derecha y por estados unidos.
    Lula a pesar de su encarcelamiento, LIDERA en intencion de voto, a pesar que la derecha y prensa APOYA sin medidas a Bolsonaro…si llega a salir libre ya es otra cuestion.

Deja un comentario

(no será publicado)

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE