El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Javier de Belaúnde: el hombre que hizo renunciar a un asesor presidencial

“Derribó al Montesinos de su tiempo”, dice. Javier de Belaúnde López de Romaña, jurista y catedrático, recordó con esta frase la trayectoria política de su padre. El que fue cinco veces diputado por Arequipa y enemigo visceral de las dictaduras: Javier de Belaúnde Ruiz de Somocurcio.

Durante la dictadura del general Manuel A. Odría (1948 – 1956), Javier de Belaúnde estuvo primero autoexiliado en Puno y después preso en la Penitenciaría de Lima, conocida coloquialmente como Panóptico. Eso fue a causa de su fuerte convicción democrática, rememoró su hijo.

En 1948, Odría instaló una junta militar tras destituir –luego de un golpe de Estado- al entonces presidente José Luis Bustamante y Rivero. Desde ese momento, el diputado Belaúnde, se nombró opositor del régimen.

“Las actividades políticas de mi padre fueron constantemente vigiladas por la policía secreta. La dirigía el hombre duro de esos años, el Vladimiro Montesinos de Odría, Alejandro Esparza Zañartu”, contó.

Para evitar las represalias contra su familia, Javier de Belaúnde Ruiz de Somocurcio se autoexilia en la ciudad de Puno. No obstante, a finales de 1949, retorna a Arequipa. En la ciudad blanca organiza, junto a Teodoro Núñez Ureta, Arturo Villegas Romero, Jaime Rey de Castro, Roberto Ramírez del Villar y Humberto Núñez Borja, la liga Democrática Nacional.

Javier de Belaúnde Ruiz de Somocurcio.

Esta agrupación política buscó, sin éxito, que las elecciones convocadas por la junta militar para julio de 1950 se realizaran sin fraude electoral. En ella, Manuel A. Odría participó y ganó las elecciones. Fue presidente hasta 1956.

Por ello, todos los políticos e intelectuales que encabezaron esta protesta, fueron perseguidos y encarcelados. Javier de Belaúnde retiró su candidatura al Congreso de la República y en 1951, fue apresado en Arequipa, bajo los cargos de conspirador. Pasaría unos años en la cárcel y después de su liberación se volvió a establecer en Puno.

Sin embargo, la protesta contra la dictadura no había terminado, apunta Javier de Belaúnde hijo. En 1955, se lanza el manifiesto “Invocación a la Ciudadanía”. Este documento critica duramente el centralismo y retoma el tema de las elecciones libres.

Pero es en diciembre de ese mismo año, unos meses después, que la rebelión histórica de Arequipa consigue su propósito. Con la participación de Javier de Belaúnde y otros políticos, consiguen la destitución del ministro de Gobierno y Policía, el tenebroso Esparza Zañartu.

POLÍTICO POR VOCACIÓN

Javier de Belaúnde hijo aseguró que su padre fue un político por vocación, de los que ya no se ven. Fue elegido diputado por primera vez en 1939. En 1945 formó, junto a otros políticos, el Frente Democrático Nacional que llevó a José Luis Bustamante y Rivero a la presidencia de la República.

“Es elegido nuevamente diputado en el año 1956 por la Democracia Cristiana. Sin embargo, se apartó de este partido por sus convicciones democráticas. La agrupación empezó a apoyar la dictadura de Juan Velasco Alvarado”, recordó.

Volvió al Congreso en 1980, cuando retorna la democracia con el segundo gobierno de Fernando Belaúnde Terry. “Tiene una larga trayectoria política en la que resalta su acendrada vocación por servir a la comunidad”, expresó.

EL GESTOR DE OBRAS PÚBLICAS

Asimismo, contó que Javier de Belaúnde Ruiz de Somocurcio fue un gestor de obras públicas. Dijo que impulsó muchos proyectos en la segunda mitad del siglo XX.

“El director de El Pueblo, Carlos Meneses Cornejo, dijo que no hay obra pública en Arequipa en la que no esté vinculado mi padre”, acotó.

El director de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa Mario Rommel y Javier de Belaúnde López de Romaña.

Como se recuerda, el cinco veces diputado por Arequipa, tuvo dos apodos: el león del sur y el diputado de las provincias.

LA PASIÓN POR LA HISTORIA

En 1985, el león del sur dejó la política. Desde entonces, se dedicó a su otra pasión, la historia.

“Mi padre vivió apasionado de la historia. No obstante, su actividad política le quitó más tiempo. En 1985 decidió no volver a postular al Congreso. Tenía cerca de 80 años y decidió trabajar en cosas que había postergado”, explicó.

Lo incentivó el historiador y amigo Jorge Basadre. Él le sugirió escribir sus experiencias políticas y así nace su libro “Político por vocación”.

No obstante, continuó su hijo, sentía un interés apasionante por la etapa de la Independencia. “Era un bolivariano intenso”, subrayó.

Además, el político que se convirtió en historiador, publicó Cartas inéditas. El libro condensa misivas que Francisco Javier de Luna Pizarro, uno de los fundadores de la República, escribió a uno de sus antepasados contándole su motivación por la causa libertadora.

Javier de Belaúnde Ruiz de Somocurcio murió el 24 de junio del 2013. Tenía 104 años.

NOTA RELACIONADA

Buscan promover investigación con concurso “Javier de Belaúnde”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *