Informe

Cuatro millones en el Atlético y miles en comilonas

Los millones que perdió la UNSA

Nuevos indicios del desfalco realizado en la universidad San Agustín por sus autoridades. Incluye la presunta falsificación de boletas para justificar comilonas y la retención irregular de viáticos. Además el hallazgo de las planillas del Atlético Universidad devela que la Unsa desembolsó cerca de 35 mil dólares mensuales durante tres años.

Dupla goleadora. Cornejo y Medina usaron universidad para solventar club privado.

Un nuevo hecho se suma a la investigación que sigue la Segunda Fiscalía Penal Corporativa en contra de Valdemar Medina Hoyos, rector de la Universidad Nacional de San Agustín (Unsa), por el delito de malversación de fondos.

Alberto Cáceres Huambo, docente de la facultad de Biología, reveló en marzo de 2009 que Medina Hoyos utilizó boletas falsas en la rendición de viáticos, que varios docentes debían conseguirle para sustentar viajes ficticios o para no devolver el dinero entregado por la Unsa, cuando no habían gastado el total del dinero (El Búho 365); El pasado lunes, el catedrático fue citado como testigo en la ampliación de la investigación contra Valdemar Medina. En su manifestación señaló que gran parte de la rendición de cuentas en los viáticos que se le ofrecieron al rector fueron sustentados con boletas falsas.

Las 83 falsas

Parte de las boletas que sustentan el comprobante de pago 004628, con el que Medina justificó los viáticos otorgados por un viaje de cinco días a Lima como coordinador de la Unsa, ante la Red de Difusión Cultural que promueve la Pontificia Universidad Católica del Perú, también sería falso.

El monto de los viáticos ascendió a mil 185 soles. Según Cáceres, por lo menos 250 soles fueron respaldados con boletas fraguadas. La primera boleta presuntamente falsificada es la del restaurante "El Manjar", por 130 soles, el 5 de agosto de 2006. Ésta figura a nombre de Valdemar Medina bajo el concepto de consumo. La segunda boleta por 120 soles corresponde al hostal "El parque" y también está a nombre de Medina Hoyos. Alberto Cáceres Huambo sabe que esas boletas son falsas porque él ayudó a llenarlas.

Otro expediente que presuntamente fue falsificado al momento de la rendición de viáticos es el comprobante de pago 004994, que contiene las boletas correspondientes del restaurant turístico Sr. Hans I y Sr. Hans II. La primera por 138 nuevos soles y la segunda por 332 nuevos soles.

El Búho, en su edición 419, señaló que los préstamos, encargos y viáticos entregados a Valdemar Medina suman más de un millón 100 mil soles. Monto que se le otorgó desde el año 2000 al 2009. Fueron 580 mil 437 mil 66 soles bajo la modalidad de encargos, 514 mil 462 soles por préstamos y 62 mil 22 soles en viáticos. En total son 62 expedientes correspondientes a los viáticos que le otorgaron al hoy rector de la Unsa. Se estima que de ellos por lo menos 83 boletas fueron clonadas. Esas son las que la fiscalía investigará. 

Denuncia falsificaciones. Alberto Cáceres Huambo.

El informe

Ciertamente la UNSA fue una caja chica que solventar comilonas, regalos y hasta el parqueo del vehículo del actual rector, Valdemar Medina Hoyos. Dinero que era entregado en modalidad de encargo sirvió para aplacar el "hambre voraz" del rector que, entre el 2001 al 2004, alcanza los 40 mil 892.25 soles gastados en restaurantes, chicharronerías, cevicherías y chocolaterías. Uno de los gastos más altos fue en la repostería Stella D’ Nataly, donde se pagó mil 500 soles, según consta en la boleta de venta de 6851 del año 2001. Según el informe de la Comisión de Fiscalización del Congreso, éste gasto corresponde a la estadía de los conferencistas del II Congreso Internacional de Ciencias Biológicas. Pero lo peor es que hay un rubro que fue declarado como gastos varios, sin ninguna otra explicación, pero que está lleno de gastos en restaurantes. En cada uno el gasto fluctúa entre montos que pueden llegar a los 200 soles. Un dato curioso fue el pago del estacionamiento del rector Medina Hoyos. El monto va desde los 30 a 80 soles.

En estas movidas de dinero, el propio rector se prestó 8 mil soles en agosto de 2001, para pagar un préstamo anterior de 3 mil soles que se hizo en julio. Esta última cantidad forma parte de los cobros indebidos que hizo. A ello hay que sumarle los mil 800 soles que se le otorgó por concepto de "imprevistos", un rubro que no existe en la gestión pública, y que gastó en un viaje a Italia; y los 3 mil 300 que usó para ir a Tacna y los 666.50 demás que cobró para ir a Camaná. En total 8 mil 877.50 soles.

La investigación parlamentaria concluye que hay indicios de dos delitos: Peculado y colusión, es decir la apropiación indebida del dinero perteneciente al erario por parte de las personas que se encargan de su control y en el otro caso es un pacto que acuerdan dos personas u organizaciones con el fin de perjudicar a un tercero.

Atlético desfalco

Con el Club Atlético Universidad, el actual rector de la Unsa, Valdemar Medina Hoyos y el ex rector Rolando Cornejo Cuervo hicieron una goleada al presupuesto de la Unsa mucho mayor de la que se pensaba. El informe de la comisión de fiscalización del Congreso que impulsó el congresista Pedro Santos arrojó que la Universidad San Agustín destinó irregularmente más de 740 mil 750 soles a favor de Valdemar Medina para solventar el Club Atlético (243 mil 460 fueron entregados en calidad de encargo y 497 mil 190 en préstamos) tan solo entre el 2003 y 2005. No obstante, las planillas del equipo indicarían que el monto real que desembolsó la Unsa a favor de ese club privado superaría el millón de dólares.

 

Planilla. Jugadores del Atlético pagados por UNSA con 39 mil dólares mensuales en 2004.

En planillas

La Contraloría de la República determinó que la Unsa en los años 2001 y 2002 gastó 658 mil soles en la remuneración de los jugadores del Atlético Universidad. Este club, como ya se dijo, era privado y fue solventado con dinero del Estado. Pero ese fue solo el comienzo. En diciembre del 2002 el club ascendió a la categoría profesional. A partir de ese momento su planilla creció ostensiblemente y claro, también fue sostenida con dinero de la universidad.

Con la información que registraba el portal de transparencia de la Unas, este semanario determinó que la universidad había desembolsado casi dos millones de soles entre el año 2004 y parte del 2005 en pagos al Atlético (El Búho 195). Sin embargo, en aquella oportunidad nos quedamos cortos.

El Búho tuvo acceso a las planillas de los jugadores del Atlético que arrojan nuevos cálculos del derroche. Por ejemplo, en 2004 la planilla de abril del Atlético Universidad fue de 32 mil 657 dólares y la de diciembre de ese año fue de 39 mil 589 dólares. Los montos fluctuaron entre los 35 mil dólares mensuales durante los tres años que el equipo de futbol fue profesional. En suma, la universidad habría gastado cerca de un millón 260 mil dólares, algo así como tres millones y medio de soles tan solo en el pago de planillas de jugadores durante los tres años. Si estos montos se suman con los años anteriores, lo desembolsado bordea los cuatro millones de soles.

El dinero que entregaba San Agustín al Atlético era en calidad de préstamo. Pero no existe ninguna evidencia real que la directiva del club devolviera la plata. Además, por ser un club privado supuestamente sin fines de lucro, Valdemar Medina y Rolando Cornejo tampoco rendían cuenta del ingreso por taquilla de los partidos.

Colusión

En diciembre de 2002 Valdemar Medina Hoyos solicitó al entonces rector Rolando Cornejo, 29 mil 500 soles con el argumento de sufragar los gastos de un viaje a Piura con estudiantes de la Facultad de Ciencias Biológicas y Agropecuarias. El viaje efectivamente se dio, pero los que viajaron no fueron estudiantes sino el plantel del Atlético Universidad para enfrentarse al Atlético Grau. Según el congresista Pedro Santos, éste hecho configura el delito de colusión ya que tanto Valdemar Medina como Rolando Cornejo, que era presidente del club, habrían concertado para engañar al Estado, haciendo que la universidad pagara los gastos de su club privado. A menos que Valdemar haya decidido engañar al entonces rector Cornejo Cuervo, algo que resulta improbable. La Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa venía investigando los presuntos delitos de malversación de fondos, en contra de las autoridades universitarias y se sabe que el despacho de Judy Rodriguez García, titular de la Fiscalía, ha decidido ampliar la investigación. (Unidad de Investigación)

 

Medina insaciable

Fractura. Hermanos Torreblanca y fujimorismo fracturado en Arequipa.

Ante las denuncias de mal manejo de los recursos que le fueron entregados, el rector Valdemar Medina ha mencionado como descargos que rindió cuentas del dinero que se le entregó por encargos y préstamos. Sin embargo, en muchos casos la manera como sustentó sus gastos resulta inverosímil. Una de estas rendiciones de cuentas imposibles sucedió en el año 2005.

Cuando Valdemar, entonces vicerrector académico, requirió mil soles para solventar sus gastos de viaje al VII Consejo de Ministros Descentralizado, presentó cinco boletas por consumo de alimentos, todas fechadas el 26 de agosto del 2005. Ese día Valdemar debió haber sido atacado por una voracidad inaudita ya que desayunó en el restaurant "Granja Majes" por un monto de 37.50 soles (boleta 005858), luego almorzó en el restauran "Sr. Hans" por un monto de 398.00 soles (boleta 004581).

Sin poder saciar su apetito, volvió a almorzar en el mismo restaurante por un monto de S/. 158.00 (boleta 008658). Todavía con hambre volvió a comer por un monto de 332.00 soles (boleta 004586) y para el repechaje cenó en "Granja Majes" por un monto de 77.00 soles (boleta 005861). En total, las boletas suman mil dos soles. Es decir no debió devolver nada de los mil soles, más bien la Unsa le salió debiendo dos soles. Así de increíble.