El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

| La columna

Lecciones de Lava Jato

avatar

Aterrizando el tema, tras la desbordante discusión que se ha generado a nivel nacional, la primera lección es que la tentación, viniendo de la formidable Odebrecht u otras gigantes, resultó irresistible para TODOS los que tomaban alguna decisión sobre los fondos públicos, con excepciones contadísimas.

De ese mal de males no estuvieron exentas las autoridades regionales, como puede verse con el cercano caso del cusqueño Acurio Tito. En especial, porque los gobiernos regionales han sido arcas abiertas y viva tentación, aún de los justos.  Algo que tenemos que tener muy presente, de aquí en adelante, si queremos salvar el proceso de la descentralización.

La segunda lección aprendida es que la Contraloría es un adorno inútil porque su raro sentido de la oportunidad ni siquiera es estético. Aunque su extraño dinamismo de hoy en día quiera negarlo, su función ha sido nula en los grandes procesos de corrupción a nivel nacional y regional. En Arequipa, su aparatosa y opaca oficina regional de la calle Peral, ciega como un topo, dejó pasar todas las irregularidades de las hoy denunciadas megaobras como el Puente Chilina, la carretera Arequipa La Joya, la Variante de Uchumayo, el INEN Sur, el balneario de Tingo, el palacio metropolitano de Bellas Artes, y el Plan de Desarrollo Metropolitano (PDM), por mencionar solo las más notorias.

En un reciente encuentro con periodistas latinoamericanos que investigan el megacaso Lava Jato en sus respectivos países, se concluyó que el modus operandi de las empresas brasileñas y su incursión en otros países, obedecía un patrón común a todos los casos de corrupción: sobornos a funcionarios de primer y segundo nivel, consorcios y postulaciones arregladas previamente, multiplicación de los costos originales mediante adendas, escasa o nula supervisión de la calidad, y la intervención de lobistas y publicistas, encargados de la “sensibilización” de las poblaciones afectadas, sobre la importancia de las obras truchas y la imperiosa necesidad de dichas inversiones.

Es ahí cuando recordé cómo se quiso imponer en Arequipa un monorriel brasileño, en sustitución del sistema de buses articulados. Empresarios locales actuando como lobistas, una débil autoridad municipal que no hizo respetar sus fueros y un ejército de troles que invadieron las redes para insultar a expertos y medios que nos opusimos al malhadado proyecto. Cuando el escándalo estalló en Brasil y Queiroz Galvao se reveló como una más de las empresas corruptoras en busca de fondos públicos, los lobistas y los troles callaron, hasta ahora.

Lo común en estos casos de corrupción es la falta de transparencia en las decisiones sobre obras y fondos públicos, la existencia de un coro de defensores de las grandes empresas, en los medios, y nivel empresarial, la complicidad de muchos, las dádivas a políticos y dirigentes, la existencia de todo un andamiaje que facilita el latrocinio del cual se beneficiarán todos sus defensores.

Y es entonces cuando encontré similitudes en el modus operandi de las constructoras brasileñas con otras grandes empresas como Cerro Verde, en Arequipa: cooptando dirigentes y medios de comunicación, autoridades y opinólogos, que por años la acompañaron en su autoritarismo y soberbia, solo para enterarnos luego que eluden sistemáticamente el pago de impuestos y que le han sustraído a Arequipa miles de millones de dólares con la complicidad de algunos arequipeños, que la historia juzgará más adelante.

Por ahora, lo que tenemos que hacer es exigir más transparencia, como ha ocurrido con el caso del aeropuerto de Chincheros, donde se ha conseguido tumbar un negocio millonario, del cual aún no sabemos quiénes eran los beneficiarios ocultos. Y sobre el cual, tarde como siempre, la Contraloría intenta ganarse puntos, como general después de la batalla.

La única contraloría confiable, hoy por hoy, es la propia ciudadanía. Estemos vigilantes.

 

 

 

Comentarios de Facebook
avatar

Un año con pocas luces y muchas sombras ¿La historia los absolverá?

Por:  Santiago Mariani El presidente Kucksynki ha realizado, en dos extensas entrevistas concedidas a El Comercio y La República, una suerte de balance de su primer año de gobierno de cara al discurso...
avatar

La tierra es plana, el fujimorismo y otras mentiras

Un amigo vino con la noticia: los tierraplanistas están cada vez más organizados y se andan reproduciendo a través de foros de internet, de redes sociales, cada vez convenciendo a más gente de...
avatar

¿Reactivación de la economía o de las protestas?

Luego del encuentro de PPK con la lideresa de fuerza popular, han salido cifras y encuestas que tratan de mostrar una recuperación económica. Lamentablemente, los datos agregados recogen cifras extraordinarias por dos jornadas...
avatar

Fiestas apátridas

La construcción de conceptos como patria o nación tiene entre sus componentes un elemento tan importante como difuso: la identidad. A lo largo de nuestra historia hemos sufrido de extremo a extremo la...
avatar

Haroldo Higa: para ser artista hay que tener coraje

El escultor peruano Haroldo Higa, presenta una selección de sus obras más resaltantes entre el 2001 al 2015, en Arequipa. Su trabajo ha estado marcado por reflexiones y cambios en el modo de...
avatar

“Congreso PAP”: otra farsa, otra traición

Por: Luis Alberto Salgado Por lo ocurrido en esa farsa de congreso PAP, evento espurio y por tal, sin representatividad, ni legalidad, ni honestidad, es que, por ejemplo, las familias apristas de Casagrande,...
avatar

FMI y el pacto económico PPK – Fuerza Popular

El mandato del FMI En reciente informe sobre la situación económica peruana, el FMI proyecta una tasa de crecimiento del PBI de no mayor al 2.7% para el 2017, condicionada a que se...
avatar

Electores rurales y reelección de alcaldes

Al margen del moribundo debate sobre la reforma electoral, toma fuerza la propuesta de revertir la reforma constitucional del 2015 que prohibió la reelección inmediata de los alcaldes. Gracias a que la Constitución...
avatar

Se sufre pero se sufre

Su nombre es Rosa. Tiene 20 años, es soltera y vive sola. Trabaja en una tienda de venta de artículos para celulares. Abre la tienda a las nueve de la mañana y cierra...
Anteriores