El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Gárgola sin pedestal

Un país recontra alineado

En el último año del primer gobierno aprista la economía peruana era un laboratorio académico abierto al público: largas colas en los bancos, mutuales y cooperativas; no porque estas entidades estuvieran en quiebra y la gente anduviera desesperada por recuperar sus ahorros; no; era una

Los Emprendedores

“La vida nos engaña mucho; pero un día nos hace ver las cosas como son”, dice una vieja copla; no se refiere al acto sobrenatural donde los misterios, —súbitamente—,  se exponen a la luz de una revelación mística. No. Se refiere a lo que siempre

En onda retro

  El país, —cansado de tanto creer que crece y de que el crecimiento es el único instrumento capaz de mantener a los forrados, bien forrados; y al mismo tiempo forrar de ilusión a los que no tienen abrigo económico con qué guarecerse— se ha

La ruleta inglesa

  Los pueblos cuya historia se pierde en los vericuetos del anonimato, el expolio, el mal hado y la traición, nunca pueden darse el lujo de asomarse a los abismos de la incertidumbre; y entonces elucubrar sobre si luego de saltar al vacío todo lo

Perú, elecciones y la DEA

  48 horas antes del 5 de abril pasado, la derecha peruana se salvó de tener que definir una segunda vuelta electoral entre la chavista/comunista, Verónica Mendoza; y Keiko Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori, quien actualmente purga una condena de 25 años por

opinión alejandro lira

El Final

Existe un nombre para nombrar el lugar donde las aguas de un río se bifurcan en distintos afluentes: Parteaguas. Pero no hay sustantivo para nombrar el momento en que las aguas se acaban de golpe y porrazo. Claro, los ríos no se acaban del todo,

arzobispo Javier del Río

El Gran Ganador

Acaso no habrá conocido uno, gente que se pone cosas raras en la cabeza: sin ir muy lejos, mi padre, que se vestía de levita negra, y se enfundaba en la cabeza un tricornio de plumas negras para asistir a las ceremonias oficiales, junto al

Alejandro Lira

Otorongo mata otorongo

Uno daba por cierta que la más importante y única función del Congreso peruano era hacer desaparecer anualmente 500 millones de soles de los fondos del erario público, bajo la modalidad de diversos rubros: llámese gastos de mantenimiento del local, servicios varios; y, principalmente, el