El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Columnas

Nueva Ley Universitaria: reformando deformidades

Las cifras son más que elocuentes. En 1960 había 9 universidades con una población universitaria de poco más de 30,000 estudiantes, equivalente al 0,3% de la población nacional. En 1990, más de 51 universidades ofrecían sus servicios a una población universitaria de 360,000 estudiantes, equivalente

No dejarlo pasar (ni entrar, ni salir)

Recientemente se presentó en Lima un libro sobre la corrupción en el Perú, que debiera ser texto de lectura obligatoria en los colegios secundarios y universidades, motivo de ensayos, exposiciones, concursos y punto de partida para una nueva generación de ciudadanos y un renovado acuerdo

Religión y Medio Ambiente: una nueva alianza

  Ad portas de celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente 2013, traigo a colación un espinoso tema que pretende reunir a dos grandes de la historia de la humanidad, como son la religión y el medio ambiente. Valgan verdades, muy pocos se han atrevido

Un barco a la deriva: oh, triste realidad

  Como un barco a la deriva.  Es así como veo a mi ciudad tras una breve estancia por otros lares; estancia que, como otras anteriores, no me permite mirar a Arequipa con los mismos ojos de siempre. Ya me ocurrió antes, cada vez que

Chiquitas

BORRACHITOS    DE PODER A los los Heredia-Humala   no les interesa ni la democracia, ni la antidemocracia, ni la verdadera, ni la falsa, ni la incipente, ni la frágil, ni la firme ni la bamba. Solo toman decisiones por reacción, por presión pública, o la mais

Lluvias y más

Últimamente ha habido un alud de acontecimientos consecutivos, que no han dejado mucho lugar para la reflexión y el análisis.  El sistema, o el modelo, como les place llamar a muchos a esa ilusión de consumismo desbocado, nos están conduciendo a visualizar las situaciones con

Recuperar la ciudad

A estas alturas hasta nos parece normal vivir entre el insulto, el empujón y la basura; pero lo real es que existen en el mundo muchas otras ciudades que, con menos recursos financieros y humanos, han conseguido llevar su vida colectiva con “decencia”, en la