Magra valla

La columna Mabel Cáceres Calderón

En el año 2006, Arequipa votó masivamente por Ollanta Humala en primera vuelta y, como consecuencia, el arrastre del voto presidencial terminó instalando en tres de cinco curules a igual número de nacionalistas, hasta entonces completamente desconocidos. Así es como aparecieron en la vida política nacional el Romano Álvaro Gutiérrez y la Robaluz Rocío Gonzales, para desgracia de todos los peruanos.

De lo que se trata ahora es de evitarle al país, y a la región en particular, el bochorno de semejante espectáculo: los nuevos representantes en el Legislativo difícilmente serán peores que los actuales, pero para nuestro electorado nada es imposible.

Atendiendo a ese factor decisivo que es el arrastre de la votación presidencial, es casi seguro que Perú Posible (PP), el partido de Alejandro Toledo, coloque por lo menos dos representantes, el fujimorismo uno, Solidaridad Nacional uno y el nacionalismo uno; un sexto provendría del APRA o de la Alianza para el Gran Cambio, si logran pasar la valla electoral.

También por inercia, generalmente son favorecidos los que llevan el número 1 en la lista.

¿Quiénes serían? Para bien o para mal, son todas figuras reconocibles del paisaje político local. Por el partido de la chakana postula con el número 1 el ex congresista y actual secretario nacional de PP Gilberto Díaz, cuya recordación no está exenta de acusaciones de favoritismo partidario. En esa misma lista va el abogado Marco Falconí Picardo, una suerte de decano de las postulaciones a cargos de elección popular que no parece oír el no que sin mucha sutileza le viene repitiendo la población electoral en los últimos cinco comicios. Esta vez, ¿ganará por cansancio?

En el caso del fujimorismo, parece más cerca del Congreso el postulante que lleva como signo el número 1. Se trata de un amigo cercano de Keiko Fujimori, Guido Luccioni Struque, quien no radica en Arequipa hace mucho y, a juzgar por su ausencia, está muy lejos de la problemática local.

En Solidaridad Nacional lleva el número 1 Maribel Ramírez, cuyo único mérito conocido hasta ahora es ser hija del rector de la Universidad Alas Peruanas, Leoncio Ramírez, razón por la que también es vicerrectora de la sede local de esa universidad. Aún ni se le conoce la voz, por su ausencia en los medios. Es dudoso, entonces, que conozca mejor la realidad local.

Aunque mucho mejor plantada, aparece como número uno del nacionalismo, otra desconocida. Ana María Solórzano, es una abogada a quien atribuyen su privilegiada ubicación, al hecho de haber aportado una buena cantidad para la campaña. En todo caso, recién se está dando a conocer.

Así, queda en evidencia, que la confección de las listas, no es uno de los pocos méritos de las organizaciones políticas. Pero no todo está perdido. El electorado aún puede optar, a pesar de lo que digan las encuestas. Esperemos que no se reedite la historia del 2006.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Una respuesta a “Magra valla”

  1. Avatar Antonio Abarca dice:

    Seria prudente conocer con detalle tambien los demas numeros de las listas,no lo creen…hay que dar a conocer quienes se presentan,aunque esta es labor de los mismos postulantes,saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE