De cómo hacer inútil la literatura

Crónica

Escolares. Currícula escolar ha soslayado la literatura y acartonado su enseñanza.

Un día, cuando estaba en segundo de primaria, nuestra profesora, una señorita muy amable que vestía de negro y que pesaba seguramente más de cien kilos, nos entregó a cada alumno el primer libro de literatura que recuerdo: El principito. La lectura en aquel entonces, recuerdo, fue un acto divertido; quizá por las ilustraciones de Antoine de Saint-Exupery, o quizá simplemente —y creo que esto es lo verdadero— porque no tuvimos la conciencia de que se trataba de una obligación, sino más bien de algo netamente entretenido y placentero, una suerte de adelanto del recreo.

Mucho tiempo después, cuando cursaba sexto de primaria, apareció un loco enjuto que arrastraba algunos tics y que me hizo vivir con pasión un fragmento de El Quijote. Solo fue un capítulo, pero fue suficiente para regresar a casa y buscar más.
Ahora puedo decir que esos fueron los únicos esfuerzos que tuvieron mis profesores de colegio para hacerme amar la literatura. Lo anterior y lo siguiente fue una larga cadena de desencantos, un sendero hecho exclusivamente para aplacar cualquier intento por zafarse de ese yugo imposible que es la actividad del pedagogo.

Obviamente no me percaté de ello hasta mucho tiempo después de egresar del colegio parroquial en el cual mis padres habían decidido educarme. Lo supe cada vez que alguien me decía que la literatura le aburría; incluso hubo quien se atrevió a decirme que leer era más pesado que un problema de física o matemática. No tengo nada contra la física y la matemática, pero esas sí son labores duras, disciplinas tan acartonadas y exactas como los profesores que las inculcan.
La lectura, en cambio, es un acto libre que recrea, que abre las puertas de otros mundos y que nos invita a conocer, explorar e imaginar otras maneras de vivir e interactuar con los otros. Es un acto que además de divertir, humaniza, porque plantea un infinito de posibilidades en los cuales podemos reconocernos y a partir de ello aprender a coexistir con mayor facilidad. Pequeña cosa que al parecer la currícula colegial y sus maestros no entienden.

Recordemos. En nuestros libros de texto de literatura, luego de, por ejemplo, la lectura de un cuento de Alan Poe o un poema de Abraham Valdelomar, venía la aburrida tarea de resumir, analizar, criticar, valorizar, reconocer, hacer mapas de ideas, conceptualizar, realizar un trabajo grupal y mil barbaridades más. Cosas que no hacían —y hacen— sino aburrirnos, ponernos tensos ante un texto, no dejarnos ser libres en nuestra lectura, que a esa edad y a ese nivel, es puramente recreativa. Así se llega a odiar la literatura como Ozzy Osbourne odia la navidad.

Ya lo dijo Hugo Neyra, ex director de la Biblioteca Nacional y catedrático en Francia, la lectura no tiene por qué ser una obligación. Entonces el único verbo infinitivo que se debería utilizar es DISFRUTAR. Esa idea la comparte también Javier Arévalo, escritor y promotor del plan lector. Para él la escuela debe ser “un lugar donde los chicos vayan a jugar a descubrir el mundo, a cantar, a actuar, a experimentar, a debatir, a matarse de risa…”

Pero claro, la culpa no es exclusiva de los profesores, una gran tajada se la lleva la enseñanza en la misma universidad. Ya dije que es inútil intentar hacer que los estudiantes de primaria o secundaria hagan las actividades que luego de una lectura se plantean. Ese es un ejercicio que implica conocimientos de teorías literarias como semiótica, pragmática y hasta narratología, herramientas que sirven para analizar un texto literario, no para promover su lectura. No digo que no se pueda ni se deba, lo que digo es que el punto central es otro. Todo eso de teorías está bien para especialistas, para críticos, incluso para profesores, pero, en la medida que apunta Tzvetan Todorov, que en ningún caso el estudio de esos medios de acceso sustituya al sentido, que es el fin.

Volviendo a la universidad, una vez ingresado reafirmé que mi pasión era la literatura en cualquiera de sus formas, pero reafirmé también que no siempre hay apasionados como uno, que algunos cursos y catedráticos son la madre del cordero de la deserción del libro, la lectura y la creación. Hasta hace poco me vi obligado a realizar las tareas más inverosímiles para una carrera profesional de literatura. Todo el bagaje teórico acumulado tras sendos años de lecturas de especialidad ridiculizados en absurdos cursos de fin de carrera.

Allí reafirme una cosa más, que para amar la literatura, es decir, leer un poema de Eielson, Hughes o Pavesse o internarme en las novelas de Edmundo de los Ríos, Vila-Matas o Ian McEwan y sentir verdadera pasión, no es necesario nada, salvo la propia lectura y la entrega total. En fin, comprendí que tanto nuestras escuelas primarias secundarias e incluso la misma universidad hacen de la literatura un acto verdaderamente inútil y que no hay nada mejor como desertar (Arthur Zeballos).

Ya lo dijo Hugo Neyra, ex director de la Biblioteca Nacional y catedrático en Francia, la lectura no tiene porqué ser una obligación. El único verbo infinitivo que se debería utilizar es disfrutar”.

También puedes ver

No se encontraron resultados

4 respuestas a “De cómo hacer inútil la literatura”

  1. Ilem José dice:

    Este señor habla de “sendos años de lectura” cuando a las justas se nota que ha leido El principito y un capítulo de El Quijote. ¿Acaso Edmundo de los Ríos tiene “varias” novelas?, y encima ha leído a Vila-Matas? Sospechoso, debe terminar primero la Universidad y repasar su Coquito….

  2. Javier Arévalo dice:

    Siempre hay una confusión respecto a lo que yo hago como promotor de lectura. Mi trabajo como gestor cultural desde ReCreo es crear condiciones sociales favorables para que los niños en especial, y los ciudadanos en general, accedan al libro y la lectura. La literatura es algo a lo que arriba un lector, un lector es alguien que ha tenido prácticas lectoras que lo han amistado con el acto de leer. Para que esto ocurra debe haber acceso al libro y acceso a un lector. Las practicas lectoras continuas desarrollan las capacidades intelectuales de un niño para acceder a lecturas mas complejas, literatura, psicoanálisis, historia o física cuántica. El placer de leer promueve hábito lector, el hábito lector impacta en el el desarrollo de capacidades intelectuales. Quien tiene habilidades y destrezas intelectuales no sufre jamás cuando lee, al contrario, toda dificultad se convierte en un reto y el placer intelectual es propio de las mentes brillantes que se extasian frente a una ecuación maravillosa, a un soneto inextricable para el resto o ante la teoría de la indeterninación. Solo puedes gozar de una piscina si sabes nadar, nadar es algo que nadie te enseña estrictamente, porque es una capacidad que se desarrolla cuando te lanzas al agua y haces lo correcto. Mi trabajo no es promover la literatura, mi trabajo impacta en el acceso de los niños a la literatura. Leer no solo es leer a Vallejo, pero para gozar  a Vallejo tienes que haber leído antes aunque doscientos condoritos. Felizmente la animación lectora no está en manos de los profesores de literatura. Siempre está en manos de otra gente, en este país la gente lee a pesar de los literatos.

  3. Cheuk Tai dice:

    El redactor no sabe escribir: 1) “recuerdo: El principito”. La palabra Pricipito va con mayúscula, por ser un apelativo. 2) “aplacar cualquier intento por zafarse de ese yugo”, la preposición “por” no es pertinente, los correcto es “intento DE”. 3) Las palabras Física, Matemática, Literatura, Semiótica, Pragmática y Narratología, cuando se refieren a materias o saberes llevan mayúsculas. 4) “un infinito de posibilidades en los cuales podemos…”. El artículo LOS es para másculino, lo correcto es “las posibilidades”, este error proviene del castellano andino. 5) Navidad es el nombre propio de una festividad y lleva mayúscula. 6) “Volviendo a la universidad, una vez ingresado reafirmé que mi pasión era la literatura…”. El redactor no se reconoce como una persona por eso fue “ingresado” en la universidad, como se ingresan los objetos, los datos o los errores (quizá la ultima opción sea la correcta). Si el redactor fuera una persona diría: “una vez que ingresé”. 7) Cuando habla de “universidad”, suponemos que se refiere a la UNSA, por tanto, debe llevar mayúscula por ser una institución, lo mismo con Carrera Profesional de Literatura. 8) El redactor no ha revisado el diccionario y escribe: “acumulado tras sendos años de lectura” pues no sabe que el adjetivo distributivo “sendos” significa “una para cada cual”. 9) El redactor no sabe que las palabras agudas se tildan y dice: “Allí reafirme una cosa más”. Lo correcto es: REAFIRMÉ. EN CONCLUSIÓN: en una artículo de unos pocos párrafos, el redactor ha cometido 15 errores lingüísticos. Con esa pobreza de escritura, se atreve ironicamente a criticar la currícula de los colegios, a los profesores, a decir irrespetuosamente que “ama la literatura”, a ponerse como un ejemplo de buen lector y, aún más grave, a escribir en una sección cultural. Señores del Búho sus artículistas suelen caracterizarse por el refinado uso de la lengua, ¿qué pasó?

  4. yo dice:

    Pronto saldrá la novela inedita de Edmundo de los Rios editada por una buena editorial arequipeña. Vila-Matas, si, es mi amigo. Algún día yo lo editaré! XD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE