El apocalipsis para Majes I

Artículos Titulares Avatar
Majes I

Damnificados. Teresa Román observa partes de su terreno que se desmoronaron. Ya perdió 150 metros de su parcela.

Teresa Román identifica octubre del 2005 como el inicio de sus desgracias. En ese año su madre murió y los derrumbes de su terreno en San Juan del Alto empezaron a hacerse más que evidentes. Porciones de su propiedad se desprendieron y rodaron hasta el valle de San Juan de Siguas, este último, ubicado por debajo del proyecto Majes.

En el aire. Grietas no dejan de aparecer en 20 años llegarían hasta la planta de Leche Gloria.

Hoy, poco más de cinco años después de los derrumbes, el borde de la ladera ha avanzado 150 metros carcomiendo el terreno de Teresa Román. Ella, su esposo Mario Zegarra y sus cinco hijos, aún permanecen en su terreno. En la vecindad estaba la antigua sub estación eléctrica de Seal y la familia Butrón, que ya fueron reubicados. Pero la familia Zegarra Román se resiste a irse porque no están de acuerdo con las condiciones de la reubicación. Mientras tanto, los deslizamientos de terreno amenazan con llegar al canal madre que reparte agua a los sectores del Alto, Pampa Baja y la sección D, en la primera etapa del proyecto Majes. Eso comprometería a cerca de 5 mil hectáreas. No obstante, ese no es el único riesgo que amenaza la primera etapa de este proyecto que costó más de mil millones de dólares.

Los riesgos
Aunque los derrumbes se hicieron evidentes recién en 2005, el fenómeno se remonta a 1996, cuando afloraron las primeras filtraciones. Tres años después, en 1999, se registraron los primeros deslizamientos. Luego, en el primer quinquenio del 2000, las grietas y desprendimiento de terrenos se aceleraron.

Todos los estudios realizados por Autodema, Leche Gloria y la Universidad San Agustín concuerdan en que hay zonas que evidencian una alta peligrosidad. En primer lugar, seis parcelas cercanas a la ladera que podrían derrumbarse íntegras. Les sigue el canal madre que, de colapsar, dejaría sin agua 3 mil 247 hectáreas de la sección D y mil 289 has. de Pampa Baja. Lo mismo sucedería con la tubería matriz, y la carretera Panamericana. El colapso de esta última dejaría incomunicada a Arequipa.

Ciertamente ninguno de los estudios se anima a poner una fecha en la que podría suceder el colapso. El ingeniero geólogo Roberto Kosaka Masuno explica que son muchos elementos los que podrían adelantar o retrasar el colapso de la zona de riesgo. No obstante, indica, en base a las evidencias, los deslizamientos se han sucedido a razón de 30 metros por año. Si siguiera este patrón, en los próximos cinco años un tramo del canal madre sería destruido por los derrumbes. En 10 años llegaría a la carretera Panamericana y en 20 años destruiría la planta de Leche Gloria y los terrenos vecinos. Pero esto podría verse acelerado por eventuales movimientos sísmicos. Además teóricamente los deslizamientos podrían detenerse cuando se forme un talud de 45 grados. Pero Kosaka Masuno identifica además otros riesgos.

Hundida o inundada
Según Kosaka, además del deslizamiento, existe la posibilidad de que una parte del proyecto se hunda. Y es que el agua acumulada bajo las Pampas de Majes podría haber diluido las formaciones salobres del terreno dejando espacios vacíos que ahora son ocupados solo por agua. Si disminuye el agua acumulada los terrenos se hundirían. El fenómeno es conocido como subsidencia.
Existe un riesgo más. Alfredo Llaja, ex sub gerente de promoción y uso eficiente de recursos hídricos de Autodema, explica que los deslizamientos de tierra en el Alto Siguas han ido acortando la garganta del Valle de Siguas lo que puede derivar en un embalsamiento de mayores proporciones que podría inundar los terrenos de la pampa. El 11 de diciembre del 2004 se desprendió una parte del farallón de la ladera derecha del valle y originó un represamiento temporal del río Siguas, que llegó a acumular 397 mil 230 metros cúbicos de agua. En junio de 2005 volvió a suceder, embalsándose 500 mil metros cúbicos de agua. Nuevos deslizamientos de mayores magnitudes podrían ocasionar un escenario de represamiento e inundaciones más graves, ya no solo para el Valle de siguas, sino también para las Pampas de Majes.

Paleativos

Personal de Autodema manifestó que en las próximas semanas la Autoridad empezaría la construcción de un canal alternativo. Este demandaría una inversión de un millón 400 mil nuevos soles. Además construirían un nuevo canal madre. Pero el nuevo trazo aún está en evaluación.

También han empezado la negociación con los colonos para reubicarlos en la sección E del proyecto. Pero no todos están de acuerdo con los términos. Mario Zegarra, propietario de la parcela 233 en San Juan del Alto, es un ejemplo de ese desacuerdo. Según dice, Autodema no reconoce los 30 años de inversiones que ha realizado en su parcela y les entregará un terreno vacío, apenas con una toma de agua. Algo que asegura no es justo ya que él no puede ser responsable por los errores o las falencias que pudo haber tenido el proyecto cuando lo ejecutaron.

Mario Zegarra está convencido que las filtraciones y derrumbes no son responsabilidad solo de los agricultores y del exceso de riego. Zegarra está convencido que parte de este problema tiene que ver con fallas en el canal.

Lo certero es que, a pesar de este problema, los agricultores en su gran mayoría aún no han reducido su consumo de agua. En promedio utilizan 0.73 metros cúbicos por hectárea al día.

Según la página web de Autodema, esta semana, en promedio, han entregado 13 mil 500 litros por segundo al proyecto. Para Alfredo Llaja lo óptimo sería que se redujera a 10 u 11 mil litros. No obstante, es consciente que existe un fuerte rechazo por parte de los agricultores para consumir menos agua. A pesar que está demostrado que regar más no es sinónimo de mejor producción ya que el exceso de este recurso lava los nutrientes que alimentan a las plantas.

Más estudios

Para el geólogo Roberto Kosaka, es necesario emprender nuevos estudios, pero de todo el proyecto Majes y no solo de la zona que se ha visto comprometida con los derrumbes. Kosaka argumenta que hasta el momento no se sabe cómo va a comportarse toda la masa de agua filtrada ni los nuevos lugares por donde aflorará. Algo que podría ayudar a descartar fenómenos como la subsidencia de los terrenos de la pampa y la salobridad en otros valles.

Ante esta situación queda una pregunta en el aire. El estudio ambiental de la segunda etapa de Majes ¿habrá tomado en cuenta la lección de la primera etapa?

En los próximos cinco años un tramo del canal madre sería destruido por los derrumbes.En 10 años llegaría a la carretera Panamericana y en 20 años destruiría la planta de Leche Gloria y los terrenos vecinos.

Cómo se formó el problema
La primera etapa del proyecto Majes no tuvo estudio de impacto ambiental. Por lo que nunca se supo con exactitud cómo impactaría el agua de riego. Desde que en 1982 se adjudicaron las primeras 3 mil hectáreas de la sección “A” de la Pampa de Majes los colonos sometieron a sus terrenos a un intenso lavado para diluir las sustancias salobres que existían en sus campos. Además utilizaron más agua de la establecida. No respetaron el módulo de riego de 0.57 metros cúbicos por hectárea al día (m3/ha/día) llegando a utilizar más de 0.97 m3/ha/día. La consecuencia fue la saturación de agua de los estratos inferiores y la inestabilidad de los taludes de la margen derecha del valle de Siguas. Se estima que desde 1983 anualmente se ha infiltrado 170 millones de metros cúbicos (MMC) por año. Que durante estos años habría acumulado cuatro mil millones de metros cúbicos de agua.

4 respuestas a “El apocalipsis para Majes I”

  1. Avatar marcelino dice:

    Es hora de trabajar

  2. Avatar Jacinto Encinas dice:

    Felicitaciones Mabel por este nuevo formato del blog que se convierte en un verdadero periodico y más felicitaciones por la apertura democrática.

    Sobre el artículo, creo que la sociedad civil debe conformar un Comité ad-hoc con los colegios profesionales, con organizaciones agrarias, etc. para que hagan el seguimiento más cercano y más profesional del proyecto y del problema. Tenemos que reforzar la democracia y la transparencia de toda la actividad pública y como tu sabes, se están levantando las últimas joyas del Perú a costa sólo de pequeños impuestos y grandes coimas. Por lo mismo, todos los administradores promueven obras y obras. No importa si hay estudios, si lo hacen ingenieros u otros, etc., lo que importa es cuanta plata hay, de que están hablando para los bolsillos de ellos (?).

  3. Avatar jimmy dice:

    no se plviden de pueblo de alto siguas, muchas familias viven ahi y trabajan ahi y es su unica fuente de ingreso, tambien debemos de pensar dond se reubicara todo este pueblo tan importante en los comiensos del proyecto majes. y gracias por este espacio

  4. Avatar luis alberto dice:

    me perece bien informarnos, pero me gustaria seber mas del tama

Deja un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE