El primer hijo de Los Monkiss

Música

Rock-cumbia. Es el estilo de Los Monkiss.

La primera vez que los escuchas crees que ya bebiste demasiado. Te pican al toque, te meten de todo y terminas haciendo el ridículo en mancha. Pocas veces un grupo logra una química tan buena con el público como Los Monkiss. Sin respeto por lo establecido o lo esperado de la clásica banda de fotografía, estos tipos salen a romperle la cara al aburrimiento.

Bueno, Bonito y Barato
Así como se piden las cosas en el Perú, han llamado Los Monkiss a su primer disco luego de cuatro años en el escenario. Tomando las viejas canciones, que siempre suenan a hoy. Con arreglos que lleva un juego constante de riffs, pueden sacar bajo la manga desde una cumbia a un Michael Jackson, Guns N´Roses o Aerosmith. Jugando con las letras y cambiándolas, con buen humor y a su antojo. Llevándote de un lado a otro con vertiginosa fugacidad por los callejones de tu infancia en los que veías a tus viejos bailar, a los de tu adolescencia rockera y a los que trae este tiempo de cumbieros que ahora evitas o visitas. Sin darte cuenta quedaste amarrado por algún lado y te dejas llevar saltando como borrego y cantando a gritos los famosos coritos.

“Eres mentirosa”, “El Venao”, “Cariñito”, “Boquita Colora”, “El Aguajal” y un pegajoso tema propio: “Muévete”, con todos los excesos posibles de la banda, más allá de su propia impronta. Un disco fuera de los límites que, como estilo, le pusieron rock-cumbia. Una producción musical de primera a cargo de Gelvert Bardales y Renato Flores. Grabaron y masterizaron el disco en Alive Studio y enviaron el multicopiado a Colombia. A poco más de un mes de su presentación el disco ha llegado a agotarse en algunas vitrinas.

En el escenario un bajista salpicado de tatuajes (El Perro), un guitarrista metalero (El Kabu), un chibolo percusionista de pelo rosa (Diegrillo), un cantante payaso (Rockberto) y un baterista de garra (Chachi Cabana). Una banda impredecible de personalidad arrolladora que le saca la lengua a todos los que creían que hacer una carrera de músico en el país, y peor en Arequipa, era una locura. Y sí, son unos locos. (Veronica Arze R.)

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE