Quellaveco sobre la mesa

Regionales

Rechazo. Un sector de la población no acepta el dialogo, sólo el retiro de la minera.

El presidente de la Junta de Usuarios de Torata, Manuel Juárez Quispe asegura que la población del distrito está molesta. El Gobierno Regional no ha considerado una mayor participación de las organizaciones agrarias y sociales del distrito, a pesar que en Torata se ejecutará el proyecto Quellaveco y será nuestra microcuenca la afectada, señaló.

El dirigente junto a un grupo de 400 agricultores y pobladores llegaron a Moquegua el último viernes para expresar su molestar y proponer cambios de actitud en la autoridad regional. No están de acuerdo con una mesa de diálogo que “resuelva los problemas de uso de agua de la empresa minera”. Lo que piden es que se instale una comisión técnica que determine si el proyecto cuprífero es viable o no; y que el proceso sea dirigido por el municipio distrital.

El vicepresidente regional Tomás Portilla y el gerente general Hugo Espinoza Palza se encargaron de calmar el ánimo de los marchantes. El presidente Martín Vizcarra fue el ausente. A esas horas sostenía otras reuniones de trabajo en la sede del Colegio de Ingenieros.

Los dos funcionarios escucharon y tomaron nota de los reclamos y propuestas. La preocupación principal es el impacto negativo en el recurso hídrico y la contaminación que acarrearía el proyecto minero al desviar el río Asana para dar paso a la explotación de su mina a tajo abierto.

Si en la mesa de diálogo se concluye que el proyecto es perjudicial, entonces no se le dará luz verde, precisa Hugo Espinoza. Pero los delegados del distrito no confían en el proceso, principalmente por el proyecto de reglamento que preparó el Gobierno Regional. Es que según el documento, entre los objetivos de la mesa de diálogo figuran “generar alternativas de solución para el abastecimiento y uso óptimo de recurso hídrico en el ámbito del proyecto, identificación y tratamiento de impactos ambientales y política de compensación”. Para el presidente del Frente de Defensa, Alex Sosa, estos objetivos revelan la intención de facilitar la actividad de Quellaveco.

Desde mediados de febrero, el Gobierno Regional alcanzó a las 22 entidades convocadas al proceso de diálogo, la propuesta de reglamento. La mayoría alcanzó –hasta fines de febrero- recomendaciones y observaciones. Éstas serán consolidadas y enviadas hasta este miércoles a las entidades convocadas a la mesa.

Una vez que se instale la mesa de diálogo, el Pleno decidirá la aprobación del documento definitivo que regirá el proceso. “El reglamento es perfectible, se puede modificar a partir de los aportes y observaciones, no buscamos favorecer a la empresa minera sino tener un diálogo alturado, analizar el tema y tomar decisiones”, replica el vicepresidente regional.
La reunión del viernes terminó sin actas ni acuerdos. Este lunes 7, el presidente regional Martín Vizcarra se reunirá con 10 delegados de organizaciones sociales y agrarias, de Moquegua y Torata, para evaluar sus reclamos y considerar alguna modificación en el desarrollo de la mesa de diálogo.

MESA Y DESERTORES

Pero la instalación de la también denominada mesa de concertación no se postergará por más tiempo. El periodo estimado para asentar la mesa es entre el 10 y 14 del presente mes. El gerente general del Gobierno Regional y presidente de la Comisión Preparatoria, Hugo Espinoza Palza asegura que la mayoría de entidades convocadas han acreditado a sus delegados y no habría razón para aplazar más el inicio del proceso.

De 22 instituciones, 18 ya habrían dicho sí a su participación. El Frente de Defensa y la Junta de Usuarios de Moquegua, descartaron asistir, pues en su opinión no hay equilibrio en la participación de las organizaciones sociales convocadas, ni garantía de imparcialidad en el tratamiento del tema. En opinión de ambos, la gestión de Vizcarra sólo quiere allanar el camino para que Quellaveco inicie operaciones.

Semanas atrás, el presidente regional señaló que se reemplazaría a los ausentes por otras entidades que piden su inclusión en el proceso.

Además de las Cámaras de Comercio e Industria de Ilo y Moquegua, la Universidad Nacional, Colegios Profesionales de Abogados e Ingenieros, las municipalidades provinciales de Ilo, Mariscal Nieto y Sánchez Cerro, la empresa minera Anglo American Quellaveco también figura en la lista de los integrantes del Pleno.

Espinoza asegura –sin embargo- que la compañía participará de las reuniones dependiendo de la agenda que elabore el Pleno de la mesa. No obstante, la empresa minera quiere participar desde el inicio del proceso para dar explicaciones referidas al impacto ambiental, uso de agua y afectación de cuencas, principal motivo de oposición en algunos sectores sociales.

En tanto, en cola hay pedidos de organizaciones del Valle de Tambo (Arequipa) y de la provincia de Ilo que piden participar en la mesa de diálogo. Su incorporación dependerá de la aprobación del Pleno.

NI VETO NI RESPALDO

El representante de la Defensoría del Pueblo en Moquegua, Hernán Cuba Chávez asegura que la mesa de diálogo no debe ser asumido como un espacio de veto ni espaldarazo a la empresa minera, sino de debate alturado y de análisis técnico. El hecho que el Gobierno Regional asuma ser facilitador del proceso de diálogo en una situación de conflicto socioambiental es la primera experiencia a nivel nacional que no debe politizarse, añadió. Esta semana, el Gobierno Regional exhortará a las entidades convocadas que acudan al proceso de concertación.

El Frente de Defensa y la Junta de Usuarios de Moquegua, descartaron asistir… consideran que la gestión de Vizcarra sólo quiere allanar el camino para que Quellaveco inicie operaciones.

Una respuesta a “Quellaveco sobre la mesa”

  1. Jacinto Encinas dice:

    Que pena!
    No se trata de ser un simple opositor a cualquier mina, sino de ver la posibilidad de construir el Perú sin atropellos a los habitantes del entorno de los sitios mineros y sin atropellos al medio ambiente, en particular a la única joya de mayor vida ‘el agua’!
    Lo peor que veo, es que estos administradores están destrozando las instituciones a punta de maniobras ilegales y desleales con sus propias poblaciones.
    No tenemos un código minero para saber quienes intervienen en la aceptación o negación de los prospectos y proyectos. Se dice que Perú firmo un convenio con Canadá para adoptar su código minero, adaptarlo a la realidad peruana, pero hace más de un año y esto no se conoce en Perú. Valdrá la pena indagar en RREE, en el MEM o en la propia dirección de cooperacion técnica de Canadá en Lima. Pero tampoco es que debamos supeditarnos a exigencias extranjeras sino a contar con modelos y métodos que deben funcionar en el país, como la Ley canadiense de RSE -Responsabilidad social empresarial a la que las empresas canadienses estan obligadas a respetar cuando trabajan al exterior de Canadá. Porqué no lo hacen en Perú?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE