Efemérides y recuerdos

Confesión de parte Luis Maldonado Valz

Esta semana, se conmemoran mundialmente temas emblemáticos. El 21 es el Día mundial del Agua; asunto que, felizmente, viene siendo el centro de un debate nacional, principalmente a causa de las concesiones mineras en zonas sumamente vulnerables. La pretensión del proyecto minero Conga, puso sobre el tapete todo un sistema de explotación degradante; la reacción del pueblo cajamarquino en defensa de sus recursos acuíferos y la posición del gobierno a favor de la minera, originaron la gran crisis política de este régimen y marcaron el curso de un Rubicón, donde, por un lado, se situaron aquellos que quieren un cambio a favor de un desarrollo sostenible con autentica inclusión social, y por el otro, aquellos que desean que todo siga igual, con una economía primaria, con un Estado misericordioso, pero injusto. Expresiones como la de Carlos Santa Cruz Gerente de Conga, de que: “al Perú le sobra agua”; no muy diferente de la manifestación presidencial: “Conga va, queremos el oro y el agua”, no son otra cosa que, además del oro, que se lo llevan fácil, las mineras tienen también toda el agua que necesiten, ¡y gratis!, pues que se sepa, no hay una minera, una sola, que pague un centavo por el agua que usa.

También se conmemora en estos días el día mundial de la poesía. Conocí a muchos poetas, y también a anti poetas. Hace muchas décadas, los materialistas duros, como hoy, los pragmáticos brutos y achorados, repetían que la poesía y los poetas no eran necesarios para transformar o mejorar el sistema social. Felizmente, mi formación idealista, mantuvieron mi fe en que las grandes utopías necesitaban, sobre todo de poesía. Katsuki, mi maestro japonés, en su estudio de arquitectura en Brasil, me recordaba el lamento de aquella judía que reclamaba en Auschwitz: “Lo que necesitamos aquí, es más poesía”. En esta fecha y por celebrar el 17, 120 años de su nacimiento evocamos a Vallejo, y recordamos que el Che Guevara grabó su recitación de Los Heraldos Negros, cuando se despidió de su mujer, partiendo al Congo en 1965.

Se conmemora en la semana el día: “contra la discriminación racial”. Y, por supuesto, con justa razón, los colectivos antirracistas, principalmente de afro descendientes, se pronuncian por una mayor integración. Lamentablemente, en el Perú, existe todavía mucho racismo, principalmente contra lo indígena. Por ello quiero recordar a un viejo amigo, recientemente fallecido, que fue un propulsor, de difundir, no el exotismo, sino la belleza, los valores, y la cosmovisión del mundo andino, y lo hizo a su manera con “Kukuli”, (la primera película en quechua), “Yawar fiesta”, “Los perros hambrientos”, y otras películas. Me refiero a Lucho Figueroa, o “El Timbre”, como lo llamábamos por ñato. Lo conocí, junto a Nishijama, en Río de Janeiro cuando fueron a exhibir “Kukuli”, en 1962. Luego durante años fuimos compañeros de bohemia junto a Cucho Chambi, (hijo de Martin), en el Palermo, el Versalles, el Viena, y otros bares del centro de Lima, donde aprendimos de sus amores serranos. Gracias tocayo, hoy estás cerca del Q’oyllur Riti.

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE