¿QUÉ HICISTE ALFREDO?

El regreso

Balneario de Tingo

El mes pasado, mientras recorría las salas de exhibición de la muestra “La Arequipa de Martín Chambi” en el Museo de Arte Contemporáneo, vi un par de fotografías del recordado balneario de Tingo; en una de ellas se ve un bello atardecer de 1917, con un bote en medio, dos damas de sombrero y un remero elegante que las pasea por el lago. La otra fotografía era de los baños; esa rara piscina de agua fría que estaba rodeada de unos cuartitos que eran los vestidores y donde se ve a un grupo de hombres y mujeres que observan cómo se bañan unas damas arequipeñas; esa foto data de 1930.

Estoy seguro que muchos de nosotros hemos disfrutado de aquellas piscinas y los paseos en bote, para terminar comiendo unos deliciosos buñuelitos envueltos en miel en los quioscos del parquecito, bajo la sombra de las viejas palmeras de Tingo. Bueno pues, eso ya no existe más.
El alcalde Arequipa, Alfredo Zegarra Tejada (no olviden este nombre) decidió que eso no era digno de los arequipeños y alucinó un gran parque turístico, con una laguna enorme repleta de patos silvestres, peces de colores y cisnes pedalones de fibra de vidrio, un gran patio de comidas circular, con enormes ventanales con vista al lago, un complejo de piscinas con toboganes multicolores, una playa de arena blanca y mar azul, con olas artificiales donde los chicos podrán surfear con bodyboard nomás, porque no da para tanto, todo rodeado de hermosas palmeras botella. Como Miami. ¡Sí, como Miami! ¡Eso es lo que merece Arequipa; eso es modernidad! Es la pequeña ciudadela de los Supersónicos, ¿recuerdan?, esa alucinante serie de dibujos animados de los años 60 que nos hizo creer que el futuro lejano, en el 2062, era con enormes construcciones circulares y grandes ventanales totalmente futuristas.

El alcalde ha logrado hacer realidad nuestro sueño sesentero, ha interpretado a los geniales William Hanna y Joseph Barbera e incluso se ha adelantado, no vaya a ser que otro alcalde copión le robe la idea, y ha tumbado toda construcción antigua e inservible del apacible balneario de Tingo y ha metido maquinaria pesada y volquetes cementeros para hacer posible lo que seguro él también quiso de chiquito: “Construir la ciudadela de los Supersónicos en Arequipa”.
Claro, siempre hay envidiosos y aburridos que se oponen a sus “obras” y han salido los arquitectos del grupo Trazo Arquitectura del Facebook para decir que el proyecto “evidencia una vaga composición arquitectónica forzada por ejes mal articulados, curvas sin geometría clara y una falta de definición programática…”; pero dicen más, sostienen exagerados que les altera que hayan considerado “un patio de comidas interior, sin un estudio histórico de la zona ni de la memoria colectiva…”.

Y conste que no son los únicos, ya la semana pasada el arquitecto Álvaro Pastor, miembro de la Superintendencia del Centro Histórico ha dicho que al alcalde “le importa un pepino la ciudad”, que sus “obras” son un capricho y son “un insulto a Arequipa”, pues ha llevado adelante los trabajos sin autorización ni ha consultado a los vecinos de Tingo. Y claro ante tanto pataleo, el alcalde ha apresurado las obras para que cuando intenten tramitar cualquier oposición ante el INC-Arequipa, el Ministerio de Cultura, la Unesco o la ONU ya no haya nada que hacer.

Así que olvídense de los botecitos en la laguna cochina, los buñuelos en platos de plástico y de limpiarse la boca con papel higiénico. No, ya no hay nada que hacer, ahora los buñuelos se servirán en cajitas felices, tipo McDonald’s y los anticuchos con palitos de plástico descartables; y para limpiarse las manos, sendas servilletas de papel con el logo del nuevo parque, diseñado en Pizarro.

El otrora tranquilo balneario de Tingo ha sido borrado del mapa y ahora se levanta el gran “Parque Turístico Balneario de Tingo”; aunque claro el nombre del nuevo polo de distracción a lo Disneylandia, debería ser: “Parque Turístico Futurista Los Supersónicos de Tingo”. Digo ¿no?

3 respuestas a “¿QUÉ HICISTE ALFREDO?”

  1. María dice:

    Realmente la nota es bastante reflexiva, irónica y jocosa, creo que el artículo debería titularse las “alucinaciones de Alfredo”, porque el proyecto de Tingo, es eso la alucinación del arquitecto que ha recojido el anhelo, sueño, deseo del Alcalde, sin tomar en consideración la ciudadanía arequipeña.

  2. Lara Muriel dice:

    Luego de la exposicion hecha en la UCSM la noche del lunes, quedo claro que los autores de estos mamotretos no tienen ni idea de lo que es hacer arquitectura contemporanea. Ambos seran arquitectos, pero como diseñadores urbanos son una servilleta de papel en plato de buñuelos. Seria bueno que su colegio profesional les jale las orejas por hacer quedar mal al gremio.

  3. adolfo linares dice:

    tingo o droguitingo, los invito a dar una vuelta por tingo para que vean a esos anticucheros cochinos como se drogan delante de los policias boten a esas lacras o pongan seguridad permanente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE