Un ilustre arequipeño

Confesión de parte


El famoso arquitecto Enrique Ciriani, declaró en su conferencia dada en el Colegio de Arquitectos de Arequipa, que uno de los factores esenciales para lograr reconocimiento internacional, es haber tenido la suerte de contar con los mejores maestros del mundo. Se refería naturalmente a aquella generación de arquitectos que renovó el diseño en el Perú y conocida como Grupo Espacio, y que eran los profesores que marcaban la pauta en la UNI,  entre los cuales estaban, Santiago Agurto, Luis Miro Quesada, Carlos Williams, que ya partieron; felizmente, y gracias a los Apus, el maestro Adolfo Córdova Valdivia, arequipeño, de Paucarpata, que en julio de este año cumplirá 88 años, sigue dando la pauta, con la misma lozanía de los 50, pero con mayor sabiduría. Adolfo, con su portentosa vitalidad creativa, sigue la saga de quien es probablemente el mayor ícono vivo de la arquitectura, y a quien también tuve el privilegio de conocer: el carioca Oscar Niemeyer, hoy con 104 años.

Los proyectos de Adolfo Córdova, han sido, y continúan siendo coherentes con su discurso innovador. No bien concluía sus estudios, cuando junto con Williams y Miro Quesada, diseñaba para su Arequipa natal, el primer proyecto vanguardista en 1948: el flamante Club Internacional en Semanat. Años después, a fines de los 60, proyectaría también para esta ciudad el conjunto residencial Nicolás de Piérola I Etapa, excelente ejemplo de vivienda colectiva. Es también uno de los autores del Centro Cívico de Lima. Sus residencias han sabido conjugar la calidez de los materiales, como el ladrillo, la madera, la piedra con la elegancia e integración de los espacios; así como la introducción de innovadores componentes constructivos, como los entrepisos nervados de ladrillo pastelero. Ha ganado numerosos concursos de vivienda y equipamiento colectivo a lo largo de todo el país.  Estudioso del problema de la vivienda, escribe en 1957 un libro fundacional sobre este tema: “La Vivienda en el Perú”, y desde entonces sus ensayos y su vasta producción teórica han ido a la par de sus proyectos, acumulando una valiosa literatura en revistas y libros. Fue director por muchos años de la importante revista “1/2 de Construcción”, y también de la revista de la FAUA “Waka”; hasta hoy es miembro con otros notables octogenarios, como Fernando de Szyszlo y María Rostworowsky, del Consejo Editorial de la bella revista “Puente” del Colegio de Ingenieros del Perú. Como docente ha sido profesor de generaciones de brillantes arquitectos; Decano de la FAUA en la UNI y Coordinador de la Maestría en Renovación Urbana. Precisamente, abordando la problemática de la Renovación Urbana de Barrios Altos en 1998, tuve el honor de compartir experiencias con los maestros Carlos Williams, Miguel Alvariño y con Adolfo, con quien mantengo una entrañable amistad.

Córdova ha recibido numerosos reconocimientos académicos y profesionales en Lima. Sumándose a ello, Elio Martucelli, acaba de publicar un libro, titulado “Conversaciones con Adolfo Córdova”; un acertado reconocimiento al maestro. Y es una pena que en su propia tierra no ameriten su extraordinaria trayectoria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE