ENTRE PALACIOS Y BUÑUELOS

Ecopolis Avatar

 

Cuando pude ingresar, entre temeroso y curioso, a aquel espacio semicubierto por piezas de policarbonato verdoso, jamás pensé toparme con un escenario tan abaratado y escueto. Confieso que mi subconciente alucinaba con algo que me traería recuerdos del Concertgebouw de Amsterdam y su increíble groote zaal, de impecable acústica y finísmo acabado; ó al multifacético, dinámico y siempre alegre Fórum del Centro Pompidou emergido en pleno corazon del viejo barrio de Beauborg en París; pero no, mis caras aspiraciones recibieron una abrupta y certera cachetada para mostrarme (y demostrarme) que, en Arequipa, los palacios son apenas magros remedos y que el vocablo “palacio” ha dejado definitivamente su buen prestigio original, para bautizar con ese nombre a cualquier estructura de metal y plástico que, cual pretensiosa rubia teñida, busque afanosamente una engañosa paridad con la verdadera realeza; aunque de palacio sólo tenga el nombre y como si sólo importara la denominación, aunque por dentro sean toda una abominación.  Pero al margen de mis extrañas añoranzas, me intrigó mucho saber las razones por las cuales el espacio verde central del Palacio Metropolitano de las Bellas Artes “Mario Vargas Llosa” tenía esa forma tan caprichosa resultando prácticamente configurada por ajenos muros traseros de lotes colindantes. La sabia respuesta me dejó boquiabierto. Los muros ciegos son resultado del lote disponible y éstos serán “vestidos” por paneles para colgar fotos de Arequipa. Y en efecto, ya se apreciaban paneles metálicos en espera de tan sabia solución cosmética. Un cuarto de kilómetro mas abajo, pasando por una estrecha garganta y luego de sortear peligrosos y húmedos fosos en medio de una angosta caminería, emerge un novedosísimo “patio de comidas”, para alimentar inubicables comensales de una vacía y anónima “Plaza Cultural” que, sin duda alguna, será el deleite de orates que suelen pulular los exteriores de la zona y que, al fin, gozarán de un lugar decente para pasar el día y la noche, entre aguas danzarinas, aguas luminosas, alcoholes y aguas ardientes. Cultura para todos!

Pero, estudios que permitan evaluar los criterios empleados en la organización del tráfico externo; estudios que permitan evaluar si cumplieron con la ley, en lo que a hallazgos arqueológicos se refiere, durante las excavaciones masivas que se tuvieron que hacer para “minimizar” la altura del domo; estudios que permitieran saber el destino final de rieles, balizas, dresinas, traviesas, vagones y otros vestigios propios del uso primigenio del lugar (memoria del genius locci); estudios del impacto paisajístico y su relación con el entorno; estudios de alternativas de solución ponderando criterios que sustenten la respuesta adoptada; estudios que sustenten el proyecto de tratamiento de las áreas verdes y las circulaciones; estudios que garanticen la seguridad e integridad física de los usuarios; estudios que sustenten la viabilidad de fondos económicos suficientes como para asegurar el buen y correcto mantenimiento y conservación de la infraestructura; en fin, estudios, estadísticas, números, cifras, datos y/o conceptos teóricos que sustenten la gran idea… nada!! Sólo planos incompletos.  Quizás en medio de tanto marasmo me hubiera reconfortado encontrar un pedazo de ferrovía para pasear, por un corto tramo, a lomo del recordado Tigresito (recientemente rebautizado como “La Mollendina”) halando un reacondicionado vagón, mientras pudiera contarnos sus atrevidas maniobras de patio, entre bocanadas de blanco vapor y agudos pitos, anunciado su nuevo rol cívico. Un desubicado alcalde ha preferido negarme este sueño para dar rienda suelta a su enfermiza obsesión por la modernosidad.

Si con el ex Patio Puno me desilusioné, con Tingo la experiencia fue absolutamente chocante. Si tuviera que resumirlo todo en una frase, diría que la obra simplemente no encaja en el lugar, a a tal punto que casi daría ganas de relocalizar al río Chili unos cuantos kilómetros más al oeste; no tanto por ser una piedra en el zapato de lo mandado a construir, pero si para alejar y proteger el río y su majestad, de la ominosa presencia de esas moles de concreto y plástico que parecieran decirle a Tingo: “Aquí estoy, porque he venido!”; una presencia a todas luces, prepotente, descarada e inpertinente.  Dice el dicho que se perdona el pecado pero no el escándalo; empero aquí los pecados son escandalosamente obsenos y no hay forma de absorberlos sin cirugía mayor; aunque el siempre fresco y orondo Alfredo haya calificado las observaciones oficiales de “insignificantes”, como si estuviesen al mismo nivel de su insignificante capacidad de gerenciar la salud, la belleza, los vestidos y las joyas que una señora ciudad, como Arequipa, le reclama ella y los que nos sentimos sus hijos de sangre.

Me gustaba ver las flamas de ardientes braceros esperando aquellas caparinas y anticuchos bien cocinados. Me gustaban las bancas de madera y el ambiente abierto donde devotamente practicaba slow-food. Ahora todo será fast-food bajo un pálido techo que, mas tarde que temprano, terminará tiznado de hollin, por más que intenten seguir perforando losas para improvisar ventilaciones que no funcionarán. Moscas, ratas, basura flotante, malos olores, árboles adornados de excremento aviario, letreros de todo calibre y descuido total era lo que antes ofrecía el balneario; una situación altamente reversible mediante escobas, trapos, aplicación de severas reglas de higiene y una buena dosis de buen gusto.  Jamás volveré a Tingo, a saborear buñuelos y anticuchos, con la misma nostalgia de antes. Y si alguna vez retorno, será mas por interés científico y académico, para mostrar lo que no se debe hacer con el paisaje y para confirmar mi larga lista de observaciones, que fácilmente superan el centenar.

Y las nuevas piscinas? Pues allí el ahogo se confundía con el espanto ante semejantes demostraciones de infuncionalidad y aberrantes circulaciones y vestidores que harán del lugar un laberinto húmedo, oscuro y nauseabundo. Pasillos lóbregos, fuscos, largos y angostos. Una mema columna aparece como emergida del infierno, justo en medio de un estrecho pasillo húmedo (upsss!) suficiente indicador de la calidad de razonamiento empleado en su diseño y organización funcional. Piscinas infantiles hechas a escala de adultos y negligentemente ubicadas próximas a zonas de riesgo sobre lechos de monte ribereño en plena zona inundable, sin salidas de evacuación directa y, por ende, peligrosas. Muros que encajonan una pequeñisima joya arquitectónica como si ésta no existiera o no valiera la pena apreciar. Muros que encajonan piscinas, como si detrás de ellos diera lo mismo el desierto del Sahara o la nada. Insensibilidad total con el entorno, algo que cualquier joven muchacho, aprendiz de arquitecto, sabe muy bien que es lo primero que hay que conciliar. Defectos pequeños, medianos y grandes que no dejan de sorprender y molestar; y cuya única posible explicación tal vez sea la imperiosa necesidad de concluir la obra sin detenerse a pensar sesudamente el conjunto y su barrio, el espacio integrado y no el fragmento espacial que brinda un forzado lote.

Por lo pronto, la consigna es continuar, cual avestruz asustada. Observaciones nimias para quien no puede tolerarlas? Tildarlas de insignificantes como si ello fuera suficiente para minimizar y ridiculizar la cultura y el patrimonio arequipeño?  Quién sabe cuántos episodios mas, a semejanza del ex Patio Puno y el ex Balneario de Tingo, volveran a repetir actos perversos gracias a una gestión municipal que continuará viendo un lote, cuatro paredes, un proyecto y una obra; mezclando palacios y buñuelos a cambio de fotos, aplausos, glamour y una buena dosis de egolatría.

3 respuestas a “ENTRE PALACIOS Y BUÑUELOS”

  1. Avatar otorongo dice:

    Felicitaciones Mauricio, después de leer tu comentario me siento mas reconfortado de saber que aun en el gremio de arquitectos hay gente con dignidad, espero que impulsen el retorno a la calidad a travez de concursos arquitectónicos, si hasta Leonardo concursaba y en algunos casos perdió!…espero que no transijan con Zegarra y sus ayayeros, quienes alegremente han dispuesto de dineros públicos para hacer esas modernosidades (excelente el adjetivo) por lo que queda por hacer es dejar esto en manos de la justicia.

  2. otorongo comentado en El Búho:

    Felicitaciones Mauricio, después de leer tu comentario me siento mas reconfortado de saber que aun en el gremio de arquitectos hay gente con dignidad, espero que impulsen el retorno a la calidad a travez de concursos arquitectónicos, si hasta Leonardo concursaba y en algunos casos perdió!…espero que no transijan con Zegarra y sus ayayeros, quienes alegremente han dispuesto de dineros públicos para hacer esas modernosidades (excelente el adjetivo) por lo que queda por hacer es dejar esto en manos de la justicia.

  3. Avatar Ángela dice:

    Inteligente artículo. Temo que sea demasiado complejo para quienes tendrían que procesarlo.

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE