Infierno en las calles

La Revista

Las calles de la ciudad se parecen más a la luna o algún pueblo azotado por una guerra. En cada metro de pista, es inevitable recordar la responsabilidad de las autoridades, pues no hay vía que se haya salvado. Pareciera, como dijo el presidente regional, Juan Manuel Guillén, que fuimos atacados por algún país enemigo y este es el panorama tras un enfrentamiento en el que perdimos.

Pero no hubo guerra. Aunque sí lluvias torrenciales registradas en los meses de febrero, marzo y abril. Un fenómeno que nos cogió –otra vez- completamente desprevenidos y que dejó, sólo en el distrito de Arequipa (cercado), cerca de 16 mil metros cuadrados de vías dañadas.

La falta de planificación de las autoridades, desde hace varias décadas, ha pasado factura a los pasajeros y conductores de hoy, sin mencionar lo que sufren los vecinos. Los huecos en las calles, las obras que Sedapar ejecuta, la construcción de los intercambios viales que avanza lentamente y las obras de reconstrucción de vías, han conseguido que el tránsito en Arequipa sea algo insoportable.

Los conductores de taxis, combis y unidades particulares, son frecuentemente presas de la histeria colectiva, por ganar la carrera al tiempo que casi nunca consiguen. El centro de la ciudad se  caracteriza por inacabables filas de unidades motorizadas esperando avanzar unos metros. Y cuando pueden avanzar, los conductores que no moderan su velocidad, suelen pagarlo caro con la reventazón de una o más llantas en los bordes de los profundos huecos….

Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital: [purchase_link id=”46819″ style=”” color=”” text=”Comprar con Paypal”]

También puedes ver

No se encontraron resultados

Una respuesta a “Infierno en las calles”

  1. Giussepi dice:

    Cuando escribes “otra vez”, muy aparte de la mofa, alguna vez pasaste una lluvia torrencial, presenciaste cuando el primer bajo grau colapso porque el rio subio tanto su caudal paso el muro de proteccion he inundo el BO, ahora no me refiero a estos chubascos de los meses que pasamos este año, tienes referencias siquiera de algun terral en la ciudad y no en la campiña, etc. Puedo apreciar que ni no tienes ni nocion de lo que escribes y me da pena saber que sin leer escriben, las timosamente vives el momento y reportan el momento; mas no hay nocion de que hubo ni proyeccion del que habrá. Una observacion de la presentacion del articulo, Acaso no pueden justificarlo para que se vea mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE