Señora Lima

La columna

Foto: composición

En los últimos días tuve que hacer varios trámites como: visar partida de matrimonio en Reniec, modificar las firmas de una cuenta bancaria en una entidad privada, solicitar un subsidio en Essalud, (entidad pública con régimen privado). La solicitud, en los tres casos, tuvo que ser enviada a Lima, con el consiguiente desperdicio de tiempo, riesgo de errores, falta de comunicación directa con el encargado de la decisión, costos de envío y, más tiempo.

Me pregunto qué clase de descentralización vive el país si, tanto entidades públicas como privadas (y mixtas), han conseguido deshacerse del yugo limeño (lo que implica, además, una plusvalía que siempre la tiene que pagar, de una forma u otra, el interesado), lo que favorece indebidamente a las burocracias capitalinas que, sin haber probado que están en capacidad suficiente-, tienen en sus manos la vida y el destino de los ciudadanos de todo el país, a quienes –para colmo- no conocen, ignoran y, muchas veces, maltratan.

Si un ciudadano cualquiera, nace, se inscribe, se casa o muere en Arequipa. Y es aquí donde se le ha registrado, con foto y huellas digitales, ¿por qué sus trámites deben ir hasta Lima? Si la información está allí centralizada (de todo el país), por qué simplemente no la comparten a través de una red interna y algún funcionario local se encarga de certificar si una persona existe, si se ha casado, si ha fallecido o ha cambiado de domicilio, en esta ciudad? Absurdo, ¿verdad? Lo único certero, en este caso, es que el trámite nunca está en el tiempo en que lo anuncian. Siempre hay algún retraso.

Peor aún, si uno abre una cuenta bancaria, emite cheques, presenta sus papeles de notarías y registros públicos locales, firma y está presente en oficinas de Arequipa, donde presenta toda su documentación, ¿por qué un trámite bancario cuyo único objetivo es la verificación de la información para evitar fraudes, debe ir hasta Lima para que un funcionario distraído, equivoque la instrucción y demora más de un mes?, ¿es que no hay un abogado local en el que la entidad bancaria confíe para dar los visados correspondientes aquí, e informar luego a todo el sistema “interconectado en todo el país”?

Y, por último, esa entidad inútilmente burocrática, botín de todos los gobiernos, caracterizada por la ineficiencia y la corrupción que se llama Essalud, tan presta a cobrar y sacar del sistema a los asegurados cuando su empleador (privado) no paga puntualmente, mientras el Estado mantiene elefantiásicas deudas; no puede tomar una decisión sobre un trámite en el que le asisten derechos al trabajador y envía “consultas “ a Lima que, como podrán prever, demoran meses y hasta años (como es mi caso) violando en la práctica derechos tan importantes como el apoyo que merece del sistema de seguridad social una madre reciente y su bebé.

Increíble, injustificable e intolerable. Pero así estamos.

Una respuesta a “Señora Lima”

  1. dónde está la tan mentada descentralización?……………

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE