Sharon Paliza, 3 años después

La Revista Avatar

Antes de meter la cuchara en el plato la señora Venecia Valdivia eleva una oración y se quiebra como una frágil niña al recordar que antes bendecía los alimentos en compañía de su hija Sharon. Sus ojos verdes vuelven a cargarse de lágrimas pero el barullo de los comensales parece distraerla.

Estamos en la azotea de un restaurante de su propiedad y frente a ella no quiere cámaras de video ni grabadoras de audio, a pesar de tratarse de la primera entrevista que da a la prensa desde la muerte de Sharon, hace tres años.

Hemos terminado de agradecer los alimentos y con los primeros vapores de la sopa caliente saltan las primeras interrogantes de cómo era Sharon en vida, pero mi entrevistada no puede evitar referirse a la tortura que pudo haber sufrido su hija antes de ser asesinada. “Una uña le cortó su manito” refiere Venecia, entonces, algunas de sus percepciones y conclusiones nos llevan irremediablemente a la noche del 13 de julio…

Venecia está alterada y asustada pero más puede su fe, así que se pone a rezar. Todo el día estuvo buscando a Sharon, hizo decenas de llamadas pero ninguna con la respuesta certera. Todos sabían a dónde se dirigió Sharon aquella tarde del 13 de julio, todos sabían que había sido invitada a almorzar…

Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital: [purchase_link id=»46821″ style=»» color=»» text=»Comprar con Paypal»]

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE