El amor en los tiempos del tranvía

La Revista Avatar

Lo certero es que los tranvías han sido una inspiración en el imaginario de las ciudades a lo largo del tiempo. Desde la aclamada pieza teatral de Tennessee Williams, Un tranvía llamado deseo, que luego se llevó al cine con Marlon Brando, hasta el “tranvía del amor”, nombre del poco afortunado tema del grupo boliviano Proyección.

Hace 5 décadas cualquier arequipeño podría haber repetido esa escena de “La mujer de mis pesadillas” en la que el protagonista socorre a una mujer asaltada, le ayuda a recoger sus pertenencias, le paga su pasaje en el tranvía y, luego, con el presentimiento de haber sido flechado, la ve alejarse en un vagón traqueteante. Cursilería perfectamente repetible en el portal de San Agustín, en el puente Grau, o en la avenida Bolognesi, hasta hace medio siglo, tiempo en el que desapareció la línea del tranvía verde que hacía la ruta hacia Miraflores, o la que iba a Yanahuara. Justamente esa línea era una de las favoritas del historiador Juan  Guillermo Carpio Muñoz.

Él recuerda que cuando niño las disputas con sus contemporáneos eran para ver quién cambiaba de dirección al trole, esa pieza de metal que se conectaba a la red eléctrica. No había boletos sino pases que los usuarios compraban y les valía por todo un mes para subirse cuantas veces quisieran en cualquier línea de tranvía. 

Sentarse en el último asiento con un libro y pasearse por las páginas mientras se recorría la ciudad, era un placer que estudiantes como Juan Guillermo podían disfrutar entonces…..

Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital: [purchase_link id=”46822″ style=”” color=”” text=”Comprar con Paypal”]

Una respuesta a “El amor en los tiempos del tranvía”

  1. Avatar Joshe dice:

    Por que se quejan, si los culpables de que ya no este en funcionamiento es de los mismos arequipeños

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE