Recuerdos de mercado

La Revista

Primera piedra. El mercado San Camilo se levantó de las ruinas del templo que llevaba su mismo nombre.

Un mercado nos dice cómo es una ciudad. Un centro de abastos es también la representación del movimiento económico de sus habitantes. Arequipa cuenta con distintos centros de abastos, en cada distrito, cada vez más cerca de casa para hacer fácil la vida de los arequipeños.

Así fue por décadas, hasta que, hace poco, comenzaron a levantarse grandes supermercados con franquicias limeñas o extranjeras. De pronto, la forma de hacer compras  cambió para siempre, para bien o para mal.

EL SANTO MERCADO

Ubicado en el corazón de Arequipa, el mercado San Camilo atiende a, por lo menos, 4 mil personas por día. El movimiento económico cotidiano es de 50 mil soles en promedio.

La historia de este mercado se remonta a los años 1750, aproximadamente, cuando en este mismo lugar se levantaba el templo de los  Padres Camilos. Luego fue convento y también sirvió de hospital. El Dean Juan Gualberto Valdivia, acostumbraba sermonear en este lugar.

En la primera construcción participó el poeta Mariano Melgar, quien con sus conocimientos en matemática, ayudó en la culminación del cimborrio y la cúpula del templo del que ya no quedan rastros. Por los años 1850, el convento se convirtió en una especie de cuartel. El Mariscal Castilla utilizó una de las dos torres para atacar a Vivanco, en uno de los tantos enfrentamientos que sus muros vieron pasar….

Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital: [purchase_link id=”46822″ style=”” color=”” text=”Comprar con Paypal”]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE