Análisis concreto de la educación concreta

Sobre el volcán

En un diario de circulación nacional de hace algunos días  se señala que “El presupuesto que el Gobierno Regional de Arequipa destinó para que el SUTEP y la Derrama Magisterial elaborasen el nuevo Diseño Curricular Regional, que ascendió a un millón 833 mil soles, sencillamente se perdió”. Dicho documento  “fue evaluado por una comisión especial del Consejo Regional, y sería rechazado por las graves incongruencias que tiene, tan serias que no valdría la pena ni reformularlo (…)El consejero Leopoldo Bellido Téllez, quien presidio la citada comisión, denunció que el plan entregado por el SUTEP no guarda relación con el Diseño Curricular Nacional.Además, precisó que no se efectuó un diagnostico real sobre la situación educativa en Arequipa. Según los del SUTEP, hicieron talleres con profesores, especialistas en educación y directores, pero al consultar en cada provincia, todo eso fue desmentido (…) Aparentemente, solo fue un trabajo de escritorio”, añadió el consejero. Otro de los cuestionamientos es que el SUTEP dirigió la elaboración del diseño, y no la Gerencia Regional de Educación, como lo establece la ley.

La gravedad de esto no sólo radica en la tantas veces  absurda y en este caso millonaria pérdida económica, o el mal manejo del presupuesto,  o la ineficiencia e incumplimiento burocrático del diseño  curricular (como en este caso) que no es infrecuente en nuestro valle de conflictos, sino en lo  que está detrás, en lo que no se ve, en lo que determina en general el desastre educativo, de lo cual no se dice ni chus ni mus:  la visión o el modelo educativo implícito. En ese caso la concepción educativa  lleva a creer que una reforma capaz de mejorar cualitativamente la educación peruana, darle la calidad que demanda a gritos, sea un asunto básica y esencialmente tecnocrático (elaboración de curriculums, sillabus, programas, estrategias , tácticas). Los problemas que hay que afrontar son la concepción  básicamente escolástica de la educación, la expulsión de las humanidades en la universidad  y la tecnocratización de la enseñanza de la pedagogía. Un modelo o visión o concepción  educativa determina los fines de la educación, los valores en que se funda  y todos los medios para lograr esos fines: métodos, técnicas, didáctica,  estilos, pensamientos ,medidas, actitudes, programas, relaciones pedagógicas, etc. Ese modelo, en este caso la visión peruana de la educación , se llama escolástica  y está hecha de dogmatismo, memorismo, mentalidad acrítica, autoritaria, etc. Cambiar esto es imprescindible y urgente, sin olvidar que el modelo no es una realidad concreta; hay que armarlo concretamente (lo enseñó Julito Cortazar, gran maestro  secundario) 

 Desde  hace varios años  los líderes o dirigentes  de la educación, pedagogos y autoridades,  han terminado por hacer creer a todos que es más importante para un profesor  saber como llenar los formularios que ellos llaman pomposamente Sillabus, diseños,  etcétera,   que, por ejemplo,  el  mérito de  la obra del peruano  Jorge Eduardo Eielson. Pero antes:    ¿cuántos  profesores  saben quién es?   ¿Es menos importante para un profesor?  Por cierto , es sumamente triste que un país que está casi en el último lugar en educación en América Latina, se de el lujo de tirar al agua “casi 2 millones de soles”.  Y  a pesar de “las graves incongruencias” del aludido documento , que “no vale la pena ni reformularlo”   no es el problema determinante y decisivo; lo determinanteno es si el Sutep  elabora  un buen Diseño  Curricular, o no, porque eso aunque sea uno de los instrumentos  educativos necesarios, no mejorará la calidad de la educación regional por sí mismo. Lo que será decisivo  es atacar de frente elproblema fundamental:la escolástica, la falta de humanidades de calidad y el tecnocratismo pedagógico , es decir,  la formación del profesor.

 Sólo una mentalidad escolástica puede  asumir acrítica y dogmáticamente las modas pedagógicas  foráneas  como “la tecnología educativa”   que se ha asumido como lo principal y casi único.  Piense el  lector  en  los títulos y temas de todos los cursos y cursillos o diplomados   o maestrías en pedagogía  y verá que las humanidades han sido literalmente expulsadas, jubiladas o desahuciadas. Pero si no hay formación en humanidades de calidad, el profesor no va a superar la escolástica y, al hacer fusión con la ideología tecnocrática, mantendrá intacto el status educativo sub desarrollado con cosmética modernizante.  Aunque el Diseño Curricular   sea perfecto,  no se puede salir  de esa situación sin superar la escolástica ,  el tecnocratismo  positivista y la expulsión de las humanidades de calidad.    Es como creer  que  una nueva ley magisterial va a mejorar la calidad educativa por sí sola. Ni los sueldos , ni las leyes por sí solas van a mejorar un ápice  la educación. Es asunto de material humano. Y hay que construirlo.

  Si no se toca el modelo escolástico y no se recuperan las humanidades en la formación  de los pedagogos y estudiantes, ¿de donde va a brotar la capacidad para mejorar la calidad, e incluso para  elaborar “planes curriculares “ o  “estrategias educativas” , o “sillabus” o lo que se llamen?.¿Podrá variar la calidad  un milímetro siquiera porque el profesor conoce  5 formas de elaborar sillabus, 7 maneras de evaluar la prueba escrita u otras tantas?Un  diseño se funda en fines y valores educativos que le dan sentido. Hay que empezar por aquí mismo:  ¿Aplicamos los valores del Sutep, los valores católicos o los valores democrático liberales  de la Constitución?    ¿Porqué los del Sutep no pueden hacer su propio Diseño?¿No es como pedirle al enfermo mismo que diagnostique y solucione la enfermedad?¿Está en capacidad  de hacer un diagnóstico lúcido, consistente y claro sobre la educación regional? ¿Esa omisión no dice de la imposibilidad de hacerlo? ¿No tiene relación  con el hecho que estamos sólo antes de Haití en  educación en América Latina?

Lo decisivo son los fines en educación y la capacidad de las personas que puedan hacer posibles estos fines: la calidad de los maestros.¿Quién educa al educador?Todos los peruanos, vengan de la profesión que vengan,  pueden y deben  aportar a ese objetivo esencial: el renacimiento de las humanidades en la Universidad regional, que viene de la filosofía, de la literatura, del arte , de las ciencias sociales y no de la tecnología educativa devenida tecnocracia, copia o réplica de modelos externos que se asumen dogmáticamente y se cumplen formalistamente, como en este caso, que ya no parece la excepción sino la regla. Escolástica y educación  bamba son inseparables, como escolástica y sub desarrollo. “Aparentemente solo fue un trabajo de escritorio”, dice la noticia. Creo que debería mostrarse públicamente ese trabajo de escritorio, que fue expresión de la viveza criolla, la tradicional “pendejada”  peruana, el “statu quo” educativo  peruano que no queremos afrontar de raíz..

Perú 21 tuvo acceso a la información que detalla que “73 docentes participaron en la elaboración de la cuestionada currícula, y que las arcas regionales solventaron planillas que, en conjunto, ascienden a un millón 883 mil 900 soles”. Pero la noticia es más triste todavía: “los maestros no tuvieron que pasar por un concurso para ser seleccionados, pues el SUTEP los designó. Cada uno se llevó entre 5 mil y 54 mil soles, por un trabajo que solo duro cuatro meses”. Al respecto, Leopoldo Bellido agregó que “iniciarán una investigación para determinar quienes percibieron esos jugosos sueldos”. Como siempre.

Si la calidad educativa se elevara, todos los peruanos se  beneficiarían grandemente. ¿Por que era mejor la educación regional en los sesenta, por ejemplo, cuando no estaba de moda la “tecnología educativa”?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE