Este indulto es un insulto

Confesión de parte Luis Maldonado Valz

Alberto Fujimori

Si Jorge Rafael Videla, ex presidente de facto, dictador de Argentina, hubiese sido juzgado por crímenes de lesa humanidad en el Tribunal Penal Internacional de la Haya, no habría sido indultado jamás. Videla no pasó por ese tribunal porque ha sido condenado por esos crímenes a cadena perpetua en cárcel común por el Supremo Tribunal de Justicia de su país, pese a tener 87 años. Slobodan Milosevic, ex presidente de la República Socialista de Serbia y ex presidente de la República Federal de Yugoslavia, condenado por crímenes de lesa humanidad por el Tribunal Penal Internacional, desde el año 2001, murió el 2006 en su celda, de un ataque al corazón, sin haber sido indultado. Si Alberto Fujimori hubiese sido juzgado en el Tribunal Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad, seguramente habría sido condenado a cadena perpetua, y por supuesto, jamás sería indultado. Ninguno de estos criminales podría haber sido indultado, pues la naturaleza de sus crímenes no lo permite según la legislación internacional sobre derechos humanos. El Perú, además de estar sujeto a estos tratados, prohíbe el indulto para casos de secuestro agravado, por una irónica ley promovida por el propio Fujimori. Entonces, ¿si hay tanto impedimento jurídico, por qué tanta insistencia? Simplemente porque los fujimoristas pretendían que las sucesivas apelaciones en los foros nacionales contra el fallo de la Corte Suprema podrían absolver de cualquier culpa a su líder; entonces, el país tendría que pedirle perdón y agradecerle por haber institucionalizado la corrupción y el asesinato, superando a su predecesor. Como fracasaron en todas las instancias, desistieron de los foros internacionales, pues les habría ido peor; quedándoles el recurso de que éste, es un país sin memoria, donde todo prescribe, y de que las leyes son para los ciudadanos de a pie, no para los que mandan.

Por tanto, duchos en los sicosociales, comenzaron con la presión mediática. La lengua viperina de Alberto Kenya fue mostrada en close up, con su granuloma pareciendo un chancro; previo paseo horizontal de camilla. Paralelamente, se endureció la presión política; sus baterías se emplazaron contra los ministros, amenazando a todos con la censura. Kenyi, afinó su puntería sobre Ollanta, reclamando su condición de macho. El intolerante Cardenal Cipriani, cuando no! reclamaba impunidad para el tirano. Cuando todos los sectores democráticos instaban al Presidente ser categórico en la defensa de los principios jurídicos, como el gran pintor Szyszlo que recordó al Presidente: “no debe ceder al indulto porque tenemos que dar el ejemplo de que las cosas justas son justas, no todo es arreglo político”, Ollanta vaciló, mandando una señal al fujimorismo y a la DBA: “pasen su pedido por mesa de partes, que ya veremos”. Qué pasa; o los fujimoristas quieren presionar al gobierno con todos los medios, en un forcejeo que lo ponga contra la pared; ó ya se negoció bajo la mesa, mediante prebendas políticas y económicas, para que la corruptela y el crimen tengan su regalo de Navidad; lo cual es probable. Si así fuera, nuevamente la impunidad se impondrá sobre la justicia. En ese caso, la historia y los tribunales tendrán que juzgar más tarde a Humala, por complicidad.

Una respuesta a “Este indulto es un insulto”

  1. Avatar Lara Muriel dice:

    Y mando a soldar puertas de Palacio, y se vistio igual que su gemelo, y nunca domino el español, y engendro un hijo aneuronal, y encima hecho barro a la majestad de la presidencia y a la imagen del pais, instauro la corrupcion y encima tuvo el descaro de renunciar por fax!!! Este sujeto no merece indulto, pero si un reverendo y rotundo insulto. Un autentico son of a bitch!!!

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE