Despierta, Neo

2335 Diego de la Cruz

Balance de politicas culturales 2012

Cerca al año 2150, Neo acaba de ser desconectado de Matrix, una simulación empleada para esclavizar a la humanidad, que ha sido convertida en una fuente de energía para las otrora serviciales máquinas. En una escena de esta película, Neo aprende quienes son los agentes del sistema.

NEO: ¿Y ellos qué son?
MORFEO: Programas capaces de sentir. Pueden entrar y salir de cualquier software que esté integrado en su sistema. Eso significa que cualquiera, que no desenchufemos puede ser un agente. Dentro de Matrix pueden serlo todos o ninguno. Hemos sobrevivido ocultándonos y huyendo de ellos, pero ellos son los guardianes. Vigilan todas las puertas. Tienen todas las llaves, lo que significa que tarde o temprano alguien tendrá que luchar contra ellos.

NEO: ¿Alguien?
MORFEO: No quiero engañarte, Neo. Todos los hombres y mujeres que han tenido valor, todos los que han luchado contra un agente han muerto. Pero dónde han fracasado, tú triunfarás.

NEO: ¿Por qué?
MORFEO: He visto agentes atravesar un muro de un puñetazo. Algunos han vaciado sus cargadores y sólo le han dado el aire. Su energía y su velocidad, tienen su origen en un mundo basado en reglas y debido a eso, ellos jamás serán tan fuertes ni tan rápidos como lo serás tú.

Hace unos años, con un fresco emprendimiento cultural colectivo, obtuvimos cita con un asesor político, esperando que apruebe nuestra oferta. Este agente nos rebotó la propuesta porque semejante gasto dedicado a cultura no podía ser posible si es que a cambio necesitaba dejar de darles de comer a los niños de un albergue, construir un colegio o restaurar una iglesia. Una respuesta así nos encolerizó pues no propusimos quitarle el desayuno a un niño pobre para iniciar un proceso de cambio. Esta institución, caracterizada por tener un gasto poco efectivo, le rebotaba el presupuesto por no saber ejecutarlo. Por nuestra inexperiencia, no supimos esquivar las balas ni insistir por una denegatoria formal. Cuando lamentamos esta primera muerte, nuestros compañeros nos contaban de bajas similares (de igual o mayor impacto, incluso mejor planteadas).

Todas estas buenas ideas «de abajo hacia arriba» tenían en común que seguían horizontes comunes y no solo proponían un evento. Nuestro error radicaba en que buscábamos resolver problemas multidimensionales y nos respondían como si propusiéramos un espectáculo más. El error también estaba en nuestro planteamiento y en lo solitario del pedido.

Incluso si nos aceptaran la propuesta. ¿Teníamos garantías que el sucesor del agente convencido aceptara algo similar en el futuro?

Mientras puede significar un suicidio profesional/político cancelar el servicio de agua o electricidad a una comunidad que acaba de conquistar ese derecho, tengo mis dudas si las mismas consecuencias se aplican respecto a un derecho cultural. Por eso la importancia de contar con políticas culturales, que no solo son declaraciones legales (a algunos les basta) sino prácticas articuladas. Algo difícil cuando nuestro gobierno central, regional, provincial y distrital está divorciado en materia cultural, los ciudadanos también padecemos este divorcio, somos otros agentes del sistema del que renegamos.

Nuestros mandatarios siguen viviendo bajo las reglas, a veces como carceleros y a veces como prisioneros. Incluso la persona con las mejores intenciones reformistas, puede apagarse en la burocracia si es que está sola.

La sociedad civil, que se supone provee de personal al gobierno del que tanto pretendemos distinguirnos, sigue desarticulada en estos temas. Desconfianza (que puede estar fundada), poca persistencia y preparación, hace que sigamos construyendo novedosos vagones de tren sin ocuparnos de hacia donde van las vías. Esta segregación (como pensar que existe un sector cultural, olvidando que nos concierne a todos) es nuestro principal defecto. Esto es grave, pues cuando hablamos de derechos humanos, los derechos culturales son considerados de menor categoría.

Como ciudadano y como integrante de Culturaperu.org, debo reconocer mi parte en la intermitencia de las acciones en Arequipa y en la conquista de la confianza (queremos formar más relaciones duraderas y constructivas en el Perú y el mundo). Constantemente hemos debatido sobre nuestra incidencia y de la importancia de no quedarnos en la virtualidad (por eso los Encuentros Nacionales de Cultura que organizamos y la participación en citas similares). Adelantamos nuestras promesas de año nuevo y presentamos este esfuerzo por articular y articularnos, la acción en red llamada Balance Anual de Políticas Culturales 2012.

Esta convocatoria descentralizada tiene los siguientes objetivos:

* Producir un Balance Anual de Políticas Culturales y Acciones de la Sociedad Civil de forma colectiva y descentralizada, utilizando un espacio digital o Zona de Aportes, para acopiar opiniones y propuestas del sector cultural en todo el Perú.

* Promover la realización de reuniones presenciales locales de creadores, gestores y asociaciones culturales a nivel nacional el sábado 15 de diciembre de 6-8pm, con el objetivo de formular un balance anual de las políticas culturales a nivel local y nacional desde la propia ciudadanía, y plantear propuestas a partir de lo sucedido este año en materia de políticas culturales de cara al año que viene.

 La Zona de Aportes estará abierta hasta el 25 de diciembre y la reunión presencial arequipeña acaba de ser confirmada en la Casona Editora Perú (Calle Consuelo 202, Arequipa). Tanto en la zona de aportes como en las citas presenciales, buscamos recolectar avances, retrocesos, logros y problemas. No solo renegando del gobierno, sino para examinarnos como sociedad, por eso pedimos sumar opiniones sobre la sociedad civil. También captamos propuestas y como no, promesas que podamos exigirnos y que otros puedan aprovechar.

Como Culturaperu.org, desarrollaremos una síntesis de los aportes, para su publicación durante  enero de 2013 y su presentación a autoridades del Ministerio de Cultura, gobiernos locales y regionales.

Nos honraría que este sea el inicio de una tradición glocal y que otros se apropien de ella. Están todos invitados a participar, enredarse y recrear esta propuesta. Queremos aprender de todos lados.

Esta columna se publica bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported

Una respuesta a “Despierta, Neo”

  1. […] Como ya expuse en mi previa columna, la convocatoria (que coordino) del Balance de Políticas Culturales, sigue en marcha (también […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE