Fujimori en su salsa

El Espantacuervos Jorge Alvarez Rivera

 

Quien trabaja en periodismo sabe perfectamente lo que es un publirreporatje. Ocurre cuando una empresa o institución pública decide que es momento de promocionar algo que consideran están haciendo bien. No solo bien, sino que alucinan que está deputamadre. Y entonces pagan por hacerlo público, quedar regios, foto del alcalde por aquí, foto panorámica de la obra por allá, un texto redactado por el presidente del club de fans de su gestión (generalmente con una ortografía espantosa) y listo. Creen que el público recién entonces comprenderá la magnitud de su administración.

Cuando veo que Alberto Fujimori solicita una entrevista, en pleno escenario de su pedido de indulto, tengo la impresión inmediata de que el ex presidente no quiere una entrevista sino un publirreportaje. Un publicherry, un cherry, así, a secas. Que lo soben. No se va a autosabotear pidiendo ser interrogado por, digamos, César Hildebrandt, quien podría viviseccionarlo in situ, sin darle margen alguno para el autobombo. No pues, no lo haría. Él quiere un nuevo episodio de “La hora del Chino”.

Entonces pide Fujimori que lo entrevisten en RPP, la radio de noticias (sin ninguna duda) más escuchada del país. Y exige que sea Raúl Vargas el que lleve a cabo el cometido. En el contexto del pedido debería preocuparse Vargas de ser el elegido para semejante misión.

El INPE ha rechazado de inmediato el pedido, pese a que RPP ya hizo oficial su deseo de realizarla. Hacer una pataleta al aire porque no se la dan es, cuando menos, poco elegante. Por supuesto que es la entrevista por la que, estoy seguro, haríamos lo que sea quienes nos dedicamos a este asunto, pero es evidente que Fujimori y sus asesores que lo visitan en esos 14 metros cuadrados con sala, comedor, dormitorio, baño, cocina, atelier y huerta, lo han pensado un millón de veces a la hora de la solicitud. Salvo Kenyi y su vocación de arruinarle involuntariamente el plan a su progenitor, quienes buscan el indulto están midiendo sus pasos al milímetro.

Resulta hasta insultante que Fujimori apele a la libertad de expresión para su cherry en cadena nacional cuando su gobierno fue uno de los más perniciosos para el periodismo. ¿Realmente es un atentado a la manoseada libertad de expresión si no se le hace la entrevista a Fujimori? ¿Por qué en la radio y no en la TV? Porque evidentemente veríamos el rostro de quien purga condena por delitos contra los derechos humanos.¿Ven que no es casualidad que sea RPP la elegida?

Francamente no me despeina que se le otorgue una entrevista al ex presidente. Si el INPE insiste en su “No”, ni modo, siga participando. Pero si ocurre, en serio, que bueno. Lo que me preocupa es quien estará del otro lado, el que tendrá que hacer las preguntas que revelen, no lo que el reo quiere mostrar, sino la verdad que el país espera. Si se convierte en un anecdotario, en una biopic de homenaje, entonces ahí nomás socio, que ya tuvimos años de medios dedicados a publicitar al chino como el enviado oriental del mismísimo Dios. Por cierto, Fujimori va atener que responder en un próximo juicio por los diarios chicha. Las coincidencias no existen.

Fujimori no quiere una entrevista. Quiere ser el invitado estelar de Peruanos en su salsa.

3 respuestas a “Fujimori en su salsa”

  1. Avatar Juan dice:

    Cualquier cosa por el rating, no?  se imaginan una entrevista a Abimael? a Montesinos? a Lady Gaga? RPP es Rating Pro Pendejos????

  2. Avatar Jorge Luis dice:

    Hummm…algo parecido al publicherry que le hiciste al arzobispo de Arequipa con preguntas tan «comprometedoras» como por ejemplo….¿tuve usted alguna novia? Lo que nadie se atreve a preguntar…¡vaya!  Con preguntarle de dónde provenía su sueldo o quién se lo pagaba creo que hubiera sido (para un entrevistador en Arequipa) suficiente, sólo para comenzar. 

  3. Avatar Susana dice:

    Muy buena, Jorge Luis!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE