Hablando de artes plásticas ¡ESOS CONCURSOS!

desde mArte Avatar

La Gestión Cultural me viene regalando ricas experiencias sensoriales. Hace unas semanas participé como Jurado en el IV Concurso Nacional de Pintura convocado por el Banco Central de Reserva del Perú, conjuntamente con el crítico, curador, historiador, erudito y entretenidísimo Gustavo Buntinx; con el calmo, pacífico, conocedor y reflexivo artista y curador Christian Bendayán; con el serio, cauto e inteligente artista visual Moico Yaker; y con el curioso, rápido, informado y crítico periodista Carlo Trivelli. Me sentí invitada a integrar un grupo de lujo, lo que me lleva a reiterar mi gratitud a los organizadores por considerar mi participación.

Durante el proceso de pre selección de obras finalistas, y durante la misma elección de ganadores y mención honrosa (porque este año solo se otorgó una) comprobé cuán importante es conformar un Jurado Calificador variopinto en procedencia, conocimientos, estudios y experiencia. Afirmo, con enorme placer, que ambas jornadas fueron propicias para enriquecer mis aproximaciones al arte, en este caso, a la pintura, desde diversos ángulos y para reiterar mi convencimiento de que más allá de cualquier consideración técnica y estética, prima el gusto de cada quien al momento de elegir (lo que tiene que darse con ética). Lo importante es educar el ojo para que el gusto no provoque susto.

Del Concurso convocado por el BCR debo destacar su amplia convocatoria (facilitada porque tiene sedes a nivel nacional) y sobre todo, la intención de motivar el trabajo y la reflexión de los participantes a través de un proceso con dos etapas: la primera, con la presentación de sus portafolios, y la segunda, solo para los pre calificados, con la ejecución de dos obras explícitamente orientadas a competir por los premios, para lo cual tienen un tiempo definido en las bases.

Sin embargo, advertimos que algunos de los participantes no cumplieron exactamente con el requisito de crear para el concurso, o que, aunque menos grave, otros re-crearon trabajos ya presentados en otras convocatorias o muestras. Algo de flojera y desidia al momento de comprometer “sus nombres” (que son “sus marcas”), sin darse cuenta que empañan su prestigio.

Esta experiencia me lleva a sugerir a las instituciones organizadoras de este tipo de concursos que revisen sus bases con detenimiento para evitar malos entendidos. Creo que ad portas de cerrar el 2012 es urgente y necesario revitalizar varias convocatorias nacionales para quitarles el pesado polvo de la anquilosada tradición en la que basan sus concursos, para darles más frescura, osadía, novedad pero sobre todo seriedad y merecimiento a esos premios. Evitemos que sean consumidos entre trancas y barrancas, y que el arte no proponga, no cuestione, ni estimule la curiosidad (¡por lo menos, la curiosidad!) del espectador.

Hasta aquí las observaciones de una Gestora Cultural en proceso de aprendizaje curatorial, y decidida a elaborar un proyecto titulado “Cut the crap” (gracias por la sugerencia, Jorge Riveros).

3 respuestas a “Hablando de artes plásticas ¡ESOS CONCURSOS!”

  1. Avatar Milko Torres dice:

    Baudelaire sostenía que no existe la crítica de arte objetiva, porque según él “Ya no existe la crítica que tenga a la vez la distancia necesaria y la pasión, pues no se trata sólo de una profesión, sino también de una pasión.”
    Yo concuerdo con Baudelaire y no creo que los críticos, curadores o investigadores nacionales sean la excepción a su planteamiento. Es utópico pensar en la convivencia entre las pasiones o inclinaciones personales y lo netamente objetivo, en los concursos siempre surge una mezcla de ambas posiciones, esto pasa aquí y en la china.
    Desde mi punto de vista, los concursos nacionales son sobre todo una oportunidad para alcanzar meritos y un premio monetario, creo que vale resaltar que la obtención de ellos no se compara en nada con el desarrollo de una propuesta solida y comprometida a mediano o largo plazo.
    Creo que ante un resultado adverso o carente del éxito anhelado solo queda hacer una autocritica, tomar distancia y seguir adelante con más fuerza y empeño.
    La rigurosidad y la exigencia máxima en la calificación de un concurso nunca será negativa, bienvenida sea porque eso hará mas justos los resultados de los concursos, pero también deberíamos considerar que la cercanía o la animadversión de un crítico o jurado hacia un artista siempre genera suspicacias.
    Al final los concursos no son lo más importante para la consolidación de un artista y su obra, solo son oportunidades circunstanciales que a veces se aprovechan de buena forma o que a veces pasan al olvido.

  2. Avatar Angela dice:

    Parece que el barroquismo molesta, una cuota semestral no hace daño…
    Miguel, traté de significar que los concursos en lugar de caer en el lugar común, deberían retar al artista para que este a su vez rete, por lo menos, la curiosidad del público.  Y entre «trancas y barrancas», lo usé porque muchos premios se pierden en consumo de alcohol y juergas intrascendentes. Tal vez pueda analizarse la posibilidad de gestionar pasantías o becas para los artistas como premios.  Y sí, Milko, lo que afirmas es totalmente válido.

  3. Avatar Milko Torres dice:

    En nuestra ciudad el arte y toda la escena cultural están en crisis. El desarrollo de una propuesta artística comprometida supone incomodidad y dificultad, al contrario de esto el artista conformista necesita sentirse cómodo, pisando seguro, cumpliendo lo que se le dice y actuando como se debe. Hace esto porque espera una recompensa económica. La falta de aprobación de su obra por las clases pudientes o dominantes es un aviso de peligro: su prestigio, su buen nombre, o su bolsillo, pueden verse afectados. Arequipa, Lunes 9 de Julio del 2012

Deja un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE