Muerte cama adentro

La Revista Avatar

Los esposos Walter Huerta Perochena y Jessica Casapia, implicados por la fiscalía en la muerte de la joven de 16  años Mary Cecilia Collatupa Sahua, llegan en su Frontier 4×4 a la Av. Dolores, muy cerca  a su negocio de venta de autos -“Walter”-, para intentar cerrar una nueva venta automovilística .

Pero no era el caso. Este reportero tuvo que hacerse pasar por un interesado comprador, ante el temor de una inminente negativa, sólo para lograr obtener la versión de qué fue lo que ocurrió la noche del  9 y, quizás, la madrugada del día 10 de enero de este año.

“Yo no he cometido nada, trabajo honradamente”, refiere Huerta con la mirada fija, lógica alusión  a su retinosis pigmentaria, una enfermedad hereditaria y degenerativa paulatina que llega incluso a la ceguera total, y que manifiesta como principal impedimento de autoría del crimen ante la Fiscalía. Está vez Huerta está de copiloto en la camioneta manejada por su esposa Jessica.

En la versión de dos vecinos de Deán Valdivia en Cayma, en los días que residió en la zona, era el propio Walter Huerta quién estaba al volante de su ocasional automóvil para estacionarlo al frente de su casa…


Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital:
[purchase_link id=»46826″ style=»» color=»» text=»Comprar con Paypal»]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE