Saint Lucía

La Revista Avatar

Debió salir con pantalones cortos. Ya está hecho, tendré que aguantar, piensa, debe hacer unos 30 grados centígrados, quizá unos 40, se lamenta. Pero aun así no irá a la playa, eso está bien para lunamieleros o para esos norteamericanos obesos que son movilizados en ruidosas caravanas, imanes predilectos de multicolores souvenirs.

Mira cómo les hablan, cómo les persiguen, cómo esas canastillas tejidas de palma se mueven en el aire, esos collares de coco, jabones, fruta, polos y platos recordatorios con el mapa de la isla. Esto es Castries. Cristóforo quiere apartarse, quiere alejarse del parloteo rosado que son los turistas, quiere cruzar la pista que nadie cruza, ha divisado varias colinas ahogadas en una transpiración verde y quiere ver toda la isla desde allí.

Las ofertas no se hacen esperar, la moneda local es el dólar caribeño del Este pero aceptan los otros. No gracias, al mirador por treinta dólares, no gracias, Cristóforo atraviesa la última barrera humana de negros residentes y se aventura en línea recta hacia el descubrimiento…


Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital:
[purchase_link id=»46826″ style=»» color=»» text=»Comprar con Paypal»]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE