El humor de Ampuero

El regreso Avatar

Finalmente se inauguró el V Salón Internacional de Humor Gráfico en Arequipa, luego de un largo trabajo de coordinación con la inquieta Luz Vilca, que se empecinó en traer tan valiosa muestra a la ciudad, luego de una experiencia previa el año pasado. Esta vez consiguió que las Municipalidades de Mariano Melgar, Cayma y la Municipalidad Provincial de Arequipa se unieran en un esfuerzo conjunto y mostrar el talento de estos grandes humoristas de todo el mundo que enviaron sus obras para este Salón.

La sugerencia de montar la muestra en el Paseo Peatonal Mercaderes fue recogida por ella y el Gerente de Desarrollo Social de la MPA, Luis Zevallos Mendoza aceptó; pues soy un convencido que Mercaderes debería convertirse en un paseo cultural que albergue exposiciones, instalaciones y cualquier otra manifestación cultural de los artistas arequipeños; y el aceptar que los paneles del Salón se expongan allí era un gran paso.

Sin embargo, era demasiado bueno para ser real, no faltó un funcionario de mediano orden que se opusiera al montaje, al parecer, argumentando que los paneles eran un peligro para la evacuación de la gente si sucediera un sismo (?). Gracias a ese estrecho criterio, la reducida muestra tuvo que ser apiñada en menos de treinta metros frente al Teatro Municipal, cuando en Lima se exhibe cada año en el Jirón de la Unión a lo largo de cuatro cuadras y no hay observación alguna, quizá porque a diferencia del funcionario arequipeño, allá hay un pensamiento mucho más abierto a las manifestaciones culturales y son apoyadas de manera integral.

Ese funcionario es nada menos que el arquitecto Francisco Ampuero Bejarano, quien parece no tener la menor idea de lo que es un Salón del Humor Gráfico como manifestación artística y lo que se puede lograr para crear conciencia en torno a la ecología, que es el tema central de esta muestra. El resultado del mal humor de Ampuero, una exposición deslucida, apiñada, sin conexión eléctrica para poder apreciarlos de noche y reducida a su mínima expresión.

No se qué papel juega este burócrata, pero no hace falta para entender que si es un arquitecto que no dijo nada sobre el esperpéntico domo verde de su alcalde en el llamado ridículamente Palacio Metropolitano de las Bellas Artes donde se presentan desde Fabiola de la Cuba, el payaso Pitillo y hasta la Guerra de la Salsa y su desfiles de vedetuchas de medio pelo, pues es fácil deducir por qué se opone a que Mercaderes sea un espacio a ser intervenido para el arte y la cultura.

2 respuestas a “El humor de Ampuero”

  1. Avatar otorongo dice:

    Un burocrata colaborador incondicional del Guazon, para el mas importante son las normas burocraticas que el humor y la vida.

  2. Avatar Lissie dice:

    claro si todo el mundo sabe eso, el con su «argollita» es como un pulpo en todos lados, por ejemplo su colaboradora principal una señora joven llenita y muy amable ahora paso de ser asistente en patrimonio a ser «urbanista» . No hay seriedad profesional alguna ,la burocracia es una calamidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE