Igualdad

Sobre el volcán Juan Carlos Valdivia Cano

Columna_igualdad

Una de las expresiones de genialidad de los griegos es la creación del principio de “isonomía”, una verdadera revolución contra natura  (pro  espíritu, pro cultura, pro humana, demasiado humana tal vez).  Como no tenían un pelo de tontos,  percibían muy bien  las diferencias humanas de todo tipo y calibre: inteligencia, fuerza, sensibilidad, generosidad, estatura, anchura, etc. A pesar de esa conciencia, o gracias a ella, ellos determinaron libérrimamente que podían acordar por propia voluntad  considerarse iguales ante la ley, aunque fueran en muchos aspectos desiguales. Lo importante es lo que hay de común en todos los  seres humanos. Es verdad que en ese entonces eso se aplicaba sólo a los ciudadanos, y no  todos lo eran: las mujeres y los extranjeros, por ejemplo. Habían excluidos.  Pero el principio de igualdad  ante el derecho había sido creado.  Como corolario de ello ahora tenemos el derecho a la no discriminación  en los países democráticos han desaparecido los privilegios antes legitimados y en el derecho internacional los extranjeros tienen los mismos derechos que los nacionales.  El problema con el derecho a la igualdad es que no es fácil compatibilizarlo con el de  libertad en los países del Tercer mundo.

El problema de la igualdad real, o por lo menos el de un mayor equilibrio económico, se resuelve con riqueza económica, no con bellos y razonables artículos constitucionales o legales. Y no hay riqueza sin buena educación, sin un mínimo de calidad para llevar adelante cualquier empresa, económica o no. Esa riqueza requiere un tipo de ser humano que sólo parece  posible a partir de ciertas condiciones históricas e ideológicas, es decir, educativas: una cierta apertura, una cierta razonabilidad y una cierta racionalidad  que hay que inventar si no existe. Como en el Perú mayoritario.  Donde falla la calidad educativa,  ésta es más dogmática que crítica, más escolástica  que moderna, etc.  Pero la mala educación no es causa de sí misma. La mala educación no es, esencialmente, un problema técnico, pedagógico, didáctico, ni de método, ni plan de estudios, ni de sueldos. Todo eso se cambia siempre con cada “reforma” y con cada gobierno y nunca mejora la calidad educativa sino que cada vez es peor.  Parece que pesan mucho más y son más  decisivos  los paradigmas premodernos, la cosmovisión tradicionalista que reproduce una educación acrítica,  repetitiva, etc.  Y si no hay educación moderna, es decir, democrática, liberal y social vamos a seguir sin salir del sub desarrollo.

En cuanto al tema de la desigualdad real o natural entre los seres humanos, no parece que se pueda resolver alguna vez. Y tal vez no sea deseable: ya lo han intentado los comunistas y los nazis en el siglo pasado. La equidad es eso que nos obliga a reconocer, independientemente de los deseos, que los seres  humanos somos desiguales de hecho (aunque también, obviamente, tenemos  muchos rasgos comunes esenciales). De ahí partimos para entender la igualdad de derechos entre seres desiguales y debido a esa desigualdad misma: “isonomía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE