La Ciudad y el Perreo

2335

Fotomontaje originalmente publicado en el Facebook de “El Comerrio”

El título de esta columna es una ocurrencia de uno de los comentaristas de “El Comerrio“, que publicó la imagen que encabeza estas líneas (he decidido ocultar parte del rostro de la que presumo es una menor de edad) a propósito del encuentro “Mario Vargas Llosa conversa con la juventud” a iniciativa del Ministerio de Cultura. Esta imagen representa esos mundos que coexisten en nuestro país. Pensemos en cual se está imponiendo y que hacemos al respecto.

El diario La República reporta:

“Seguir nuestra vocación es la mejor manera de defendernos de la infelicidad”. Al oír esto, más de mil jóvenes de distintas instituciones educativas de Lima rompieron en aplausos. Las palabras venían nada menos que del Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, quien se había reunido con ellos en el Gran Teatro Nacional, en San Borja, para conversar sobre los inicios de su carrera literaria, el hábito de la lectura, la pasión por la escritura y absolver una serie de preguntas y curiosidades de los estudiantes.

Son coherentes con este encuentro, los esfuerzos en nuestra ciudad llamados Festival del Libro,,la Feria Internacional del Libro de Arequipa, el Festival Internacional de Poesía Ciudad de Arequipa “Ari Quepay” (con los aportes, a diferente escala en cada oportunidad, del Ministerio de Cultura, gobierno provincial y regional), así como las publicaciones locales y otras iniciativas.

Tenemos como gran posibilidad para trabajar la relación cultura-desarrollo al Palacio Metropolitano de Bellas Artes Mario Vargas Llosa (me resisto a llamarlo así) que tiene más en común con un centro comunitario combinado con el Jardín de la Cerveza (no tiene nada de malo que existan) que con otros Palacios Culturales.

Ya que el “palacio” hasta ahora no tiene sección propia en la web de la municipalidad, decidí revisar su muro de Facebook (que si bien es útil contar con una página ahí, no debe ser el único canal de comunicación digital, por ser cerrado, su exploración de archivos es engorrosa, tiende a ser bloqueado en ciertas redes domiciliarias, académicas y laborales y no puede ser indexado por Google, el buscador más usado por los peruanos).

En la agenda de noviembre, podemos encontrar actualizaciones sobre la Geriexpo (manualidades y adultos mayores), el concierto de Pimpinela (con envidiable difusión), el tributo a John Lennon, el Snow Park (con promesa de nieve, conciertos y lecturas de cuentos), visitas escolares, el concierto de Jarabe de Palo y el concierto de Los Nocheros, Tito Fernandez “El Temucano” y Amaru. En el resto de meses, aparte de festivales gastronómicos y uno que otro espectáculo de danza folclórica, no encuentro referencias a la pintura, la cinematografía, recitales de poesía o la presentación de libros como continuación de la feria y festival que tenemos (el lugar lleva el nombre de un Premio Nobel de literatura, esperaba más protagonismo de ese arte).

De acuerdo a esa publicación digital, a cargo de la misma MPA, los creadores locales no son los protagonistas de este espacio. Como debería ser, en coherencia con lo que entiendo por un Palacio de la Cultura para nuestra ciudad. Podemos hacer más, aparte del ocasional préstamo de auditorios o de actividades en espacio público a pequeña o mediana escala. Claro, varios han expresado que no ofrecerán su trabajo ahí hasta que se resuelva la controversia con el Ministerio de Cultura, pues sería avalar las observaciones que padece. Apoyo esta postura.

En la agenda de octubre apenas encuentro una librotón (con la participación de 50 colegios) que debería ser más frecuente. ¿Cómo aportar? ¿Qué haremos cuando termine el divorcio entre los creadores arequipeños y nuestros gobiernos (más allá del espectáculo)? ¿Terminará?

 

PD1: Como ya expuse en mi previa columna, la convocatoria (que coordino) del Balance de Políticas Culturales, sigue en marcha (también para Lima, Piura, Trujillo, Iquitos, Puno, Cusco y la comunidad peruana en Miami). Podríamos recabar opiniones y compromisos sobre el mentado palacio. Enlazo a su “evento Facebook”.

PD 2: No encuentro comentarios de MVLl sobre este espacio y sus opiniones sobre como se maneja. Después de leer su reciente columna, titulada La ciudadela de los libros (ubicada en México, D.F.), me pregunto si podría referirse así al Palacio y Biblioteca que llevan su nombre en Arequipa. He resaltado un par de líneas:

Cada biblioteca ha sido confiada a un grupo de arquitectos, artistas y decoradores que han reconstruido y ordenado las diferentes colecciones respetando la personalidad –los gustos, las manías, las fantasías y las ocurrencias– de sus antiguos dueños, y, al mismo tiempo, facilitando al máximo la accesibilidad de los libros y la comodidad de los lectores. No exagero si digo que todos estos edificios –muy diferentes uno del otro– son creaciones donde el buen gusto, lo funcional y lo grato de la atmósfera, resultan extraordinariamente estimulantes para el quehacer intelectual. Sé por qué lo digo. Me he pasado la vida leyendo y escribiendo en las bibliotecas de todas las ciudades en las que he vivido y, con la excepción quizás de la antigua British Library –cuando estaba en el Museo Británico, antes de mudarse al mastodonte de St. Pancras– no recuerdo haber sentido tantas ganas de ponerme a trabajar (y hasta quedarme a vivir allí) como en las varias bibliotecas de la Ciudadela mexicana.

Esta columna se publica bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE