El gran teatro y el domo verde

El regreso Avatar

El regreso 51 foto

Hace unos días tuve la oportunidad de hacer una visita guiada al Gran Teatro Nacional y debo confesar que ha sido una de las experiencias arquitectónicas más sorprendentes de mi vida, pues por un par de horas me sentí en el primer mundo. Era como estar en la Biblioteca de Alejandría (la nueva) o la alucinante construcción de la Ópera Nacional de Noruega hecho por Snohetta, un estudio de arquitectos conformado por Kjetil Thorsen Craig Dykers que levantaron esta mole y la integraron al entorno natural de una manera magistral.

El trabajo realizado por los arquitectos Alfonso de la Piedra encargado de la parte externa y el experto brasileño José Nepomuceno que concibió el diseño interior, es realmente espectacular, pues desde que uno ingresa al impresionante lobby siente la diferencia, es como si apagaran con un interruptor el ensordecedor ruido de la avenida Javier Prado y Aviación. Para que se enteren sólo existen en el mundo tres teatros con las mismas características, uno en Dinamarca, otro en Japón y el tercero en Perú.

Es decir, por fin tenemos en el Perú un teatro que ha sido concebido con una mentalidad de futuro, con tecnología de punta y con todas las características para convertirse en el más importante de América Latina. Eso es trabajar con eficiencia y darle a la cultura el lugar que se merece; y conste que es sólo un teatro para ser usado por elencos teatrales, orquestas sinfónicas, intérpretes del bel canto y presentaciones de alto nivel cultural, y eso quiere decir que los espectáculos que allí se presentan deben ser de calidad.

Pero en Arequipa no nos quedamos atrás, ¿qué cosa?, no pues, como segunda ciudad del Perú y como “República Independiente” no podemos ser menos y aún cuando tenemos un teatro Fénix que en algún momento sirvió para presentaciones de ópera y hoy es una suerte de iglesia cristiana o evangélica (desconozco mayormente) y un Teatro Municipal en el que se promociona con altoparlantes una academia de cocina, necesitábamos otro recinto de “altas cualidades” y como tenemos un alcalde que se las trae, pues no tuvo mejor idea que levantar el PALACIO METROPOLITANO DE LAS BELLAS ARTES “MARIO VARGAS LLOSA”.

Una espectacular construcción concebida y elaborada por el prestigioso Consorcio San Juan, que fueron los responsables de hacer realidad el sueño del alcalde Alfredo Zegarra Tejada que en un arranque de arequipeñismo desbordado, decidió que Arequipa merece, no un teatrito cualquiera, sino un PALACIO, un lugar donde se presenten espectáculos de “altísimo nivel cultural” (palabras textuales) y por eso se levantó ese precioso domo verde de policarbonato que le da un color especial al interior y donde se colocaron butacas ergonómicas alquiladas a un precio muy cómodo.

Es gracias a este maravilloso PALACIO, que los arequipeños hemos podido ponernos a la altura de las grandes ciudades del mundo y gozar de espectáculos de “altísimo nivel cultural” como la Guerra de la Salsa con vedettes de la televisión, el circo del payaso Pitillo, los imitadores de Yo Soy y muchos más; todos eventos que han contribuido al desarrollo de la cultura de Arequipa. ¡Gracias señor alcalde!

Una respuesta a “El gran teatro y el domo verde”

  1. Avatar Mercedes Cruz dice:

    es que cada vez que observo estas monstruosidades, me pregunto qué clase de profesionales habrán inventado algo tan horripilante.. que en lugar de darle valor a nuestra ciudad tan bonita( la verdad que si lo es) la convierte en un pueblo marginal… como se puede gastar el dinero de los contribuyentes de esa manera??? Que mal gusto?… lo mismo me pasa con Tingo.. qué barbaridad … ¿qué ha hecho con Tingo??? y ya vieron el techo redondo de calaminas que le puso al edificio de la municipalidad en el filtro??? pensé que este señor tenia mas visión… esta convirtiendo a Arequipa en cualquier cosa… no será que hay platita de por medio???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE