Historia de una extraña desaparición

La Revista

1Musico

Las últimas palabras que dijo el viejo Eliseo bajo el techo de su casa fueron: “cierren bien las puertas, las aldabas y los pilones”. En seguida se fue a tocar el bombo a una fiesta patronal y, hasta el momento, de él no se ha encontrado un solo cabello, mucho menos el enorme instrumento. Era un tipo muy seguro, dicen, al que no le gustaba nada más que la música, contar buenos chistes y hablar con cierta revancha pasional sobre el caso “Ciro” para el que ensayaba una y otra vez la misma hipótesis: “Ese muchacho fue asesinado”

Quienes escuchaban al músico sentenciar sobre el afamado caso viven actualmente la paradoja de ensayar más de una hipótesis sobre su propia desaparición y continuar una búsqueda que a la fecha parece inútil. ¿Dónde rayos está Eliseo Paz Oré?, ¿puede un hombre y su bombo desvanecerse sin dejar pelos ni señales? Aquí está ocurriendo.

En Arequipa, cada 48 horas, literalmente, alguien se hace humo. El registro policial de la Sección de Secuestros y Personas Desaparecidas de la Divincri, así lo indica. En 2012 se reportaron más de 40 personas desaparecidas. Sin embargo la estadística es acaparada por adolescentes entre 12 y 21 que deciden escapar de casa por diferencias con los padres…

Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital: [purchase_link id=”47040″ style=”” color=”” text=”Comprar con Paypal”]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE