¡Qué lindo mi domo verde!

El regreso

el domo verde

La columna de la semana pasada fue quizá una de mis columnas más leídas desde que escribo en la página web del semanario El Búho y también la más comentada; lo cual quiere decir dos cosas: que la gente lee lo que escribo y/o que el tema le interesó a los lectores.

Como ellos me han pedido que “pise tierra” prefiero creer que es por esto último. Vamos por partes, como dijo Jack. Cuando visité el Gran Teatro Nacional, no pude evitar recordar el Palacio Metropolitano de las Bellas Artes “Alfredo Zegarra Tejada” (que es como debería llamarse) y no resistí a la tentación de escribir sobre esa experiencia, jamás hice una comparación, en principio, porque sería imposible hacerla y tampoco pedí que el alcalde debiera haber construido un teatro, no pues, hay que saber reconocer las limitaciones.

Y ahora mismo ni siquiera estamos seguros qué cuernos es ese mamarracho verde que se levanta en el ex Patio Puno, pues Palacio no es, teatro, menos… es quizá lo más parecido a un coliseo de pueblo, ¿verdad? Uno de los argumentos que más esgrimen los Zegarra’s Boys, es que eso era un basural y que por lo menos ahora hay áreas verdes, patio de comidas y piletas; ergo, es una gran obra. No pues muchachos, ese es un argumento simplón, es decir, como eso era un basural, hay que hacer cualquier cosa, lo más parecido a un mamarracho, desde el punto de vista arquitectónico, no es un buen argumento.

Quizá no sepan, pero desde la gestión anterior, el Patio Puno fue sometido a un concurso de diseño arquitectónico que lo ganó el arquitecto arequipeño Anthony Gamarra Luque y su diseño contemplaba una integración con lo que debería ser la Alameda de la Cultura entre el Museo del Ferrocarril, el Museo de Arte Contemporáneo y este nuevo espacio; sin embargo, como eso no lo entendía el alcalde Zegarra o no le gustaba, pues decidió hacer su “palacio”, porque simplemente al él le gustan los palacios. Ya hizo un Palacio de los Deportes en José Luis Bustamante y Rivero, donde fue alcalde, de modo que eso es lo que él quiere.

También han dicho los defensores del burgomaestre, que hay que ser realistas y que no hay plata para construir un Teatro de las características del Gran Teatro Nacional (obvio, microbio); y que un teatro de las características del de Lima no es rentable y que no creen que la empresa privada le interese construir un recinto cultural porque no sería un negocio y la cultura no es negocio.

No pues chicos, no todo lo que se construye en una ciudad es para ganar dinero, de lo que se trata es de contribuir al desarrollo y al impulso de la cultura desde espacios creados con buen criterio y buen gusto, nada más. Arequipa es una ciudad noble, con un pasado histórico rico en cultura y aquí han nacido arequipeños ilustres de verdad, el deber de nuestras autoridades es respetar ese legado y a nosotros los arequipeños exigir que así sea, no justificar la mediocridad, la falta de criterio y sentido común de una autoridad que puede echar a perder toda una identidad con esperpentos como el del Palacio Metropolitano de las Bellas Artes “Alfredo Zegarra Tejada”.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Una respuesta a “¡Qué lindo mi domo verde!”

  1. Carlos dice:

    No se puede mas;… nuestra sociedad esta produciendo a estos tipos, como Zegarra, … ellos son nuestro reflejo y el Palacio tambien… asi que a llorar al rio o a ponerse a trabajar para que nuestras generaciones alcancen algo mas de lo que nos toco vivir ahora, en nuestro momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE